Fidel: ahora a seguir pa’ alante

fidelletras1Por Raiza Martín Lobo

Fidel, ya no tenemos tu presencia física, sin embargo, te recordamos por siempre y esto sucede porque tu imperecedero ejemplo nos prepara para desafiar las realidades que se presenten en cualquier momento. Por eso y más, se te admira, Comandante, y se te admira porque dejaste de ser de ti mismo para ser de tu pueblo y ese, es un mérito que no podrán quitarte jamás.

La primera vez que te vi quedé impresionada ante tu imponente figura, entonces hasta hoy, guardé tu estampa de guerrero. Ibas montado en aquel ómnibus paseando entre los niños y jóvenes cubanos y de otros países del mundo. Por esos días asistí como delegada al XI festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que se celebraba en Cuba en el verano de 1978. Fue en la entonces Ciudad de Pioneros José Martí en La Habana.

Ha pasado el tiempo y ya no te pienso como niña ante tu estatura de gigante verde olivo, sino como artífice de la Revolución Cubana y estadista brillante. Con tu ejemplo, iluminas el rostro de todos los hombres de Cuba, Latinoamérica y del mundo, por esta razón no dejarás de ser nuestro eterno guerrero Comandante de las ideas.

Hoy te veo como lo que eres, el eterno soldado de las ideas, como el indiscutible líder de la Revolución Cubana, como el acérrimo luchador por la liberación de los pobres del mundo. Hoy te veo como el político rebasó tiempo y espacio para convertirse en referente mundial y por eso hoy nuestro compromiso se multiplica.

Hay tristeza, una tristeza que es imposible de describir, sin embargo, tenemos que recordar a Fidel como el hombre que no solo trazó el camino de su pueblo, sino también lo iluminó con inteligencia y empeño. Por eso, Fidel hay que seguir investigando, de manera que se revele toda su grandeza y sabiduría. Esa es una forma de mantenerlo vivo, de hacer que siempre nos acompañe.

Ahora nos queda tu ejemplo y tu voz como bastión indestructible que nos prepara para desafiar las realidades que se nos presenten.  Hoy sigues y seguirás siendo el guía, el inspirador, el motor impulsor de cada proyecto, el hombre del Moncada, del Gran¬ma, de la Sierra, el líder indiscutible… nuestro eterno Comandante. Por eso ante tu pérdida física tenemos que seguir pa’ alante, y demostrarle al mundo quiénes somos los cubanos.

Deja un comentario