¿La víctima o el campañista mentiroso?

Por. Marcos Velázquez Cristo.

Fernando Ravsberg, después de haber irrespetado la bandera, se mostró arrogante, no se disculpó, enfatizó en un artículo posterior, “La bandera, las campañas y el respeto” , que las autoridades ni siquiera le habían pedido que retirara la imagen ofensiva, que él lo decidió por propia voluntad, como si hubiese hecho un favor, ahora pretende mostrarse como víctima de una campaña dirigida a lograr el cierre de su blog y su expulsión del país.

En realidad, es él quien está iniciando una campaña para buscar la impunidad de su acción y descalificar a quienes debatimos al respecto. Basta leer su artículo: “La jauría viene con hambre atrasada”, publicado en su blog Cartas desde Cuba el 23 de este mes. Alega la existencia de “una campaña organizada por los extremistas a los que, burlonamente, llama mi “Club de Fans”…, significa que estos cuentan con todos los recursos, apoyo institucional, dinero, excelente conexión ADSL a internet, oficinas, automóviles, gasolina, dólares para viajes al extranjero, espacios televisivos y un ejército de periodistas, informáticos, diseñadores y secretarias”. Aunque trata aparentemente de deslindar a las autoridades de la inexistente campaña, termina acusándolas de propiciar los recursos materiales y humanos para qué esta se realice.

Según el reportero, “con todos esos recursos a su disposición se sienten amenazados por el blog que un periodista elabora desde su propia casa, sin más dinero que el de sus ahorros y con un internet de palo”, en estas líneas está la esencia de este corresponsal, su hipocresía y falsedad, es tan burda la mentira que no hace falta comentar nada.

Más adelante Ravsberg continua: “Cientos de colegas cubanos, fuera y dentro de los medios oficiales, anhelan y reclaman hacer un periodismo diferente, oportuno, serio, veraz, profundo y equilibrado para lograr credibilidad”. Para él, en estos momentos, nuestros medios y sus publicaciones mienten y carecen de seriedad y credibilidad, una vez más ofende y descalifica. ¿Quién es Fernando Ravsberg para hacer este tipo de valoraciones desprovistas de objetividad?

Concluye el uruguayo: “Y mientras el país se transforma, la jauría que nos rodea se desespera. Reclaman al gobierno que utilice la fuerza porque ellos se saben incapaces de participar en una batalla de ideas, donde se combate con argumentos y propuestas”. Vuelve a ser deshonesto, en su blog da preferencia a los comentarios que atacan a la revolución y censura los que la defienden de forma enérgica. No es una batalla de ideas lo que se genera en él, son ataques repetitivos, carentes de análisis y sustento real contra el proyecto social cubano, y su dirección histórica, en ese escenario los argumentos que refutan estos mensajes, no son rebatidos con seriedad, prima la vulgaridad y la mentira.

En mi opinión Ravsberg, está intentando obtener apoyo en las redes sociales al mostrarse como supuesta víctima de una campaña en su contra. A su vez, fomenta una que le permita detener una posible acción de las autoridades sobre él, en este sentido comienzan algunos sitios de líneas editoriales abiertamente contrarias a la Revolución a replicar su último artículo, inician su participación en los debates en Cartas desde Cuba, conocidos blogueros de posiciones ambivalentes y se incrementa la virulencia de los comentarios. Ha comenzado el show.

7 comentarios en “¿La víctima o el campañista mentiroso?

  1. … y porqué Ravsberg, ahora, muerde la mano que le da de comer; será que tiene otra “mano” con más “comida” y se ha ilusionado tanto con ella, que lo convierte en un desagradecido. O será que se olvidó de cuando vino para que este país lo arrullara como “bebé chiquito”, después de haber hecho “cositas”, hasta sus propios amigos que le pudieron costar la vida.

  2. Creo que una vez hice esta misma pregunta…¿ Cuáles son los argumentos para que este señor se mantenga, desde mi patria, agrediendo a mi patria?

Deja un comentario