La Provocación

Por: Marco Velázquez Cristo.

Me había propuesto no volver a escribir sobre alguien que cíclicamente, de una manera u otra, logra atraer la atención, con los consabidos beneficios mediáticos para su blog. Sin embargo, resulta imperioso denunciar oportunamente su nueva provocación en tanto saca provecho de un asesinato.

El crimen contra la periodista mexicana Miroslava Breach en Chihuahua, México sirve de pretexto para volver a traer a escena la amenaza que le hicieron. Busca acaso inducir una respuesta que propicie iniciar una nueva campaña a su favor, y así engordar su consabido papel de víctima.

Sin ningún argumento en esta oportunidad, y con total desfachatez, afirma que quien lo amenazó y la periodista que publicó el trabajo donde se le amenazaba “sueñan con tener algún asesino a sueldo colombiano o mexicano que les haga el trabajo”. Infame manera de mentir y provocar.

Exclama entonces, con ilimitada felonía: “Ojalá la experiencia de nuestros hermanos mexicanos sirva para darnos cuenta de que aquellos que sienten envidia de los países con sicarios dispuestos a matar periodistas, son la semilla de una violencia sin fin”. Si el periodismo deshonesto y falto de toda ética fuera premiado, sin lugar a dudas, este pendenciero se llevaría el lauro mayor.

No sorprende el comportamiento de alguien con tan vergonzoso currículum , a pesar del cual, nunca se han cumplido los vaticinios de sus reiteradas campañas: “seré deportado y cerrarán mi blog”. Mentiroso empedernido y difamador por excelencia, si había logrado convencer algunos de esas falsedades, los hechos lo han desmentido.

Sus seguidores podrán iniciar su acostumbrada ronda de halagos, arropamientos y aplausos en el vetusto escenario de su blog, porque fuera de él su ya envejecida vedette no brillará.

Los que lo han defendido pensando que era víctima de una cacería de brujas, esta última actuación debería convencerlos. Siempre ha sido una bruja cazando notoriedad.

Quizás, una disminución de su posicionamiento mediático sea la causa que ha activado su patológica afición a provocar campañas mediáticas, pero en esta ocasión se cogió el dedo con la puerta.

 

3 comentarios en “La Provocación

Deja un comentario