vanguardias

¿Vanguardias?

Por: Marco Velázquez Cristo.

A riesgo de resultar reiterativo, debo señalar una vez más, la incurable manía de los llamados centristas, de proponer programas políticos y autopromocionarse, utilizando artículos que son un verdadero homenaje a Mario Moreno, Ileana González lo calificó de trabalenguas político.

Ahora uno de ellos centra su campaña en el concepto de vanguardia, al que rodea de diversas categorías, para hacer navegar su Nautilos delante de las fuerzas revolucionarias, sin levantar suspicacias y porque no, para tratar de que parte de ellas decidan enrolarse en su indescifrable proyecto.

Si se conoce al autor, su gusto por la miel, no la de las abejas, si no la del poder, su sobrevaloración de sí mismo, y su necesidad de reconocimiento, entonces se ve con claridad el mensaje auto promocional que encierra su publicación.

Es casi risible como de acuerdo a la imagen que ha intentado conformar en nuestras mentes sobre su persona y que considera haber logrado establecer, comienza a delinear su concepto de vanguardia, en el que cree irse dibujando.

Veamos lo que dice, “La herejía es la semilla que alimenta a los rebeldes, los que maduran políticamente llegan a ser revolucionarios y los que entienden mejor su momento histórico, esos se convierten entonces en vanguardia”, en fin, el, según su autorretrato.

¿Sabrá con certeza el significado de “sentido del momento histórico”?, según Néstor del Prado en su artículo, “Analicemos a fondo el concepto de Revolución de Fidel, para convertirlo en guía para la acción” , es y lo cito, “Para llegar a conclusiones consistentes es imprescindible valorar las circunstancias y realidades que están ocurriendo en Cuba y en el mundo, los peligros y las oportunidades, lo que los hombres y mujeres sin excepción, piensan y hacen, desean o rechazan; eso es tener sentido del momento histórico. De eso Cantinflas  no sabe nada.

El primer detalle que delata una mala intención es no hablar claro, y eso ocurre en este y otros casos de profesantes del tercer camino o vía, que como señala Ana Miranda en su artículo, “Cuba: El tercer camino”, “la tercera vía suele ser efímera, y generalmente termina yendo, como atraída por un imán, hacia los lados derechos”. El caso que nos ocupa ya ha dado algunos tropiezos con ese lado.

Hay que reconocer que ha sido un buen actor y logrado confundir a más de uno, pero su incontrolable ego y su propia trayectoria lo denuncian, aun cuando algunos tratan de defenderlo ignorando verdades. Quizás en un futuro no lejano, cuando la realidad fuerce la caída de las caretas y la hoja de parra no pueda ocultar más la falsedad, se abochornen de su ingenuidad.

Los vaivenes políticos y los exabruptos de autosuficiencia de este personaje  lo sitúan inmediatamente en contradicción con valores humanos de especial significado que se enuncian en el concepto de Revolución.

La modestia que ha de ser verdadera, no la muy abundante falsa modestia,  el desinterés que en el contexto en que se expone significa que no se debe actuar motivado por intereses financieros o monetarios, sino para sentir la satisfacción del deber cumplido, el altruismo sinónimo de generosidad, desprendimiento y abnegación, entre otras acepciones, la solidaridad, que tiene entre sus significados, adhesión, respaldo, y fidelidad, para finalizar, el heroísmo como sinónimo de valentía, arrojo, osadía. Este “vanguardia” en nada concuerda con estos valores.

Pero si quedara alguna duda aquí les va el cierre de su post, “A ver si logramos que sean los herejes, los rebeldes y los revolucionarios, quienes señalen el rumbo”, todo claro, sus seguidores políticos con él a la cabeza son los que deberán dirigir a Cuba hacia el futuro, son los elegidos, para rematar exigen esa deferencia. Más narcisismo no se puede esperar.

El Che en su discurso del 20 de octubre de 1962, en el acto conmemorativo por el segundo aniversario de la integración de las organizaciones juveniles cubanas que propiciaron la creación entonces de la Asociación de Jóvenes Rebeldes, planteo refiriéndose a lo que entendía que debía ser un vanguardia, “Los primeros en estar dispuestos para los sacrificios que la Revolución demande, cualquiera que sea la índole de esos sacrificios. Los primeros en el trabajo. Los primeros en el estudio. Los primeros en la defensa del país”.

Hace un tiempo en un comentario en su blog, le plantee como solución al  “desempleo” que decía sufrir, trabajar en la agricultura o la construcción donde habían muchas vacantes y respondió que le sugeríamos eso porque queríamos callarle la boca. ¡Tremendo ejemplo de revolucionario y de vanguardia!.

Evidentemente este no es de los vanguardias de que hablaba el Che, como se dice en buen cubano, no clasifica.

8 comentarios en “¿Vanguardias?

  1. Como siempre, este personaje perdido entre sus viajes (que no es un problema el viajar, sino cómo y por qué) y sus ambiguedades mientra cacarea su filosofía.
    Criticar es fácil, aportar con inteligencia es lo difícil… maximizar problemas es fácil, proponer gestiones factibles y probadas es lo difícil… hurgar mientras se hunde el dedo en cualquier llaga es fácil, pero profundizar concienzudamente en cada detalle, cada hilo histórico sin desviarse de las verdades es lo difícil.
    No debemos tener miedo en mencionar su nombre: Harold.
    Él se aferra a criticar, mientras no es capaz ni de aportar (aún con naturales y humanos errores). Puede que crea ser el chamán de la Revolución… ¡Uhmmmm! ¡Pobre!
    Como una vez dijo el escritor y poeta Hermann Hesse: “hay quienes se consideran perfectos, pero es sólo porque exigen menos de sí mismos”.

    1. Gustavo de la Torre Morales:

      Leí el artículo y ahora su opinión, ustedes sí que han utilizado cantinflismos descalificadores.

      ¿A quién le puede pasar por la mente criticarle a alguien, graduado universitario; que sus cualidades le hicieron ser seleccionado militante de la UJC, y profesor en su Universidad;que no luche por trabajar en su especialidad?

      Lo criticable es:
      1- El que se niegue a ejercer la profesión que estudió de gratis, por trabajar en algo que no requiere ese alto nivel, solo por el hecho de ganar más dinero;
      2- El que se hace de la vista gorda ante los males que hasta critica, globalmente, la máxima dirección de Cuba, y no acorrala esos detalles abusivos que se presentan gritonamente ante su vista, por oportunismo;
      3- El que dominando las Ciencias, no indica las soluciones CIENTÍFICAS para erradicar lo criticado por nuestra máxima dirección, y se hace complice del inmovilismo que incumple la definición hecha por Fidel sobre lo que es REVOLUCIÓN;
      4- El que no promueve el debate CIENTÍFICO de los males que venimos arrastrando, que quienes los padecen son las amplias mayorías de la población, LOS DUEÑOS DE CUBA, para encontrarles soluciones inmediatas;
      5- El que en Cuba NO EXIJA el enfoque Marxista-Leninista en el análisis y solución de las tareas a enfrentar para la rectificación de los errores y tendencias negativas.

      Es abstractas argumentaciones se llama DIFAMACIONES… Ningún difamador tiene actitud revolucionaria.

      1. él se declaró, desempleado y cuando usted está desempleado en cualquier país del mundo se supone que no tiene forma de mantenerse ni usted ni su familia entonces se supone que daba trabajar en cualquier especialidad que le permita hacerlo al menos que tenga dudosos ingresos, de acuerdo a su filosofía entonces ni Fidel, ni el Che, ni Guitera ni otros grandes próceres hubieran trabajado en función a la revolución sino a lo que estudiaron, de su ídolo se ha publicado ya lo suficiente para tener de él, los peores conceptos.

        1. postcuba:
          Lo peor de uno que intente ser correcto políticamente es basar sus criterios en “SE SUPONE”, menos si dice ser político revolucionario.
          Verter criterios sin fundamentos demostrativos es DIFAMACIÓN, y eso, en cualquier país, desgraciadamente menos en Cuba, le cuesta pago de indemnización al afectado, e incluso, cárcel.
          Usted dice “de acuerdo a su filosofía”; (que es la Marxista-Leninista, no la stalinista); “entonces ni Fidel, ni el Che, ni GuiteraS ni otros grandes próceres hubieran trabajado en función a la revolución sino a lo que estudiaron”, enfoque suyo que es un craso error, el ABOGADO Fidel, se destacó como revolucionario desde su profesión; el Che como MÉDICO; Guiteras como estudiante de Farmacia en la Universidad de La Habana, se integró a la lucha contra lo mal hecho en la sociedad que le tocó vivir, no abandonó su vocación, la dedicó no a ser albañil, carpintero, barrendero, u otra profesión… HICIERON REVOLUCIÓN DESDE SUS PROFESIONES.
          Es INJUSTIFICABLE que con las ingentes tareas que encierran los cambios que pide la rectificación de errores, los profesionales que tanto le ha costado a nuestro pueblo formarlos, los dejen sin empleo, siendo tan necesarios y útiles, para que, con sus conocimientos puedan desenmascarar a los OPORTUNISTAS que están retrancando esos cambios ORDENADOS POR RAÚL, EL PARTIDO Y EL ESTADO.

          1. Alexis, tu forma de expresión coincide con la corriente que representas, no de pensamiento, sino de entregismo, al igual que harold, que no pudo responder mis preguntas cuando le publiqué¿de derecha o de Izquierda?, lo emplacé varias veces y no me enfrentó, porque es un vulgar simulador, como tampoco responde los post, el sabe que lo conozco bien y se cuida de no hacerse el muy confrontacional, no finjan más ustedes no son revolucionarios, no traigan y lleven más a Marx, Engels, Fidel u otros pensadores, la conducta de ustedes los descalifica.

  2. Alexis Mario Cánovas… no soy administrador del blog PostCuba, sino otro visitante al mismo, donde he dejado mi humilde opinión sobre lo que dice la entrada… por lo tanto, no me pregunte sobre dónde puede estar su comentario.
    ¡Ah!.. estoy de acuerdo con usted en los 5 puntos que dice es criticable… pero… eso es precisamente lo que le falta a Harold… ¡Contra! ¿Soy el único que se sabe el nombre del aludido?.. jajajajajaja… por lo tanto, puede mandarle su comentario.
    De todas formas, su defendido, profesor de filosofía, a la pregunta sobre ¿interpretar o transformar la realidad?, respondió a radioencoclopedia.cu que la realidad es para transformarla… cuando en realidad se hacen ambas cosas, no es posible transformar sin primero interpretar, conocer, descubrir tanto los importantes como los insignificantes detalles que componen dicha “realidad”… ya que la interpretación materialista de la historia es el estudio de los fenómenos sociales, y sólo así descubrir y explicar las leyes del desarrollo social… sólo entonces, a través de los instrumentos de trabajo (materiales e intelectuales) lograr los cambios necesarios, la transformación hacia un futuro donde los errores del pasado o el presente puedan ser subsanados, corregidos… por lo tanto ¡Vaya filósofo!
    Pero, insisto, el kid de la cuestión no está en simplemente “criticar”, con argor o no “científico” (esa es tarea fácil); sino dónde, cuándo, y frente a quiénes o mediante qué se hace, además de aportar soluciones factibles, adecuadas, prácticas, útiles, apegado a la ética revolucionaria, a la altura del profesional que usted dice que él es.
    No es menos cierto que, en ocasiones, su verborrea apunta a cuestiones medulares, pero tiene mucha obsesión y apego a fórmulas que ponen un pie en cada lado de la línea divisoria de lo que simula ser revolucionario y lo que juega a la ambiguedad.
    Si de oportunismo se trata, puede visitar El Toque.
    No es cuestión de usar el “cantinflismo descalificador”… es meramente exponer un hecho de la conducta de su defendido.

    1. Gustavo de la Torre Morales:

      El INMENSO aporte del Marxismo-Leninismo es, precisamente, lo que señaló el PROFESOR de Filosofía Marxista-Leninista HAROLD CÁRDENAS LEMA en Radio Enciclopedia, que “que la realidad es para transformarla”.
      Las DEFENSAS de Harold al respeto DE LOS ACUERDOS del pensamiento colectivo: las Resoluciones del Partido y la Constitución y las Leyes del Estado, no requieren “interpretaciones”, exigen estricta subordinación y cumplimiento.
      Fueron las “interpretaciones” de los burócratas oportunistas, pequeñoburgueses TRAIDORES, los que DEFORMARON el Marxismo-Leninismo haciendo el desprestigio del término “socialismo”, que su final fue la INVOLUCIÓN, pasando esos TRAIDORES a ser la nueva burguesía en esos países, que se decían “socialistas”.
      No por gusto Lenin alertó, antes de que ellos le hicieran el atentado en 1918:
      “RASGA LA PIEL DE UN EXTREMISTA Y ENCONTRARÁS A UN OPORTUNISTA.”

Deja un comentario