Al centrismo nada.

Por: Ileana González.

“La peor enfermedad, la más terrible, la más dramática que pudiera existir en el orden político, social  e   histórico   para   nuestra   patria,   es   que  un día esta Revolución  sea   destruida  por  los  mismos  revolucionarios. Contra   eso  hay  que  estar   inmunizado  al  ciento  por ciento. Lo  tiene  que garantizar el Partido,  y  su  dirección  es  fundamental. Tales seguridades hay que buscarlas siempre”.      Fidel

La ingenuidad o superficialidad al valorar fenómenos o personas, suele conducir a errores difíciles de enmendar, a veces, imposible de borrar sus consecuencias.

Acoto esto, porque los llamados centristas, con su aparente pragmatismo, suelen generar confusión, incluso, al menos en apariencia, en  algunos que  se supone, que por sus posiciones revolucionarias y preparación intelectual, no deberían equivocar.

Esta tendencia, necesita de máscaras para ocultar sus verdaderos propósitos, no debe esperarse de ellos nunca la sinceridad de una posición en que quiebren lanzas por la Revolución, siempre lo harán por oportunismo político, buscando su legitimación.

Convocarlos a luchar a nuestro lado es una ingenuidad política, que traería confusión en las filas revolucionarias, y les abriría espacios para insertarse dentro de ellas, propiciando la desunión e inhibiendo la respuesta contra sus traicioneras propuestas cuando comiencen a quitarse el disfraz.

Ser inclusivos, no significa implantar enemigos en nuestras trincheras, tampoco invocando el sacrosanto derecho a la “libertad de pensamiento”, darles espacios para que trasladen sus nocivos mensajes o hipócritamente se muestren como abanderados en la defensa de una Revolución, que en sus más íntimos sentimientos desean destruir.

El centrismo no es ambivalente, eso es falso, es el caballo de Troya del capitalismo, por eso necesita mostrarse “amigable”, para que lo dejemos entrar, ya dentro, será difícil de extirpar, son expertos en el camuflaje político y en la manipulación de situaciones, hechos históricos y conductas de personas, siempre describiéndolas de acuerdo a sus intereses.

No intento hacer un análisis teórico de esta tendencia, reflexiono sobre cuestiones prácticas de su comportamiento que no deben en mi opinión obviarse cuando veamos una mano centrista extendida en aparente coincidencia con nuestras posiciones.

Tampoco estoy negando la necesidad del conocimiento teórico de lo que representan estos apostatas, hay que estudiarlos a ellos y a los que los inventaron, al igual que a los golpes blandos y a las llamadas revoluciones de colores, en nuestro caso entre más “rosada” nos las quieran poner, más rojo intenso la pondremos nosotros. No hay espacio para reformistas, anexionistas, socialdemócratas, centristas u otro espécimen político, la Revolución cubana, es eso, cubana y Fidelista. Punto.

No debemos olvidar que a ellos la solidaridad les parece cara, el Che subversivo, publicarle a un terrorista normal, les aterra un lema revolucionario, desconocen el acoso exterior, aspiran a cargos políticos, rehúyen el sacrificio, utilizan con fines politiqueros sensibles temas humanos, atacan la institucionalidad del estado, han vendido sus plumas a espurios intereses, filtran nocividad en sus artículos, presentan como incierto el futuro de nuestro proyecto social,  o han hecho concesiones, entre otras ignominiosas acciones, sin mencionar los encuentros en apartados rincones con representantes de la más rancia derecha, donde sabemos han dicho, “Yes sir”, aunque lo nieguen.

Esta revolución socialista de los humildes, por los humildes y para los humildes, no necesita de la pluma o la lengua de ningún centrista para que la defienda, o publique en su nombre, sobran revolucionarios mil veces mejores que cualquiera de ellos, que pueden hacerlo con la dignidad, la honradez, la sinceridad, el compromiso y el talento que a estos politicos de pacotilla les falta.

Si alguien dejara de lado todos estos elementos y comulgara con ellos, no podría alegar ingenuidad o desconocimiento, son demasiado evidentes y públicos para ignorarlos. Para mi estaría conscientemente intentando abrirle las puertas al caballo de Troya.

Ni extremismo, ni dogmatismo, solo dignidad, parafraseando al Che:

Al centrismo ni un tantico así.

 

17 comentarios en “Al centrismo nada.

  1. Estimada Ileana, reconozco que la politica es in tanto dificil y que se hace necesario defender todas y cada una de las conquistas del Proyecto social cubano, pero pienso que hay temas muy importantes que estan minando los cimientos de la sociedad y que ponen el peligro el Proyecto. La invite que lea dos post que han salido en Cartas desde Cuba del periodista Fernando Ravseberg, uno publicado en la revista Bohemia y escrito por in periodista cubano y otro escrito por el professor Esteban Morales, en mi opinion tartan sobre temas medulares de nuestra sociedad y que son mas peligrosos que el centrismo al que ud hace mencion.

    1. Yo no leo el sitio que usted dice, pero conozco los temas, no obstante la importancia de cada uno no disminuye la del otro, lo que si le puedo asegurar es que si el cancer del centrismo lograra minar la sociedad cubana, los otros temas tendriamos que resolverlos en un escenario mucho más complejo. Ileana

      1. Coincido conque se trata de un cáncer que puede minar la sociedad, y que los escenarios se pudieran complejizar, pero cuando se escribe desde posiciones radicales y se defiende a la Patria es preciso leer a TODOS los que escriben de Cuba, incluso a quienes la critican

        1. Yo no dije que no leyera a esteban Morales, dije que no leo el sitio que se mencionó son dos cosas diferentes, para mi su propietario no es digno de credito, manipula titulos y textos, son cuestiones bien conocidas, periodistas reconocidos le han pedido explicaciones por eso, Fidel lo llamó “El más mentiroso”, por un articulo que escribió titulado, “La revolucion energetica a oscuras”, puedo citarle muchos ejemplos, entre ellos uno reciente en que insistió en dejar en portada un articulo cuyo titulo es “La policia cibernetica inspecciona a Silvio Rodriguez a pesar de que el propio Silvio aclaró que no era así. Ileana

  2. El problema más grave que a mi entender tiene el Centrismo como corriente ideológica en Cuba, es que hay demasiados de ellos en posiciones de control, que llevan riendas y conducen destinos, que crean el desaliento en los colectivos laborales, siembran la duda, hacen grupos; que son los nuevos revolucionarios tal como llamamos en materia económica y social a los nuevos ricos; que buscan protagonismo, son escaladores, oportunistas, con necesidad de reconocimiento, y siempre con la anuencia de altos decisores, de quienes reciben alabanzas y “piropos”, esos son los peligrosos. Porque al final, el resto de los centristas, quienes no están en tales posiciones, los tomas o los dejas, pero con aquellos, con aquellos hay que convivir y hacen daño, un daño irrevocable a la Revolución

    1. Para mi el centrista este donde este hace daño, pues es en esencia un simulador, pero en las redes existen algunos que pretenden incluso llegar a presidentes y que algunos tratan de darle visibilidad mediatica, tienen como usted dice mucha necesidad de reconocimiento y sus egos son altos, esten donde esten hay que combatirlos y aislarlos, no es un problema de extremismo, como escribí, sino que no es lo mismo la diversidad de criterios o propuestas para solucionar un problema o hacer avanzar determinado sector del país a que su propuesta tenga un disfraz, detras dl que se oculta su intención de cambiar lo que no debe ser cambiado.

      1. La vida es más rica, incluso, más allá de las redes sociales, no solo se precisan cibercombatientes, también se precisan buenos cubanos, humanos, solidarios, compañeros

        1. De acuerdo la vida tiene matices, pero sobre todos no se puede escribir a la vez, es además cierto que las redes sociales son solo uno de los tantos escenarios en que ella transcurre, parecerá paradójico pero hoy estas influyen con un gran peso en el escenario físico, lo demuestran procesos eleccionarios y de consultas populares en los cuales sus resultados según algunos especialistas lo han determinado las matrices de opinión posicionadas en las redes, que han tirado de la opinión pública.
          El centrismo no es muy conocido, por no decir prácticamente desconocido por las capas más humildes de la población que es donde se asientan las bases fundamentales de la Revolución, que ya comienzan a navegar en la internet y hay que educarlos políticamente sobre esta tendencia capitalista con ropaje de socialista.
          La palabra cibercombatiente es poco inclusiva, me parece que no hace falta estar calificada o calificado como tal para ejercer el derecho a defender en lo que se cree, es decir, si navego por las redes y veo algo que considero que debo responder lo hago y nadie me tiene que decir que lo haga, ocurre que ese calificativo se lo quieren poner a todos los que discrepan en las redes a favor de la Revolución, en ocasiones lo acompañan de otro que es extremista, eso tiene el propósito de deslegitimar la respuesta, haciéndola aparecer como el cumplimiento de un mandato del gobierno, ¿por qué no concebir que es espontanea?, a mí no se ocurre pensar que todo el que discrepa de mi es agente de la CIA, en el plano personal me acusan a diario de ser de la Seguridad del Estado y agradezco el honor inmerecido, no me ofende.
          Buenos cubanos con las cualidades que describes pueden también ser cibercombatientes como los llamas, o ¿Consideras que son malas personas?, parece que no has leído el articulo que escribí sobre la solidaridad, te pongo el enlace https://postcuba.org/2017/04/14/la-verdadera-solidaridad/#.WRevlfnhDcc, a los centristas les parece cara, ¿Hay diferencias verdad?, para ser revolucionario hay que ser humano, de otra forma no lo eres, fíjate si en el caso de este blog lo somos, que preferimos callar, al precio de que nos tilden de no tener pruebas de lo que decimos, solo cuando los implicados directos son los que cuestionan entonces si publicamos las pruebas, por ejemplo en el caso de Karla María, pasaron varios días por aquí estuvo el profesor que la favoreció y no respondimos, para no dañarla más, pero vez entró un usuario y dijo cosas que nosotros no dijimos, lo publicamos, igual que publicamos hasta su propia madre. Saludos, Ileana.

          1. No quiero que piense este es un debate personal, pero no puse cibercombatiente en un expresión peyorativa, para nada, a la Patria se defiende en cualquier escenario. Yo misma también he sido acusada en varias oportunidades en las redes, incluso los que una vez fueron amigos, colegas, vecinos, conocidos de ser miembro de la Seguridad del Estado y de otras posiciones, y no me molesta… hasta podría afirmar que quienes defienden a Cuba, una causa, una razón en las redes son personas muy valientes, que se someten al escarnio y hay que estar muy “limpio” para hacerlo, hay que ser fuerte y soportar, porque las ratas salen de todas partes. Creo que si alguien lo hace porque se lo pidan entonces no es válido. En cuanto a los centristas, también se encuentran en tierra firme, lejos de las redes, en la mayoría de los casos intelectuales con un enorme ego, mayor incluso que sus potencialidades para el arte o la cultura, algunos hasta se solapan en falsas posiciones de izquierda. Pero el punto, desde el primer comentario que hice en este post, es el oportunismo, porque ese es un mal de estos tiempos al que también es preciso combatir, saludos, y no es necesario sacar el fusil, porque estonces estaríamos bajo fuego amigo

          2. No Lucia, no eres objeto de fuego amigo, solo respondí a tu comentario, con sinceridad, yo no te conozco, nunca hemos intercambiado, pero no hubo mala intención o fusil para disparar, solo una respuesta, más importante que cualquier cosa en este momento es la unidad, no seré por lo tanto yo quien la mine, aclaro que nunca vi nada que pudiera inducir una posición contraria a la que muchos defendemos, tu, yo y millones más.
            En cuanto al oportunismo, es un mal que afecta no solo por su presencia, sino por nuestra tolerancia, pues en ocasiones alguien asume esa posición y por no buscarnos problemas no decimos nada, en mi opinión existen varios tipos de oportunismo, pero hay uno que es el que más daño causa y es aquel que se confunde con el extremismo, que aprovecha que un compañero valioso cometa un error, para atacarlo y mostrarse como el más revolucionario de los revolucionarios, hace varios efectos nocivos, resiente, destruye a personas valiosas y hace que trasmita una imagen de combatividad que en realidad es oportunismo, los otros también son dañinos. Un abrazo Ileana.

          3. Miente y miente, la podríamos calificar de la más mentirosa con pseudonimo de nombre y de revolucionaria, usted margina y excluye, usted a mí me a acusado de trabajar para el CNI, porque es usted la que no cree que quien se le enfrenta a oportunistas como usted defiendan sus ideas por convicción, revise sus respuestas contradictoria seudónima

          4. Le va a dar un ataque señor, en vez de un comentario parece la perreta de un niño malcriado, en el caso suyo de un orate trastornado por el odio, no miento, lo saben los honestos, no vulgares testaferros del CNI, si va a comentar o discrepar hágalo con respeto a la opinión ajena y sin ofensas, de lo contrario como en Cuba no manda el antidemocrático rey de España al que nadie eligió y que impuso el dictador Franco, me veré obligada a moderar sus exabruptos, puede discrepar todo lo que quiera pero con respeto, su comportamiento me está sembrando dudas sobre su equilibrio emocional, no margino a nadie, se automarginan, como usted, en cuanto al CNI (Centro Nacional de Inteligencia), no miento, usted por ley está obligado a darle información, y su conducta es propia de los que ellos mandan a provocar, no le respondo el resto de sus desplantes porque no merece la pena. ¿Por casualidad eres familia de milblogcubanos?. Ileana

        2. Exactamente, la mayoria de las personas no están en las redes, están en las instituciones jugando un papel perfectible, no siempre a la altura del sistema cubano que defendemos (más importante si son decisores), no se debe criticar al que critica algo, por el contrario se debe estar atento para revisar eso que se critica, la critica y el control son necesarios para monitorear el funcionamiento de la sociedad, monitorear la percepción sobre todas las cosas es valida para mejorar, más en Cuba tomando como guia el concepto de Revolución.

  3. Si el centrismo hace daño, el “izquierdismo” a ultranza lo hace también. Uno por simulador y desestimulante de colectivos y el otro por la persecusión implacable de todo debate que le suene a “problema ideológico”, postura que siempre oculta a un incompetente o mediocre que enturbia políticas, dificulta soluciones y termina por dañar colectivos.
    Fidel dejó claro para nosotros el concepto de Revolución, al expresar que se debe “cambiar todo lo que debe ser cambiado” y siempre con “sentido del momento histórico”, mas, dónde están los cambios que se necesitan y el sentido del momento histórico?
    Hay avances en los cambios que necesita Cuba, mas la burocracia sigue entorpeciendo y dañando la vida de los cubanos. ¿Dónde está la solución?
    Se plantea la necesidad del debate sincero para buscar el concenso que permita el avance sólido y sostenible de los Lineamientos aprobados por el Congreso del PCC, mas siguen ausentes estructuras ágiles que permitan la solución a problemas que son acuciantes, como la vivienda y el salario, por solo mencionar dos, y no falta el “izquierdista” que acuda al consabido “problema político ideológico” para neutralizar al que disiente de la posición oficial (ojo, que no me refiero a los “disidentes”, esos que usurpan el adjetivo para camuflar su mercenarismo)
    Centristas e izquierdistas a ultranza nos hacen la vida difícil.
    A los de la derecha, ya sea extrema o moderada, si bien son muy peligrosos, hemos demostrado efectividad en su neutralización, pero los otros no. Siguen ahí, como el dinosaurio de Monterroso.

    1. Muy de acuerdo contigo, Juanito. También necesitamos de agilidad en nuestros cuadros, menos cantinfleo y más modestia. Pero también de comunicar mejor, de tener mejores argumentos y SOBRE TODO: DE DAR EL EJEMPLO !!.
      (Ya lo decía el Che: El socialismo es la ciencia del ejemplo)

  4. Estoy de acuerdo con todos, salvo con el de la perretica. Echemos p’alante, enfrentando a los centristas asalariados y a los oportunistas posicionados, pónganles los nombres que les quieran poner. Que cada cual haga lo que le toca en su lugar y por donde pase. Hacia adentro, la bronca es nuestra para hacer un mejor socialismo, uniendo a quienes sirven y descaracterizando a quienes se aprovechan; para afuera, una trinchera impenetrable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *