Cuba: Las citas a Fidel y las superficialidades

Por: Marco Velázquez Cristo

Los máximos exponentes de la diversidad de pensamiento ignoraron totalmente la celebración, el pasado julio, de la 23 reunión del Foro de Sao Paulo en Managua, Nicaragua. Allí se rindió homenaje al líder histórico de la revolución cubana y se emitió el importante documento “Consenso de Nuestra América”, ignorado también. Ahora descubrieron en Segunda Cita que estos eventos existen y citan, erróneamente interpretado, un fragmento de la intervención de Fidel en su IV edición realizada en 1993, en el Palacio de las Convenciones.

Utilizando el mismo tratan de forzar la aceptación de ideas ajenas al socialismo dentro de la izquierda cubana, si hablan de la coalición de centroderecha o ya de derecha, que se empeñan en llamar de izquierda. De acuerdo, en ese relajo político cabe cualquiera, pero dentro de las fuerzas revolucionarias que defienden el socialismo no.

El fragmento a que aluden:

“…¿Qué menos podemos hacer nosotros y qué menos puede hacer la izquierda de América Latina que crear una conciencia en favor de la unidad? Eso debiera estar inscrito en las banderas de la izquierda. Con socialismo y sin socialismo. Aquellos que piensen que el socialismo es una posibilidad y quieren luchar por el socialismo, pero aun aquellos que no conciban el socialismo, aun como países capitalistas, ningún porvenir tendríamos sin la unidad y sin la integración…”

Para que se entienda por qué Fidel expresó lo anterior y se aprecie el error de interpretación en que incurren en el mencionado sitio digital, al obviar el contexto histórico, el auditorio y partes medulares de su intervención, analicemos íntegramente la misma.

Iniciaba él su discurso diciendo, “Tenía un enorme interés en conocer cómo pensaba la izquierda de América Latina en este momento, partiendo de la convicción de que estamos viviendo uno de los momentos más difíciles de la historia de nuestro hemisferio, (…) y uno de los momentos más difíciles de la izquierda”.

¿Por qué plantea esto?

En América Latina estaba en pleno auge el neoliberarismo, que se presentaba como la solución a los problemas económicos de la región. Al respecto expresó, “La euforia reinante, (…) por los grandes éxitos de América Latina, se debía al hecho de que se han logrado algunas mejorías en determinados índices económicos (…). que fundamentaron la euforia, la apología y las grandes esperanzas que se ponían en el neoliberalismo”.

Más adelante significó: “Al lado de eso había cosas evidentes, que todo el mundo las está viendo, las está palpando: la situación desastrosa en todos los ámbitos de la vida social”.

Enfatizaba: “Desgraciadamente todo esto coincidía con el desastre del campo socialista, con la desaparición de la Unión Soviética, (…) pero el socialismo no debía ser destruido. (…) Lo que desgraciadamente resultó, (…) y aun aquellos que allí decían que lo que querían era el socialismo, y más socialismo, y mejor socialismo, hoy escriben que el socialismo fue un sueño, que el socialismo es una utopía irrealizable.”

No puedo pasar por alto esta última parte que puede ser aplicada a unos cuantos de los que hoy escriben sobre el socialismo en Cuba.

Este es el contexto histórico: un neoliberalismo presentado como la solución y el socialismo como el fracaso, la izquierda anonada, debilitada y con fuertes contradicciones en su seno, América Latina empobrecida a tal extremo que Fidel plantea: “…los problemas sociales de América Latina y los problemas objetivos que tiene el pueblo y tienen las masas son mayores que los que tuvieron nunca…”.

Otro factor que se obvia es el heterogéneo auditorio. Sobre este último señaló: “Sé que somos muchas organizaciones, pero no protestamos, nos alegramos empezaron 60, ahora son 112 y 25 observadores”.

¿Podía el Jefe de la revolución en este escenario presentar al socialismo como única vía de solución a los grandes problemas sociales que padecía el continente? Es evidente que no, especialmente si, como expresaba, “…ahora que se han convertido en un tercero o en un cuarto mundo el campo socialista y la Unión Soviética…”

La siguiente idea de Fidel ratifica lo que arriba planteamos: “…ninguno puede pretender que en este foro se plantee el socialismo como objetivo; ninguno puede pretender que las condiciones, tanto objetivas como subjetivas, en este momento sean propicias para la construcción del socialismo…”

Pienso que todo lo anterior demuestra por qué Fidel, expresó la idea que aparece en el párrafo que despertó la euforia en Segunda Cita.

Estaba buscando salvar a América Latina y comprendía que solo uniendo todas las fuerzas que se oponían al neoliberalismo podía lograr ese objetivo: “…creo que hoy en la América Latina la batalla prioritaria es a mi juicio derrotar el neoliberalismo, porque si no derrotamos al neoliberalismo desaparecemos como naciones,(…) y vamos a ser más colonias de lo que nunca lo fueron los países del Tercer Mundo”.

A pesar del complejo contexto en que se expresaba hizo acotaciones: “Creo que tenemos el deber de ser políticos, creo que tenemos el deber de ser inteligentes, (…); pero (…) tenemos el deber de defender los principios y, realmente, en ninguna circunstancia podemos sacrificar un principio en aras de una quimera…”

Queda claro que el comentarista de Segunda Cita solo se concentró en un párrafo y no leyó con detenimiento todo el discurso. De haberlo hecho, Fidel le habría explicado el por qué del planteamiento que despertó su interés, ahorrándole la mala interpretación.

Por otra parte, intentar descontextualizar esa idea hacia al debate que hoy se desarrolla sobre las diferentes tendencias políticas que se manifiestan en el escenario político de Cuba. Otro yerro, el contexto, los actores y los objetivos que se persiguen son diferentes.

En su “Mensaje a los estudiantes”  publicado el 17 de noviembre del 2010, Fidel afirmaba: “Son las ideas las que nos unen, son las ideas las que nos hacen pueblo combatiente, son las ideas las que nos hacen, ya no solo individualmente, sino colectivamente, revolucionarios, y es entonces […] cuando un pueblo no puede ser jamás vencido…”. Entonces, los que tienen ideas socialdemócratas, o de derecha, los que solapadamente introducen propuestas neoliberales, los que pactan a espaldas de la Revolución, que es decir del pueblo, con el enemigo, con esos no hay unidad posible, porque sus ideas son incompatibles con el socialismo, porque sus conductas no se corresponden con las de un verdadero revolucionario.

Los que por sus propios conceptos dan esto como posible deben asumirlo, no mal utilizar planteamientos de Fidel para tratar de apuntalarlos.

“El deber de la nueva generación de hombres y mujeres revolucionarios es ser (…) incansables luchadores por el socialismo.

Fidel.

 

2 comentarios en “Cuba: Las citas a Fidel y las superficialidades

  1. En Venezuela existen los que se le llaman “vividores del legado de Chávez” que pertenecen a una corriente que le dicen “chavismo crítico”. ¿Tendremos en Cuba vividores del legado de Fidel con alguna especie de fidelismo crítico? Como denominador común se aprecia la participación ONGs extranjeras en este potaje político, a través de las cuales se entrega financiamiento, se organizan reuniones, etc. Cuando le sigues las trazas aparece el gobierno de Estados Unidos y gobiernos aliados al imperio. Los efectos también son parecidos: desunión de las fuerzas revolucionarias, sugerencias sutiles o abiertas para abandonar los principios y una creación de condiciones que le es muy favorable a las ambiciones imperiales. http://misionverdad.com/COLUMNISTAS/eva-golinger-y-los-chupadores-del-legado-de-chavez

    Es interesante ver como la oposición extremista venezolana hace “pactos” con ese llamado “chavismo crítico” https://goo.gl/S6SmTL ¿Veremos en Cuba algo similar? Tiempo al tiempo.

    1. Un abrazo.
      En Cuba, si se enfrascan en eliminar la corrupción, en desenmascarar a los “oportunistas” (las comillas…porque haríamos de conceptualization tal definición), en elevar la calidad de la enseñanza…
      …entonces se salvaría al socialismo en un 90%.
      En cuanto a los grupos y sus ideas, creo que las alianzas solo buscan conformar un bloque. Seria por aquello de que “mientras mayoría entonces más posibilidades de éxito.
      Sorprende cuantas corrientes ha dejado el neoliberalismo
      Otro abrazo

Deja un comentario