Cuba: Las alucinaciones de Julio Fernández .

Por: Marco Velázquez Cristo

Julio Fernández Estrada se queja de que lo califican de centro y se declara socialista democrático, aunque paradójicamente sus planteamientos se alejan de los conceptos del socialismo, y de sus más atrevidas variantes de perfeccionamiento.

Según Estrada, hace falta “una constitución republicana robusta, fortalecer el Estado de Derecho, existe la necesidad de la legalidad, así como de incrementar la soberanía del pueblo e instaurar la democracia directa” y remata abogando por el multipartidismo. Para el ilustrado exprofesor de Derecho todo lo opuesto a sus ideas es dogmático.

Estado de Derecho

En su texto, Julio Fernández deja claro que quiere el que se organiza de acuerdo a los conceptos burgueses, que preconiza una “separación” de poderes que no existe utilizada para maquillar una estructura estatal totalmente desprestigiada y corrupta, que facilita la ejecución de golpes de estado contra gobiernos de izquierda en que el poder legislativo los ejecuta y el judicial lo santifica. En esencia, responden a los mismos intereses de las clases más ricas.

Él dice “…que el poder popular debe ser verificado más allá de su nombre y para eso es necesaria una constitución democrática con formas de participación del pueblo que se han olvidado o que nunca hemos experimentado”.

Dentro de la revolución ciertamente no hemos experimentado las formas de “democracia” burguesa a que alude- Pero antes del 59 el pueblo, ese al que Fidel definió en su magistral alegato “La Historia me absolverá”, no tuvo la más mínima oportunidad de influir en los destinos del país por la vía política. Él lo sabe y lo ignora a conciencia.

¿Pretenderá Fernández borrar con su pluma la historia de fraudes electorales, la compra de votos, el chantaje sobre los desposeídos para obtenerlos, el robo del erario público para incrementar fortunas personales y utilizarlos en campañas electoreras? ¿Podría mostrar los logros del sistema que preconiza en la etapa anterior a la Revolución? Es imposible suprimir de la historia tantas verdades, aún más imposible resulta poder vender ese sistema de fracaso demostrado a nuestro pueblo.

El multipartidismo

¿Que ha traído para esta América nuestra? La desunión, la confusión, el debilitamiento de los movimientos de izquierda y de la capacidad de influencia popular en la vida política de los países. Propicia el ascenso a posiciones de poder a las clases oligárquicas, las que han saciado la sed de las transnacionales a costa del empobrecimiento del pueblo.

¿De dónde piensa Julio sacar el dinero para las campañas políticas de sus soñados partidos? ¿Estará pensando en el dinero de politiqueros de Miami? ¿Acaso desconoce que los partidos se conforman y expresan de acuerdo a intereses de clases? ¿Cuál será el suyo? ¿De dónde los humildes de este país podrían sacar dinero para enfrentar las campañas multimillonarias de los pudientes que inmediatamente aparecerían en el escenario político de Cuba? ¿No cree que es demasiado ingenuo pretender que el imperialismo  yanqui permanecería indiferente ante la oportunidad de destruir la revolución que le brindaría semejante panorama? Un ejemplo elocuente de como actuarían en esas circunstancias es lo que hacen hoy con la hermana República Bolivariana de Venezuela, donde a pesar de existir los tres sacrosantos poderes y múltiples partidos, su gobierno es declarado una  dictadura, acusado de violar los “principios democráticos y los derechos humanos”, le hacen la guerra mediática y económica, fomentan el caos, incitan la violencia y la desobediencia civil, polarizan la sociedad y enfrentan a los venezolanos entre sí, mueren los más humildes en luchas callejeras, ningún rico, los partidos de la oposición apoyan la carnicería y la desestabilización del país. ¿Eso es lo que quieres para Cuba Julio Fernández?

Son tantos los dislates conceptuales y el doblez que esconden que obligan a las interrogantes.

¿A cuáles formas de participación del pueblo se refiere? El Poder Popular no necesita ser verificado, no es poder del pueblo por su nombre sino por su reflejo en la realidad. Quién elige a los delegados: el pueblo. Quién elige a los delegados a las asambleas municipales: el pueblo. Luego de que las comisiones de candidaturas escogen a los candidatos a delegados a las asambleas provinciales y nacional del Poder Popular. Quién elige de entre ellos a los diputados que integraran esas instancias: el pueblo. Entonces ¿Qué quiere Julio?

Nuestro sistema electoral al igual que la Constitución son perfectibles y en el caso de esta última deberá ser modificada en consonancia con los cambios introducidos en el modelo económico cubano reflejados en la sociedad. En ambos casos la Asamblea Nacional del Poder Popular tiene la potestad constituyente y legislativa, otorgada por el pueblo, para hacer los cambios que se entiendan pertinentes.

Le recuerdo al ilustre letrado que en el año 2002, en un proceso plebiscitario popular, más de 9 millones de cubanos expresamos nuestro más decidido apoyo al proyecto de reforma constitucional en el cual se ratifica en todas sus partes la Constitución de la República y se propone que el carácter socialista y el sistema político y social contenido en ella sean declarados irrevocables.

Nada se ha hecho a espaldas del pueblo como pretende hacer ver usted, Julio. ¿Votó usted a favor o en contra de la reforma constitucional? La coherencia y la correspondencia entre lo que se piensa y lo que se dice en la vida y en la política contribuyen al crédito de quien la práctica. ¿Ha sido así usted?

Plantea el “democrático”: “Cuando no hay nada que proponer ni presentar, cuando no hay fundamentos políticos, éticos, ni filosóficos solo queda prohibir y denostar”. Para él, los Lineamientos de la Política Económica y Social del Partido y la Revolución previstos para el periodo 2016-2021 no existen, como también desconoce que luego de  un amplio proceso de consulta con sectores de la sociedad fueron  aprobados dos importantes documentos: la Conceptualización del Modelo Económico y Social Cubano de Desarrollo Socialista y el Plan Nacional de Desarrollo Económico y Social hasta 2030: Propuesta de Visión de la Nación, Ejes y Sectores Estratégicos. Las propuestas con sus basamentos políticos, éticos y filosóficos están, lo que sí es evidente que no resultan del agrado de Julio Fernández. ¿Por qué? Sin especular o lanzar acusaciones infundadas, solo partiendo de lo que el escribe, la respuesta es porque su pensamiento político y su visión de futuro para Cuba no contempla el socialismo como vía para alcanzar el desarrollo y lograr la prosperidad. Esa, Julio Fernández, es la verdad.

En estos momentos en que el huracán Irma deja a su paso enormes daños materiales, cuando en medio del desastre el inhumano presidente de los EE.UU. decide perpetuar el cruel bloqueo a nuestra patria, el pueblo se levanta unido. No se amilana y reafirma su voluntad de recuperarse y seguir adelante, expresando su confianza en que la dirección de la revolución no lo dejará desamparado. ¿Por qué actúa así, Julio Fernández? Porque añora un sistema multipartidista, porque no se siente dueño de su destino, porque no se siente soberano, porque quiere cambiar para su sistema social burgués. No jodas, Julio Fernández.

Esa respuesta del pueblo es el resultado de un proceso que se inició en el 59 y que continua en nuestros días mediante el cual se han desarrollado valores vinculados a la solidaridad, el pensamiento colectivo, el sentimiento patriótico, la necesidad de la unidad, la dignidad, el espíritu de lucha y la fe en la victoria entre otros, valores que solo en el socialismo se pueden desarrollar.

Pienso que Julio Fernández Estrada de tanto estudiar el derecho en busca de sustento legal para sus conceptos políticos, ha terminado yendo derecho para la derecha.

¿Qué tenemos que perfeccionar nuestro socialismo? Sí, pero destruirlo jamás.

 

Deja un comentario