EE.UU: Los fantasmas de la ópera | PostCuba

EE.UU: Los fantasmas de la ópera

Por: Marco Velázquez Cristo.

El número de “victimas” de los supuestos ataques acústicos sigue aumentando, según la vocera Heather Nauert asciende a 24, sin contar los que aprovechando las circunstancias y los empujones de los grandes medios norteamericanos exponen haber sido atacados en diferentes circunstancias y años. Lo que se dice ha estado ocurriendo es un guion de ficción que se intenta posicionar como verdad, creando la matriz de opinión de que cualesquiera que sean sus causas estos supuestos hechos si ocurrieron.

Cuba es un país con índices de seguridad altos,  que ante las informaciones sobre los supuestos ataques dio la máxima prioridad a su investigación, lo que implica como es lógico que sus sistemas policiales deben encontrarse activados en función de esclarecerlos, sin embargo no aparece el menor indicio del o los autores, ni de los artefactos que pudieran haber sido empleados, no hay ninguna pista, el FBI manifiesta lo mismo, y se supone que junto con el resto de las agencias especializadas de EE.UU, empleando los sofisticados recursos técnicos y las ilimitadas capacidades financieras de que disponen estén poniendo el máximo interés para  determinar lo acontecido, por lo que es imposible que después de casi un año de investigación no se obtenga nada.

Como se explica que hayan sido capaces de encontrar a Osama Bin Laden y a Sadam Husein, investigando y actuando en ambientes extremadamente hostiles y complejos y ahora no puedan contribuir de manera eficaz a esclarecer lo que llaman “ataques” a sus diplomáticos, en una situación diferente, donde cuentan con la cooperación de las autoridades cubanas que se esfuerzan por determinar lo que realmente ha estado pasando.

Solo es posible el resultado anterior, si lo que se investiga es una ficción, por eso el The New York Times buscando darle un nuevo giro a la historia introduce la hipótesis de que podría tratarse de unos virus o bacterias, pareciera que con esto le quitan la responsabilidad a Cuba, pero no es así, pues, ¿Cómo llegaron esos “entrenados” virus o bacterias a los oídos de los norteamericanos?

No debe sorprendernos que conciban semejante idea y que consideren poder hacerla creíble, pues resulta que ellos si  planearon  matar a Fidel utilizando este tipo de agentes impregnados en un traje de buzo y en un pañuelo que pretendían hacerle llegar,  lo que fue afirmado en 1975, por el Comité de Inteligencia del Senado de EE.UU. que concluyó que existían pruebas concretas sobre estos planes de magnicidio.

La imaginación yanqui no tiene límites, recordemos que según documentos desclasificados por la CIA , en 1984 utilizaron un médiums  para pretender argumentar que había vida en Marte, después de esto que podemos dudar de nuestros vecinos.

No sería extraño que terminen diciendo que sus diplomáticos fueron atacados por microscópicos seres humanos que Cuba utilizando la nanotecnología redujo para introducirlos en sus oídos y causarles daño, los denunciantes espíritus ya los tienen que son sus fantasmales “victimas” que se comunican a través de los “médiums” que tiene la CIA en la AP y CBS NEWS.

Si los americanos están convencidos de que sus diplomáticos fueron atacados, ¿por qué no permiten que las “víctimas” sean examinadas por médicos cubanos?, pueden guardarse a los oficiales de la CIA que ellos dicen fueron afectados, es injustificable que sus ciudadanos estén supuestamente padeciendo diversos problemas de salud, por unos presuntos ataques que no se logran explicar y no busquen incrementar las posibilidades de esclarecimiento sumando más talentos a la evaluación de estas personas, ¿Cuál es el recelo?, todo indica que es el temor a que se descubra la farsa.

Ahora aparece un supuesto turista que dice haber sido atacado en el 2014 en el Hotel Capri, donde dice sufrió de “entumecimientos” mientras reposaba en la cama de su habitación, y argumenta que los médicos de su país no pudieron establecer las causas de estos síntomas. Según el sitio de La Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU. múltiples son los factores que pueden originar este padecimiento que en ningún caso son asociados a posibles ataques de cualquier naturaleza.

Hay que decir que Chris Allen que así se nombra según los medios el turista es tan fantasmal como el resto de los “afectados”, y sus “atacantes”, irreales seres, solo visibles para el público a través de la espesa niebla concebida para ocultar los pérfidos objetivos de esta nueva agresión contra Cuba.

Nuevas hipótesis y “victimas” serán inventadas, la acelerada actividad paranormal de Norteamérica así lo indica, no tendremos que esperar mucho para verlas aparecer.   

Un comentario en “EE.UU: Los fantasmas de la ópera

  1. Los norteamericanos son los reyes de las agresiones biológicas y ahora quieren pasarnos a nosotros esa habilidad. Es que no se acuerdan de la Fiebre Porcina, del Dengue y de otras agresiones biológicas a los cultivos de la Caña de Azúcar o el café.

Deja un comentario