Las armas psicotrónicas de los EE.UU | PostCuba

Las armas psicotrónicas de los EE.UU

Por: Marco Velázquez Cristo.

Como la versión de que los supuestos ataques contra diplomáticos norteamericanos en La Habana fueron realizados utilizando algún tipo de arma acústica está totalmente desacreditada y descartada por reconocidos expertos de varios países, EE.UU. comienza a construir una nueva versión de los ficticios hechos. En esta ocasión, los fantasmagóricos atacantes usaran armas que emiten pulsos de energía, tales como microondas, así dice el sitio digital Politico.com uno de los primeros medios concebidos desde internet, que le informaron dos oficiales de inteligencia que trabajan en el caso, noticia que fue replicada por Stratfor, que se define como una plataforma de inteligencia geopolítica líder en el mundo.

Sugerentemente Político publica el mismo artículo con diferente título con aproximadamente 3 horas de diferencia, lo que es un evidente esfuerzo por reforzar el impacto mediático de esta nueva “Filtración”.

¿Qué dicen los artículos gemelos de Político ?

Según el medio los dos oficiales de inteligencia le manifestaron que consideran que los ataques fueron realizados con un dispositivo “energético dirigido” o “acústico”, posiblemente similar a uno utilizado por la inteligencia soviética en La Habana hace más de cuatro décadas, pero no están seguros de su naturaleza exacta.

Amplia el sitio que estos dijeron estar consultando archivos clasificados y a oficiales de inteligencia retirados en busca de pistas, aunque admitieron que la comunidad de inteligencia se encuentra desconcertada

Citando a un ex funcionario del espionaje estadounidense el medio refuerza la matriz de opinión de que detrás de estos presuntos hechos esta una facción de la seguridad cubana empeñada en dañar los vínculos bilaterales.

La posible implicación de Rusia, según Político, también es investigada, así como una antigua tecnología usada por la extinta URSS la cual se versiona utilizaba microondas para bloquear los medios de espionaje de los servicios norteamericanos, algo que se conoció como la “Señal de Moscú”. Luego volveremos sobre este tema.

De acuerdo con el medio los funcionarios señalaron que los diplomáticos fueron atacados en sus hogares y en hoteles, lo que los llevó a concluir que las acciones que los afectaron tenían la intención de dañar, no de vigilar, versión que refuerzan al evaluar que cinco funcionarios canadienses experimentaron síntomas similares a los referidos por los norteamericanos algunos de ellos durante períodos de vacaciones en la isla, lo que incrementa la sospecha de que la intención fue dañar. Esta es la esencia de la información.

¿Qué fue la Señal de Moscú?

Según documento del Departamento de Estado de Norteamérica revelado por Wikileaks 
este hecho estuvo relacionado con microondas direccionales dirigidas a los pisos superiores de la embajada norteamericana en Moscú, generadas por trasmisores ubicados en edificios de la vecindad.

Las investigaciones duraron según el citado documento desde inicios de los 60 hasta 1975, periodo en que monitorearon sistemáticamente el ambiente dentro de la sede diplomatica, concluyendo que, no había evidencia que estableciera una conexión entre la radiación y cualquier problema de salud experimentado por los que estaban en la embajada en esos momentos o habían estado en el pasado. Pero luego los medios y el propio gobierno norteamericano se encargaron de crear un final diferente, el embajador que representaba a EE.UU cuando los supuestos ataques se dijo murió de cáncer sangrando por los ojos y Henry Kissinger ordeno una indemnización para las “víctimas”. Vaya que a USA no hay quien le crea.

En esa fecha EE.UU. siempre siguiendo el texto del documento tenía muchas teorías sobre el propósito de estas señales, pero no estaba en condiciones de refrendar ninguna de ellas, sin embargo, posteriormente han surgido diversas hipótesis como la que arriba señalamos. Ninguna ha podido ser probada.

Para cuando se presentaron estas conclusiones de carácter confidencial, ya EE.UU. había evacuado muchos diplomáticos que aducían diversas afectaciones con similitud a las aducidas por las modernas “victimas” de esta nueva intriga yanqui.

¿Por qué se trae ahora a colación la “Señal de Moscú?

Aun cuando varios medios la han mencionado en el contexto de los actuales “ataques acústicos”, lo novedoso es que ahora según Político, son dos oficiales de inteligencia vinculados a la investigación quienes dan como posible que las causas que los originan sean las mismas que motivaron aquel hecho, y eso no es por gusto, la intención es buscar un antecedente que avale la teoría de la posible utilización de algún tipo de arma electromagnética para agredir a los diplomáticos americanos.

La referencia a una tecnología que presuntamente fue utilizada en Cuba por los servicios secretos de la antigua URSS, está dirigida a contextualizar en territorio nacional su utilización, de esa manera intentan hilvanar una concatenación de eventos que haga creíble la nueva falacia.

El documento revela cómo se confeccionó una guía de preguntas y respuestas de carácter confidencial por el Departamento de Estado para entregar a la prensa al concluir la investigación de la llamada, “Señal de Moscú”, quizás guías semejantes han sido entregadas a CBS NEWS, AP, The Washington Post y otros para a través de ellos trasladar mensajes e instaurar matrices de opinión de su interés en el caso de los inexistentes ataques acústicos.

Algunos ejemplos de investigaciones de oscuros fines desarrolladas por EE.UU. relacionadas con la influencia de las ondas electromagnéticas en los seres humanos.

Según el sitio DSalud  las siguientes investigaciones sobre la influencia de las ondas electromagnéticas en los seres humanos han sido realizadas por EE.UU. con fines no médicos.

La doctora Elisabeth Rauscher -física nuclear que dirigía el Laboratorio de Investigación Tecnológico de San Leandro en California (Estados Unidos) investigó las posibilidades de las ondas ELF (siglas en inglés de extremadamente baja frecuencia) y consiguió encontrar frecuencias específicas que permiten inducir a distancia en alguien tanto náuseas como un estado de euforia. Fueron tales sus hallazgos que llegó a afirmar: “Si se me dieran suficientes fondos, en tres meses sería capaz de modificar el comportamiento del 80% de los habitantes de esta ciudad sin que lo sepan.

En 1984, el capitán Paul Tyler médico de la marina norteamericana responsable de la investigación sobre los efectos de las radiaciones en humanos reconocía en el Centro Universitario para la Doctrina Aeroespacial sito enAlabama (EEUU) que, “se podían alcanzar efectos biológicos precisos con la ayuda de ondas electromagnéticas”. Tyler dijo que habían identificado ya esas ondas.

El director del DARPA durante el Proyecto Pandora Richard Cesaro , agencia ultrasecreta, que tiene sus instalaciones en el estado de Virginia, muy cerca de la universidad en la que un estudiante coreano llamado Cho Seung-hui llevó a cabo en abril del 2007 una inexplicable matanza, afirmó: “La posibilidad de ejercer cierto grado de control sobre el comportamiento humano mediante microondas de baja intensidad es, a la luz de nuestras investigaciones, algo razonable”.
Nota. El Proyecto Pandora, fue un programa de la CIA cuyo objetivo era sembrar la mente de los enemigos con voces que les dieran órdenes. El plan era utilizar microondas de muy baja frecuencia para ello. La CIA reclutó al psicólogo Donald Ewen Cameron como líder del proyecto.

Según DSalud al doctor Ewen Cameron, presidente de la Asociación de Psiquiatras Americanos y Canadienses durante largos años y director del Allen Memorial Psychiatric Instituteen Montreal (fundado en 1943 con fondos de la Fundación Rockefeller para desarrollar el proyecto de control mental Monarca, una rama más al igual que el Proyecto Pandora– del famoso MK Ultra), la CIA le financió investigaciones a través de la Fundación Cornell para el estudio de la ecología humana. Cameron comprobó que un adecuado condicionamiento psíquico concretamente la repetición de un mensaje veinticuatro horas al día conseguía programar una mente previamente vaciada.

El medio sostiene que se tiene constancia de que investigaciones similares respecto a alterar las funciones cerebrales para manipular la conducta de seres humanos se han llevado a cabo en Estados Unidos en el Hospital de Kansas City en Missouri, en la Universidad de Rochester de Nueva York, en los centros Brooks Airforce Space de San Antonio (Texas), en el Johns Hopkins de Baltimore (Maryland), en el Instituto Tecnológico de Massachussets, en la Universidadde Pennsylvania y en otros laboratorios.

Para los escépticos el sitio afirma que existe la patente norteamericana 3.951.134 de 1976, que está a nombre de un tal Malech (Robert G., de Nueva York), que describe “un aparato y método para monitorear y alterar el comportamiento de las ondas cerebrales de un sujeto desde una posición alejada mediante señales electromagnéticas de diferentes frecuencias de manera que unas intercedan con las otras para conformar una onda de forma que modula las ondas cerebrales del sujeto en cuestión. Esa interferencia en la onda cerebral será retransmitida por el cerebro del sujeto al receptor que la modulará y ampliará a su antojo”

Por su parte  Rusia Today en su articulo, “Armas electromagnéticas avanzadas de EE.UU” , afirma que ese país posee un ‘cañón’ no letal que dispara un haz de ondas electromagnéticas a una distancia de hasta 1.000 metros y que provoca un calentamiento tan molesto que obliga al ‘blanco’ a huir asustado.

Después de todo esto vale tomar en cuenta lo dicho por Giorgio Ganisy Stephen Kosslyn de la Universidad de Harvard en Massachusetts (EEUU), quien de acuerdo con DSalud, ha constatado que las mentiras bien organizadas requieren la activación de distintas partes del cerebro y altas dosis de concentración. De hecho, comprobaron las diferencias cerebrales que hay entre una mentira espontánea y una elaborada.

Quizás utilizando los resultados de sus investigaciones los “honestos” norteamericanos han manipulado las mentes de sus funcionarios para que dijeran la mentira elaborada de que han sido atacados, haciendo que sintieran los síntomas que han referido, solo que les faltó uno que según los expertos se manifiesta cuando las ondas electromagnéticas causan daño físico, y es el recalentamiento de los tejidos, que sepamos las “victimas” de esta nueva invención yanqui no reportaron sensación de quemazón. De todas formas con USA todo es posible.

Un comentario en “Las armas psicotrónicas de los EE.UU

Deja un comentario