¿Existen los Cagüeiros en Cuba? | PostCuba

¿Existen los Cagüeiros en Cuba?

Por: Benigno Aguilar Rocadura.

Lo que es considerado un mito de la región oriental de Cuba asociado a personas que según este tienen la facultad de convertirse en cualquier animal para escapar cuando cometen alguna fechoría, podría servir para calificar de forma general a los que abierta o solapadamente arrojan bolas de infamias contra las bases de la Revolución, transformandose en diferentes especímenes políticos para intentar confundir o simular estar en nuestro bando de acuerdo a las circunstancias que los rodeen y a los fines que persigan. Ellos son los Cagüeiros Politicos.

Al hacer esta clasificación evito que poseedores de almacenes de amarillentos títulos que se consideran más grandes que Pedro el Grande intenten satisfacer su vanidad descalificándome.

Algunos de estos Cagüeiros de altos egos han creado su propio Laboratorio para experimentar con nuevas mutaciones y de esta forma parecer más auténticos, pero como en la película “La Mosca”, dentro de la cámara donde ocurre su metamorfosis su ADN se ha contaminado, en su caso con un insecto llamado “Dinero”, que los ha convertido en Camaleones políticos, más reformistas que el francés San Roberto de Molesmes y más habilidosos que la maga norteamericana Minnette Lenier.

Otros menos creativos se han mantenido en la línea tradicional Cagüeiresca de transmutarse en dóciles animales domésticos, adicionándoles solamente el movimiento alegre de la cola y el ronroneo cariñoso ante la presencia o la voz del vecino, servilismo que me provoca Alergia Crónica a sus figuras, que me hace Estornudar sea cual sea la que adopten.

Existen los que se han regado con un acelerador de transfiguración que rápidamente les ha dado un Toque de mercenarismo que hoy los identifica, tratan de imitar a los Tejones europeos que no siendo oriundos de Holanda han logrado ser protegidos en ese país, aunque se especula que solo será hasta este año 2017, nada preocupante para estos Cagüeiros que siempre tendrán quien los toque.

Están además los Cagüeiros que en su afán de sobresalir y agradar a quienes les interesa, no les importa la forma que necesiten adoptar o la Cosa que tengan que decir a fin de lograrlo, así se vuelven Pavo Reales para pavonearse y llamar la atención y gusanos para cavar bajo las bases de la Revolución, se piensan Julio Cesar.

También están las Cagüeiras que niegan tener ese poder de transfiguración y sostienen estar alejadas del resto de la fauna Cagüeiresca, pero transformadas en canes callejeros husmean por los Barrios en busca de algo que sacie su apetito y el de sus amos de encontrar las manchas del Sol, y cuando las hallan y aunque no las hallen, igual, ladran alto para satisfacer a quienes los alimentan de verdad. Tienen capacidades histriónicas superiores a las de la desaparecida Elaine Taylor la famosa actriz británica.

No faltan los Cagüeiros, que ambiciosos y ególatras viajaron fuera de Cuba, tratando de que los maestros de la prestidigitación los transformaran en exitosos políticos y empresarios, dejaron tras de sí La Joven que trasmutaron en meretriz que ofrecieron a los más execrables especímenes e intereses, y ellos ansiosos de concretar el cambio, aceleraron el proceso y se convirtieron en muñecos que solo hablan a través del ventrílocuo que los sostiene. Pudieron ser serios actores, hoy sus intervenciones dan más risa que las que generaron en su momento las actuaciones de Harold Lloyd el reconocido comediante norteamericano.

Hay un Cagüeiro que es el maestro de la mutación, puede simular ser más marxista que Marx, mientras se considera más descubridor que Fernando de Magallanes, se roba ideas ajenas, tergiversa contenidos y cambia títulos para cambiar mensajes, sin que nadie tome Cartas en el asunto, lo más interesante es que algunos que se precian de ser paladines de la moral y la justicia lo defienden, ¡ahí si hay Cagüeiro!

Para no cansar y finalizar por ahora el tema de los Cagüeiros políticos, hablaré de uno que no solo es capaz de transfigurarse a sí mismo, sino que ha logrado con ese poder cambiar una publicación de temas turísticos por otra de contenido político y social con enfoque cuestionador y negativo para la Revolución, sin que nadie repruebe dicha trasmutación, y conseguido que algunos on Cuba, digo en Cuba los crean más santo que el sacerdote polaco San Juan Cancio.   

Ser Cagüeiros políticos es algo que se ha convertido para quienes lo practican en un medio de vida, en una forma de satisfacer egos, vanidades y exigencias ajenas, y porque no, en una manera de hacer contrarrevolución.

Nota: puse mayúsculas, comas y partí párrafos donde quise, irrespeté la gramática y la ortografía, como otros irrespetan la inteligencia ajena pretendiendo hacerse pasar por revolucionarios y hasta molestándose cuando se les critican dichas pretensiones.

 

Un comentario en “¿Existen los Cagüeiros en Cuba?

  1. ¡Buenísimo!
    El Cagüeiro, archienemigo de Kukuy, el güije de Charco Azul. Y no olvidemos a Soco y Troco, los babujales secuaces del Cagüeiro
    Voy a pedirle a Ángel Velazco Hernández que diseñe y escriba una historieta con estas versiones de las transformaciones del Cagüeiro.

Deja un comentario