Cuba: Anecdóticas “denuncias” que para nada sirven

Por: Marco Velázquez Cristo.

Debe hacerse en cada momento lo que en cada momento es necesario.

José Martí.

Es una mala práctica muy extendida en la blogosfera cubana “denunciar” supuestos delitos asociados a conductas corruptas sin especificar los nombres de los presuntos involucrados, ni aportar elementos que, permitan su identificación. Asimismo suelen hacerse estas “revelaciones” pasado cierto tiempo incluso después de años de lo que se dice aconteció.

Los que así actúan incurren en un delito previsto en el Código Penal cubano que establece en su Capitulo X: INCUMPLIMIENTO DEL DEBER DE DENUNCIAR.

ARTÍCULO 161.1.- Incurre en sanción de privación de libertad de tres meses a un año o multa de cien a trescientas cuotas o ambas el que:

  1. a) con conocimiento de que se ha cometido o se intenta cometer un delito, deja de denunciarlo a las autoridades, tan pronto como pueda hacerlo.

Ver con calma un crimen es cometerlo.

José Martí.

Ese comportamiento hace dudar de la buena fe de los que así se conducen pues, ¿Logran evitar que se continúe causando  daño a la economía o el enriquecimiento ilícito de los supuestos autores?, ¿Son identificados y sancionados estos? Todas las respuestas a estas interrogantes son negativas.

De lo anterior se desprenden otras preguntas, ¿Qué resuelven?, nada, ¿Están conscientes de ello?, naturalmente no son ningunos enajenados mentales, entonces, ¿Qué persiguen con  semejantes publicaciones?, Resolver el problema al que apuntan y que supuestamente existe no puede ser el objetivo. La falta de elementos sobre el presunto hecho y sus autores hacen imposible de alcanzar el mismo.

El vedetismo interneniano que los mueve les impide ver el ridículo que hacen ante los que “denuncian”, pues estos de existir y no haber sido detectadas sus actividades ilícitas por las autoridades, deben estar disfrutando del producto de sus delitos, burlándose y riéndose a mandíbula batiente de sus acusadores y de todos los que no actuamos como ellos.

Parafraseando al apóstol, pongamos la justicia tan alta como las palmas.      

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.