Cuba: bloguero admirador de Obama se enrola en la campaña presidencial de Bernie Sanders

Por: Marco Velázquez Cristo.

El actual becario de la Universidad de Columbia, bloguero autoproclamado  admirador de Obama  y voluntariamente incorporado a la campaña presidencial de Bernie Sanders está muy prolijo en estos días en artículos que constituyen homenajes al cantinfleo y al intento de equilibrismo político.

Su conducta responde a apremios internos y externos. Su ego lastimado por sentirse ignorado, lo compulsa a buscar  una respuesta que lo satisfaga y lo haga resaltar. Así trata de provocar y la emprende con los medios nacionales, principalmente con el Granma, mientras critica ácidamente a la dirección del país. No soporta su propia insignificancia.

Por otro lado están las exigencias de sus “mentores políticos” que, le financian estudios y viajes, le estimulan y manipulan el ego y le prometen cargos a los que aspira y nunca tendrá. Sus afinidades ideológicas con ellos lo conducen a defender los intereses del establishment.  

No ignoro que, en unión de sus “seguidores” se empeñara en negar que recibe dinero de cualquier entidad extranjera y exigirá pruebas.

Recordemos que, se negaban a reconocer que El Toque le pagaba  unos 600 a 700 Euros mensuales por su “colaboración” (se sabe en que consistía). Fue necesario confrontarlo públicamente con esa verdad para que a regañadientes  la aceptara.

En esta ocasión esperemos que haya aprendido de esa experiencia y comprenda que, no se puede engañar a todos, todo el tiempo y no aguarde a que alguien lo haga por él y explique:

¿De dónde  salió el dinero para adquirir la costosa propiedad que ahora tiene, para financiar sus estudios, los viajes de placer por países del área y los  periplos por otros lejanos?

Para ayudarlo un poco a organizar su respuesta, le sugiero tomar en cuenta los siguientes elementos:

Proceso para la obtención de la “beca” en la Universidad de Columbia, iniciativa propia o del alto centro de estudios. ¿Quiénes y en que monto lo han financiado? Mencionar las fundaciones, embajadas, instituciones o “personas naturales” que lo pueden haber hecho.

Como suele tener mala memoria en estos casos, acepto que el monto total lo sitúe dentro de un rango, por ejemplo, (entre 70 mil y 150 mil USD).

Dejo este tema escabroso para él, para continuar analizando su comportamiento mediático actual. Veamos.       

Define eufemísticamente a plataformas de líneas editoriales abiertamente anticubanas y hostiles como  ADN Cuba, CiberCuba y Diario de Cuba, como medios de agenda opositora.

Increíblemente ignora  la falta de ética de estos, su total desapego de la verdad, sus incitaciones al odio entre cubanos y a la realización de acciones violentas, su degradante  apoyo y exaltación a las profanaciones de los bustos de José Martí. Con respecto a esto último toca fondo al calificar sin comillas, de símbolos de la oposición a los infames que cometieron estos actos.

Llama a la emigración cubana radicada en La Florida, exilio.

Según el diccionario, exilio significa, “abandono forzoso o voluntario de la patria por motivos generalmente políticos”. Vende la imagen que los gobiernos del país que lo cobija y la extrema derecha cubanoamericana asentada en él, han querido construir  de esa emigración, politizándola.

Desconoce supinamente la historia y los resultados de estudios  serios que, definen las motivaciones de la primera oleada migratoria posterior al triunfo de la Revolución  como específica de ese momento histórico, diferente a las que posteriormente han predominado.

La diferencia no solo radica en las motivaciones, sino también en su composición. El flujo migratorio inicial (tomando como referencia el triunfo revolucionario de 1959) lo integraron principalmente representantes de las clases altas, profesionales, y comerciales de la sociedad cubana. Entre ellos muchos criminales batistianos que buscaron el amparo estadunidense para evadir la justicia revolucionaria.

Los más por temor a la pérdida de sus privilegios y al daño de sus intereses. Intereses de clase que, no coincidían con los del pueblo que llegaba verdaderamente por primera vez al poder.

La evolución posterior del flujo migratorio señala que, las motivaciones económicas y de reunificación familiar han predominado por encima de cualquier otra. Evidentemente la composición no es la misma. Los que se declaran perseguidos políticos (por conveniencia) que son una ínfima minoría, entran y salen de Cuba sin ser molestados.   

Obvia o trata de esconder como el gobierno norteamericano ha utilizado como arma política contra la Revolución la emigración cubana, estimulándola con leyes como la de Ajuste Cubano y políticas como la de pies secos, pies mojados.

Pretende legitimar de esa forma la deleznable acción de la derecha miamense que, durante décadas ha usurpado la voz de la comunidad cubana asentada en esa ciudad, haciéndola aparecer como enemiga de la Revolución; tergiversando  los  verdaderos sentimientos de la mayoría de sus integrantes que desean relaciones normales con su patria.

Reproduce las mismas falacias de los enemigos de su pueblo.

Con un discurso manipulador  plantea que, el gobierno cubano al que califica de autoritario ha apelado al enemigo como recurso de unidad nacional. Es a la inversa, ante la agresividad de ese enemigo llamado  Estados Unidos, Cuba ha tenido que fortalecer la unidad de su pueblo para evitar la destrucción de la Revolución y su desaparición como nación independiente. Lo que expresa, está encaminado a deslegitimar el llamado a la unidad y hacerlo aparecer como un instrumento de freno de la voluntad popular.

Dice que, “una cosa es reconocer a un adversario y otra es la histeria promovida por los becarios del pensamiento oficial”.

La frase “becarios del pensamiento oficial” que descontextualiza, parafrasea a  capricho y mal utiliza, se la roba  al Che, El guerrillero heroico en su magistral escrito, “El socialismo y el hombre en Cuba”, al reflexionar sobre el papel de los intelectuales, plantea, “No debemos crear asalariados dóciles al pensamiento oficial ni «becarios» que vivan al amparo del presupuesto…”

Entonces el becario del pensamiento de las elites que gobiernan el imperio, asalariado dócil y servil de ellas, que vive del dinero que estas destinan a tratar de destruir el proyecto social de cuyas bondades se benefició, y que infamemente se presta a ese vil propósito, acusa de ser como él, a los que, fieles a su patria, con dignidad defienden por propio convencimiento, las ideas y valores del socialismo próspero y sostenible que soñamos alcanzar. Es indignante tanto cinismo.

Por otra parte nunca la histeria que, según la literatura especializada es un estado de intensa excitación nerviosa en el que se producen reacciones exageradas, ha caracterizado los estados de ánimos del pueblo cubano o sus dirigentes. Por el contrario, frente a las reiteradas agresiones imperiales y los momentos de extremo peligro para la patria, la paciencia, serenidad y mesura en la respuesta es lo que ha distinguido su comportamiento.

Parafraseando a Eva Golinger, esta pequeña isla de 11 millones de personas en medio del mar Caribe, por su resistencia heroica y su dignidad es la que sí ha sido una fuente de angustia, rabia y furia para Washington.

Tiene el catalejo al revés el ilustre “analista”.

Convierte a Obama en su paradigma de presidente. Narra su visita a Cuba despojándola de toda pretensión y manifestación de política imperial, mendazmente la presenta revestida de unos  buenos propósitos que jamás tuvo. Él lo sabe. Pero como dije, debe hacer la tarea.

Repite las ideas esenciales expresadas por el presidente norteamericano durante su visita a Cuba, olvidar la historia, cambios hacia una democracia al estilo de la estadunidense  y culpar a las dos partes por igual del diferendo entre los dos países.

Fidel en su reflexión “El hermano Obama”  pone al descubierto toda la hipocresía que encerraban las palabras almibaradas como las definió, del “ilustre visitante” que, pretendió dar lecciones de democracia y derechos humanos (por supuesto al estilo de USA), utilizando la táctica del roedor, morder y soplar para que la víctima no sienta la mordida.

Vale recordar que desde el mismo 17 de diciembre del 2014, cuando fue anunciado el restablecimiento de las relaciones diplomáticas entre Cuba y EE.UU., las autoridades norteamericanas en varias ocasiones y de diferentes maneras expresaron claramente que cambian los métodos, pero no los objetivos.

En la directiva presidencial firmada por Barack Obama sobre la política hacia Cuba, se expresa, “…estamos, (…) promocionando valores que apoyamos en todo el mundo”; sencillo, estaban tratando de llevarnos a un sistema similar al de EE.UU., lo que en la práctica significaría la destrucción de nuestros valores y de la Revolución.  Casi nada.

Para él, lo cito, “El fantasma de la visita de Obama persigue a los ideólogos cubanos”. Su capacidad de abstracción de la realidad es sorprendente. Sin entrar a teorizar innecesariamente, la respuesta está en, ¿qué pasó luego de la visita de Obama?, nada relevante.

Es cierto que algunos desde plataformas surgidas para la ocasión o que corrieron a cambiar sus líneas editoriales para ponerse a tono con ella, comenzaron a alabar las “palabras almibaradas” del presidente estadunidense y se ilusionaron pensando que, tendrían el poder de confundir al pueblo cubano y llevarlo a destruir su Revolución.

Pero nada cambió en el sentido que deseaban y hoy nostálgicos, frustrados y acongojados hacen pucheros por su sueño perdido.  

Tan enajenado está de la realidad que, se inventa fantasmas, sin percatarse que al lado suyo un Fidel real con sus ideas trae de cabezas a los ideólogos del imperio, dice Eva Golinger que, el establishment político estadounidense no puede dejar de pensar en él y que los tiene locos. Es que, el prestigio y la influencia de Fidel surgen del ejemplo de su vida, signada por la dignidad, la  honestidad, la austeridad, la coherencia y una ética a toda prueba. Lo que prometió cumplió, nunca hizo lo contrario de lo que dijo, se sacrificó primero antes de pedir sacrificio, pensó en los demás antes que en él. Un verdadero paradigma de las ideas más avanzadas y justas que pueda haber concebido el género humano.

Debería avergonzarse de andar tras un fantasma, teniendo en su patria un gigante como Fidel que si es digno de seguir e imitar y que para nada es un fantasma.

Su patológica inclinación a manipular lo lleva a expresar, lo cito, “…ya en Cuba se menciona poco el discurso de Fidel Castro donde anunciaba que la destrucción del socialismo vendría de adentro”. Falso, Fidel nunca anunció la destrucción del socialismo, lo que sí dijo fue, “Este país puede autodestruirse por sí mismo; esta Revolución puede destruirse, los que no pueden destruirla hoy son ellos; nosotros sí, nosotros podemos destruirla, y sería culpa nuestra”. La expresión de Fidel no tiene el sentido de inexorabilidad que el “analista” trata de darle. Es una alerta para los revolucionarios, no una sentencia de muerte para el socialismo en Cuba.

Las cualidades histriónicas del “compañero” son innegables, recuerdo su “apasionado reclamo” de su “derecho” a pertenecer  al  PCC, el mismo partido del que  ahora despotrica y cuestiona su papel como fuerza política dirigente superior de la sociedad y del Estado.

Para hacer más paradójica su conducta,  hoy, por dicho y actuación es un miembro más del Partido Demócrata de Norteamérica y como para no dejar lugar a las dudas sobre su filiación política, se ha enrolado voluntariamente en la campaña electoral de Bernie Sanders (cariñosamente, Bernie para él), del que pondera sus “virtudes” y presenta como víctima del supuesto dogmatismo de los que él denomina como, ideólogos radicales.

¿Bipolar?, no hombre, no, unipolar sí.

No especulo al hacer las afirmaciones anteriores, basta ver como  la emprende contra el Granma y un prestigioso intelectual por publicar un artículo exponiendo  entre otras verdades que, Bernie Sanders hará lo que los rectores del imperio le permitan o le ordenen hacer.

En consonancia con esta acertada valoración, el reconocido lingüista y analista político estadounidense Noam Chomsky ha manifestado, “…en nuestro sistema de elecciones compradas, apenas si tiene alguna posibilidad de ir más allá de las primarias, e incluso si por algún milagro fuere elegido no podría hacer nada, al faltarle representantes en el Congreso, gobernadores, etc…”

No creo necesario abundar más sobre el tema. Demasiados grandes Chomsky y Luis Toledo Sande (autor del artículo que despertó la ira del “demócrata”) para contrincante tan insignificante.

Por demás no son inusuales sus ataques al mencionado medio de prensa. Según él no lo lee nadie, pero paradójicamente reclama publicar en el mismo y envidia a Toledo Sande por tener esa oportunidad. Dice que está fuera del alcance de la mayoría de los “cubanos expertos en relaciones internacionales”. Aunque no define a quienes se refiere, al considerarse evidentemente dentro de ellos, ya sabemos de quienes se trata.  Pobre egocéntrico.

En conclusión va contra su propio pueblo.

Pueblo noble al que, los que admira y rinde culto, han obligado a enormes sacrificios e impuesto grandes carencias y dificultades por negarse a ponerse de rodillas, el que aun en medio de las circunstancias más adversas le garantizó crecer y desarrollarse en un clima de seguridad y tranquilidad social, y que al igual que a millones de cubanos, proveyó de educación y atención médica gratuita. No esforzarse por retribuir tanto bien y pagar con traición es propio de seres despreciables.              

Situándose en el lado equivocado de la historia está escribiendo su epitafio moral y político.

Llegará  el día en que, lo echarán a un lado como hollejo estrujado, al igual que ya han hecho con otros, porque el imperio  paga a los traidores pero los desecha y desprecia cuando ya no les sirven.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.