Cuba-EEUU: Conocidas presiones originan “desconocidas” lesiones en cerebros canadienses

Cuba-EEUU: Conocidas presiones originan “desconocidas” lesiones en cerebros canadienses

Por: Marco Velázquez Cristo.

Vuelven los supuestos “ataques” de origen desconocidos a ser noticia, esta vez es Canadá quien los trae a colación, con su decisión de retirar a los familiares de sus diplomáticos en La Habana, cambiando el status de su embajada a “puesto no acompañado”, siguiendo el proceder de sus vecinos norteamericanos. Los medios obedientemente ya rearmaron su show.

La actuación de Ottawa en el desarrollo de este caso ha sido ambigua y contradictoria. En el momento pico del mismo dijeron que no realizarían ninguna alerta a sus ciudadanos para que no viajaran a la isla, pero la decisión que han adoptado ahora de manera inesperada e inexplicable de retirar las familias de sus funcionarios, envía el mismo mensaje a estos que habría trasladado una alerta, el de inseguridad y peligro supuestamente existente en la isla, ¿Es esa la intención?. Al unísono aseguran que no hay pruebas que sugieran que los canadienses corran riesgos en Cuba. Más paradójica no puede ser su postura.

La incoherencia del discurso del gobierno de ese país responde en mi opinión, a que intenta conciliar o preservar sus propios intereses en sus relaciones con Cuba y algo de dignidad, a la vez que busca complacer a Washington que lo presiona tras los telones.

Estados Unidos eligió a Canadá para que los acompañara en este montaje, entre otras cosas por:

El histórico apoyo (podría decirse subordinación) de Canadá a ellos, en sus contiendas diplomáticas y aventuras bélicas, en estas últimas en el siglo XX excepto en las de Viet Nam e Iraq, en el resto han sido sus aliados.

Canadá está acostumbrada a obedecer a extranjeros, no olvidar que es miembro de la Mancomunidad de Naciones, tiene un sistema de monarquía parlamentaria en el cual los monarcas de sucesión hereditaria británicos son también sus soberanos y por lo tanto sus Jefes de Estado. Adicionalmente al habito de decir “yes Sir” que esa condición les ha creado, la misma abre otra vía por la que pueden ser presionados.

Ser uno de los principales socios comerciales de Cuba y también de los primeros emisores de turismo hacia la isla, importante factor. De afectar los supuestos “ataques” las relaciones entre ambos estados y crear preocupación e incertidumbre entre los turistas y empresarios canadienses, se podría reducir el flujo de los primeros y la participación en negocios con Cuba de los segundos, lo que  causaría un importante daño a la economía de la isla.

Por otra parte, la relación comercial global entre Estados Unidos y Canadá es considerada como una de las más importantes del mundo, ambos países son los primeros socios comerciales del otro.

Además, Canadá cada año le vende alrededor de $70.000 millones de dólares en combustibles minerales, su mayor producto de exportación a Estados Unidos, sin dudas un importante ingreso para su economía. Asimismo, complacer a Trump para el que los daños medioambientales carecen de relevancia, es beneficioso para ellos, pues les da mayor libertad para desarrollar la infraestructura de energía, sin que su vecino proteste.

Ya está claro el por qué de la elección de Canadá y los motivos de esta para aceptar el papel de coprotagonista de esta operación en la que los servicios secretos de ambos países han actuado de forma coordinada, solo falta por incluir su afinidad ideológica con él protagonista y su falta de dignidad.

Pero, ¿Por qué los Estados Unidos escogen este momento para ordenarle a su vecino que actúe como lo ha hecho?

Según lo publicado y la cautela de sus mandos militares a la hora de evaluar los resultados en la agresión a Siria, fracasaron, 71 de los 103 misiles que lanzaron de conjunto con Reino Unido y Francia fueron derribados, algunos desviados de su curso, por unos sistemas antiaéreos que no son de los más modernos y para remate fabricados por su archienemigo, Rusia, algo humillante para el imperio, que incrementa su agresividad.

En este escenario transcurrió la VIII Cumbre de las Américas, en la que pensaron desarrollar un plan diseñado con bastante antelación cuyo principal objetivo era mediante el descredito excluir a Venezuela y sentar a Cuba en el banquillo de los acusados, disminuyendo su capacidad de influencia y respuesta a las ultrajantes acciones que tenían previsto desarrollar de conjunto con sus vasallos, a los que soñaban sentar en el lugar que les correspondía a los genuinos representantes de nuestro pueblo. Pero todo les salió al revés y fueron derrotados.

Los mercenarios que intentaron presentar como representantes de la sociedad civil cubana, fueron desenmascarados, silenciados y obligados a salir por la puerta trasera como ratas en estampida, las provocaciones que habían previsto realizar con su utilización fracasaron.

El Vicepresidente Mike Pence pretendió hacer control de daños y llevado por la arrogancia imperial realizó una intervención cargada de mentiras, diatribas y amenazas contra Cuba y Venezuela,  pero encontró la digna, valiente, firme  y argumentada respuesta del canciller cubano, que no solo desmontó cada una de sus falacias, sino que también descalificó a la superpotencia para erigirse en juez de nuestros pueblos, dejando en ridículo y sin respuestas al representante del imperio, que al igual que sus marionetas abandono el enclave derrotado.

Fue, en un nuevo abril un nuevo Girón, que debe estarle doliendo mucho al imperio, que ya venía con el orgullo herido del ataque a Siria.

Esa victoria de Cuba es el motivo por el cual obligaron a su sempiterno aliado a anunciar el retiro de los familiares de sus diplomáticos, como una especie de respuesta castigo a la posición de principios de nuestra patria.

No tenían muchas variantes para dar salida a su odio y frustración, por eso utilizaron, la que más rápido y fácil podían implementar. Pero no se puede ser ingenuo, y aunque no tienen el más mínimo asidero para justificar una agresión militar contra Cuba, si pueden presionar a sus aliados y satélites para que los secunden en este montaje con acciones como la de Canadá o los apoyen en el intento de deslegitimar al nuevo gobierno que asumirá la dirección del país próximamente.

Antes de finalizar una precisión:

Según CBC News  un nuevo informe de un especialista médico canadiense plantea la posibilidad de que algunos de los canadienses hayan experimentado un “nuevo tipo de posible lesión cerebral adquirida (…) Un alto funcionario del gobierno dijo que esta lesión es nueva para la ciencia”.

Esto que coincide con la versión norteamericana, ya fue respondido por el grupo de expertos cubanos que participan en la investigación, los que aseveraron que, es pretencioso adjudicarse el descubrimiento de una nueva enfermedad cuando todavía no se han agotado todas las opciones investigativas, significando que, los síntomas y los signos descritos pueden ser perfectamente enmarcados en una enfermedad conocida no obstante no se haya determinado.

El gobierno de Canadá cargará con el deshonroso peso de haber servido de instrumento en una agresión más contra Cuba.

Ninguna mentira o manipulación quedara sin respuesta.