Cuba: Las “preocupaciones” de Humberto Pérez

Por: Marco Velázquez Cristo.

La evolución de los artículos de Humberto Pérez González comenzó sorprendiéndome por la forma en que sus textos se articulaban cada vez con mayor claridad con las líneas de mensajes de las plataformas que pugnan por reinstaurar el capitalismo en Cuba. Finalmente terminé comprendiendo que su autor había pasado a engrosar las filas de los “nuevos revolucionarios”. Esos que, hipócritamente dicen “defender” la Revolución y no dormir “preocupados” por ella, mientras la atacan y cual roedores incansables tratan de erosionar sus bases.

Su última “creación” literaria publicada en Segunda Cita bajo el título de, “¿Se tratará realmente de un plan del enemigo inteligentemente concebido y ejecutado por posibles agentes internos y con el apoyo de nuestra burocracia incapaz y negligente?”, es una muestra fehaciente de ese cambio que se ha operado en Pérez González.

El propio encabezado lo hace evidente, en el cual la sugerencia de que la mano enemiga pudiera estar detrás de determinadas situaciones que posteriormente abordará tiene el propósito de decir de forma indirecta que el Estado está actuando de manera equivocada, favoreciendo los intereses de nuestros enemigos, a la vez que intenta desautorizar a los que hoy toman las decisiones, de ahí los calificativos que les indilga.

Las cuestiones que aparentemente lo “preocupan” las cuales interrelaciona sin ningún sustento para justificar su “inquietud”, ya han sido resueltas parcial o totalmente, explicadas o conocidas sus causas y en la actualidad no tienen el impacto que les atribuye.

Todo lo anterior unido a la forma manipuladora en que las aborda demuestra que no es la preocupación la que lo mueve a escribir sobre ellas, sino la malsana intención de utilizarlas en función de espurios intereses que van aflorando en la medida en que se avanza en la lectura de su texto.

Observemos como refleja sus “preocupaciones”

“El descalabro del transporte privado en la capital con un plan absurdo incapaz de suplir el vacío dejado por los particulares”. La palabra descalabro es sinónimo de desgracia, fracaso, revés etc. En esencia nos describe un panorama apocalíptico que no se corresponde con la realidad.

Es cierto que inicialmente disminuyó la presencia del transporte privado en las calles, pero nunca llegó al extremo de desaparecer y hoy ya no se aprecia ninguna ausencia del mismo. Absurdo hubiese sido dejar que la situación de desorden existente en su operatoria continuara con las consiguientes afectaciones al pueblo y al Estado.

“La falta de harina de trigo para el pan, las galletas, panetelas y las pizzas, el alimento popular ligero de mayor consumo”. Hubo un déficit de harina cuyas causas fueron explicadas, ya prácticamente superado, aunque aún no se han alcanzado los niveles óptimos de abastecimiento de este producto en todas las zonas de la capital. Conmueve su “altruismo”.

“Confusión en el medio artístico con un decreto que establece, creativamente, el cargo de inspector de artes y letras”. Confusión es sinónimo de: Anarquía, caos, desorden, etc. En ningún momento se llegó a esos extremos. Los inquietos no son la mayoría de los artistas y los directivos del sector han estado reuniéndose con ellos y explicándoles los verdaderos objetivos del Decreto que en esencia está dirigido a proteger nuestra cultura.

“Limitación en la distribución de huevos, la fuente de proteínas más al alcance de toda la población”. Los huevos que se entregan por la libreta no están afectados y adicionalmente se entregan 5 huevos más por persona y se restablece paulatinamente el suministro liberado de los mismos.

El obvia la realidad sobre estas cuestiones porque necesita argumentos para conformar un ficticio escenario de caos, generado por supuestas negligencias y medidas irracionales del Estado diseñadas por funcionarios que considera incapaces y negligentes. Por eso el calificativo de absurdo que le da al plan de reordenamiento del transporte privado y la forma irónica y despectiva con la cual se refiere al Decreto 349.

No se puede interpretar de otra manera un análisis en el que la objetividad está ausente y que parte de un título mal intencionado. La forma en que lo culmina añade nuevos elementos que reafirman este criterio. Veamos.

En el éxtasis de la sandez dice: ¿No se tratará de un plan de la CIA dirigido a sabotear el trabajo del nuevo Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros, quien se esfuerza por atender las necesidades y la opinión popular y poner fin a la anarquía de la burocracia insensible, inepta y corrupta?

La mención a la CIA tiene la finalidad de reforzar lo que sugiere en el título de su artículo, a lo cual ya nos referimos. Pero hay otras intenciones ocultas. El mensaje subliminal que encierra es que, lo que él califica de burocracia insensible, inepta y corrupta está saboteando la labor del compañero Miguel Díaz Canel que la está combatiendo. Así, mientras lanza un guiño hipócrita a nuestro presidente, aprovecha para fomentar la idea de que este se encuentra aislado y el gobierno dividido. Pero deseos Humberto Pérez no son realidades.

Denigra y difama de todos los funcionarios del aparato estatal. Eso es un delito.

Adicionalmente vale preguntarse: ¿Tiene Humberto autoridad moral para erigirse en juez del Estado y de sus funcionarios?

Recordémosles algunas cosas.

Fidel en la clausura de la sesión diferida del Tercer Congreso del Partido, el 2 de diciembre de 1986 .

Ya se venían discutiendo desde la base las cuestiones relacionadas con la aplicación del Sistema de Dirección y Planificación de la Economía; (…) con el caos que llegó a crearse en lo relacionado con la vinculación, las normas, cumplimiento y sobrecumplimiento; el método de utilizar el dinero como el remedio a todos los problemas, política de corrupción y (…) de engaño a la gente.

¿Cómo íbamos a resolver nosotros los problemas de la producción material y del desarrollo del país? Aparentemente, (…)disfrazando a un individuo de capitalista íbamos a lograr una producción eficiente en la fábrica, y empezamos a jugar al capitalismo.

A nuestro hombre disfrazado de capitalista (…) al final poco le importaba que fuera rentable la empresa o la fábrica, si el Estado (…) se hacía cargo de todos sus déficits. (…) el problema de la irrentabilidad se generalizó (…).

¿Quién fue el Ministro Presidente entre 1976 y 1985 de la Junta Central de Planificación (JUCEPLAN) equivalente al actual Ministerio de Economía y Planificación?, Humberto Pérez.

Si bajo su mandato en la economía cubana se generó caos, se aplicó una política de corrupción, la irrentabilidad de las empresas se generalizó y surgieron distorsiones que, llevaron a Fidel a plantear que habíamos empezado a jugar al capitalismo. ¿No le parece a Pérez que está predicando en calzoncillos? Con ello no le estoy atribuyendo toda la responsabilidad de esa situación, pero indudablemente por el cargo que ostentaba si tiene una alta cuota de ella.

Evidentemente en él se ha operado un proceso de deterioro político ideológico que ha concluido destruyendo sus valores éticos morales convirtiéndolo en un simulador.

Tal vez pudiera parecer demasiado duro el calificativo, pero de que otra forma se puede definir a quien se comporta de la manera que hemos descrito y a la vez se declara fidelista. En realidad, eso va más allá de una simulación es una ofensa a Fidel porque la conducta de Humberto Pérez constituye la antítesis del proceder del líder histórico de la revolución cubana, de sus valores, virtudes y de su lealtad a los principios, al pueblo y a sus compañeros de lucha.

En su última etapa el ex Ministro Presidente de la JUCEPLAN parece agitar sus manos al aire tratando de llamar la atención de quienes nos adversan para granjearse sus simpatías y no digo su perdón porque bastantes errores cometió cuando dirigió la economía, algo que le deben estar agradeciendo profundamente nuestros vecinos de enfrente.

Los artículos que hoy reparte Humberto Pérez por la internet son como sobres llenos de nocividad, él sabe que van cargados de ella, no puede alegar inocencia. De todas formas, le recomiendo que siempre que reparta sobres revise lo que llevan dentro y le recuerdo que, Cuba no es Alejandría donde un incendio destruyó todo el patrimonio bibliográfico que atesoraba su famosa biblioteca

Un comentario en “Cuba: Las “preocupaciones” de Humberto Pérez

  1. Todo es creíble. La dialéctica lo demuestra. Los que hoy son, mañana no serán o por lo menos serán diferentes; pero el que fue y ya hoy no es o simplemente es diferente derecho no tiene de inducir a otros a través de callada complicidad. El señor Humberto, Combatiente del Ejército Rebelde. Dr. en Ciencias Económicas según Cubadebate, aparenta tener el indicador hacia la izquierda pero ha doblado simplemente hacia la derecha.
    Viví intensamente todas las políticas económicas en el período que este sujeto fue Ministro . Parece que se le olvidó que la Revolución Cubana triunfó en el año 1959; que fue Combatiente del Ejército Rebelde.
    Desmotiva ver que el mensaje que trasmitió en el blog Segunda Sita no aporta nada a la nación, aunque y pidiendo perdón aporta desidia, desunión, intrigas, falsedades.
    Creo que en vez de hincar la herida de la verdad para hacer que duela más, como Dr debía aportar soluciones económicas a su Cuba, la Cuba de Fidel a quien según el en el Acróstico a Fidel escribió: Fuerte y bravío en la guerra,/ Inmenso y noble en la paz,/ Dios esparciendo solaz/ En los pobres de la tierra.-/ Labrador para el futuro.
    Tal vez no haya harina, huevos, transporte, pero en Cuba hay DIGNIDAD, algo que este señor no tiene.
    Marcos usted dice que “en el éxtasis de la sandez” habla este indigno de CIA, de lo interno, el no está extasiado, está simplemente drogado por la mentira.
    Estoy seguro que seguidores de sus blasfemias tendrá pero los más seguimos amando lo que tenemos, que no es mucho, pero es nuestro: LIBERTAD.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.