Cuba: No son tiempos de hombres canijos

Por: Marco Velázquez Cristo.

Desde los mismos inicios de la Revolución no han faltado los que se refocilan haciendo pronósticos sobre el tiempo que según su “iluminado” entender le queda a la misma. No hace mucho un “ilustrado” académico pronosticaba su fin, y ahora, otro que se considera con una inteligencia superior  presagia  que, “el tiempo se nos acabó”.

Todos estos personajes me hacen recordar a uno que se hizo popular en Miami por siempre estar instando a hacer las maletas por la inminente caída de la Revolución y como estos vaticinios nunca se cumplieron terminó recibiendo el mote de “Maleta”. Los émulos de “Maleta” falsos profetas del Apocalipsis pretenden atemorizar a la dirección del país creando un escenario virtual en el cual supuestamente si no se hace lo que ellos proponen la Revolución se vendrá abajo.

Hace unos días Esteban Morales increíblemente culpaba de  la escalada en la política de hostilidad de la administración norteamericana hacia Cuba, al gobierno de la isla por alertar de las dificultades que afrontaremos, al tornado que nos afectó, al último accidente de aviación y a los del tránsito, para terminar sin percatarse inculpándose a sí mismo al situar dentro de estos factores lo cito, “…las múltiples críticas que internamente se escuchan sobre la necesidad de variar el rumbo de la política económica…”; faltándole por decir que de estas es uno de sus mayores abanderados.

Paradójicamente concluía, “…No nos queda más remedio que informar y alertar al pueblo de las dificultades, que ya están o se aproximan aún más…”

O nuestro académico comienza a ser presa de demencia senil o está actuando de muy mala fe, no solo por las contradicciones en que incurre o por lo absurdo de su análisis, sino también porque hasta el más humilde cubano sabe que, el acrecentamiento de las dificultades se debe al incremento de la agresividad y por ende del daño que causan  las medidas que el gobierno norteamericano aplica contra Cuba.

Ante esa situación  la dirección del país ha alertado al pueblo de sus ineludibles efectos negativos sobre nuestra economía; pero no con el tono pesimista y desmovilizador que lo hace Morales, sino transmitiendo confianza en que seremos capaces de vencer los obstáculos y dificultades que nos imponga el enemigo y la naturaleza, convocando a superar nuestros propios errores, a luchar, a no rendirnos.

Esteban acusa al gobierno de estar aplicando medidas nerviosas, cuando  en realidad es él quien aparenta estar muy alterado y hasta algo asustado, veamos lo que dice: “El tiempo ya se acabó (…) o sobrepasamos exitosamente la coyuntura en que nos encontramos, o no vamos a sobrevivir para contar la historia”. Sin comentarios.

Al parecer los gruñidos, amenazas y zarpazos de la fiera imperial han hecho efecto en la psiquis del académico nublando su entendimiento. Aunque hay otras cosas que también emite nuestro molesto vecino del norte que igualmente influyen en el razonamiento de algunos.

El tiempo que se acabó fue el de hacer equilibrismos políticos, el de donde dije digo, digo Diego, el de hacerle el juego a los planes enemigos fingiendo defender la Revolución, el de las indefiniciones, el de las perretas en la internet abusando de nombres y títulos para intentar imponer criterios  y ganar en protagonismos.

Son tiempos de unidad, de lucha y sacrificio que, demandan de hombres de  fe inquebrantable  en la victoria, no de débiles  agoreros del miedo.

Con Fidel le digo Esteban, “…tengo la seguridad de que hay reservas en el pueblo, hay reservas en nuestro país, hay posibilidades en nuestro país de soportar todo eso, e incluso seguir avanzando. (Fidel 6 de agosto de 1995

2 comentarios en “Cuba: No son tiempos de hombres canijos

  1. ..» los que no tienen fe en su pueblo son hombres de siete meses…Los flojos respeten, los grandes adelante, esto es tarea de grandes»
    Este «politólogo», desde que andaba en biclicleta… quiso ser abanderado de» ideas liberales» ahora las ideas se visten del lenguaje imperial….

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.