Cuba: ¿Qué sería de ti si los nuevos revolucionarios llegaran al poder?

Por: Marco Velázquez Cristo.

Los analistas de la realidad cubana que lanzan sus dardos envenados desde los sitios “independientes o alternativos” padecen de una enfermedad que se anida en la mente de los que llegan a ostentar poder sin tener una ética que impida que esta se desarrolle, se le conoce como Síndrome de Hubris y la persona que la sufre se caracteriza por: prepotente, tener ideas fijas preconcebidas, rechazar posturas que no sean afines a sus ideas, conducta narcisista, incapaz de cambiar de conducta, así como por un ego desmedido. ¿Díganme si no son así?, ¿Qué pasaría si llegaran al poder, si ya están enfermos sin tenerlo?

Vamos a darles cargos en una Cuba imposible a varios de ellos. 

Ministro de Economía y Planificación Pedro Monreal, Primer Viceministro Humberto Pérez, Charles Romero asesor.

Monreal todos sabemos que no soporta que lo contradigan y que considera al que tenga menos de 10 títulos académicos como un ignorante. De inmediato le quitaría el apellido al Ministerio, cero planificación. Arrancaría sus tres hélices para desestabilizar la economía cubana y nos llevaría para los arrecifes del neoliberalismo. Acabaría con la lentitud en los cambios, todo rápido directo al abismo. quien le lleve la contraria lo expulsa de su ministerio. Su lema, “Con el neoliberalismo hacia una nueva neocolonia”.

Humberto Pérez hombre “coherente” capaz de involucionar de un pensamiento socialista a aceptar el neoliberalismo de su ídolo. Pasó de recomendar los manuales de Nikitin y de introducírselo a la cañona en la cabeza a muchos en su época de Presidente de la JUCEPLAN, a leer con fruición “Explanation in Geogrpahy” una de las publicaciones más famosas y representativas del neoliberalismo, obra de uno de los principales exponentes de este, el inglés Kent Gillingham. Tiene tanta confianza en Monreal que le da las quejas de lo que se dice en las redes contradiciéndolo. Su lema, “Incoherencia para vivir bien”.

Charles Romero los asesoraría para que no cometieran los “errores” de la dirección histórica de la Revolución que conllevaron a que esta todavía exista a pesar del derrumbe del campo socialista, la desaparición de la URSS y el bloqueo de EE.UU. Su lema, “Vivir del cuento es la mejor manera de vivir”.

Ministro de Relaciones Exteriores, Carlos Alzugaray, orientaría la política exterior de acuerdo al principio de hacer lo que nos exijan, limar las diferencias echándonos la culpa de los desencuentros y pedir perdón por defendernos, su lema, “Sin dignidad pero sin problemas”.

Ministro de cultura, Luis Alberto García, se acabarían las perretas y las histerias de algunos dentro de ese sector. Su pensamiento es bien conocido, cero regulaciones todo es válido. Bajo su “acertada” dirección ese sector alcanzaría los mayores niveles de vulgaridad, depravación y servilismo a los que pongan el dinero, en fin, tendríamos una cultura de lo inculto. Su lema, “La cultura debe besarse con cualquier tendencia no importa que la manoseen todo es permitido en el arte”.

Ministro de Justicia, Julio Fernández Estrada, asesor su tocayo Julio Cesar Guanche. Su primera acción sería presentar una iniciativa para transformar la constitución y reordenar el estado de acuerdo al concepto de “Estado de Derecho” occidental un sueño largamente acariciado por ellos y que acabaría con el socialismo. Naturalmente su propuesta la colegiarían con Pedro Monreal para que todo encaje como ahora hacen en el mundo virtual. Su lema, “La concepción del derecho se subordina al dinero que le paguen al que la elabora”.

Ministra de Educación Alina López Hernández con ella tendríamos garantizado que nuestros estudiantes terminen confundiendo a los bolcheviques con los girondinos, a Cervantes con Goethe y al socialismo con el capitalismo tal es la claridad de su pensamiento. Muy importante, sería expulsado de las aulas al que se le ocurra usar una palabra que no esté en el diccionario o criticar a Trotsky. Su primera acción sería destupir los cables que trasmiten la información hacia Matanzas, para que sus coterráneos se enteren de lo que escribe. Su lema, “Textos encriptados confusión segura”.

Ministerio de Comercio Exterior y la Inversión Extranjera, Miguel Alejandro Hayes, “compañero” que con la neblina del pasado y el subdesarrollo irresponsable que tiene en su cerebro, de inmediato abriría las puertas a la inversión extranjera sin importar si el dinero proviene del narcotráfico, es robado o la firma con la que negocia no existe. Lograría que estuviéramos representados en escándalos como el de Odebrecht y con algunas páginas propias en los Panamá Paper. Su lema, “Critica la desigualdad para que nadie advierta que luchas por ella”

Ministro de Finanzas y Precios, Esteban Morales cuya preparación profesional no impide los bandazos de sus ideas, las oscilaciones de las cuales se pudieran comparar con los vaivenes de los muñecos de los niños a los que se les suele llamar, “Dominguin”, característica que se reflejaría en las finanzas y los precios hasta conducirnos a la bancarrota. Tiene un hándicap, si el resto del ministerio no hace lo que él dice se puede desatar un problema de incalculables consecuencias. Su lema, “El Alzheimer lo resuelve todo”.

No voy a continuar dando cargos por ahora, espero que no empiecen a publicarse unos a otros intimidades y cuestiones personales para quitar competidores del medio mediante descalificaciones y otras miserias humanas. Si algo de eso ocurre no nos echen la culpa a nosotros, que solo quisimos que aunque fuera por un instante se sintieran realizados.

Hablando en serio.

Naturalmente que ninguno de estos personajes nunca llegará a uno de esos puestos, mi intención al ubicarlos en ellos no ha tenido como motivación la burla, sino ilustrar hacia donde nos conducirían sus “brillantes” ideas.

Nota: En este post me tomé más licencias que las acostumbradas en cuanto a la ubicación de los puntos, las comas, etc.

Un comentario en “Cuba: ¿Qué sería de ti si los nuevos revolucionarios llegaran al poder?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.