CUBA vs EE.UU. VENCEREMOS AL BLOQUEO Y A LOS QUE CALLAN FRENTE A EL.

Por: Marco Velázquez Cristo.

Pronto nuestro país librará una nueva batalla diplomática contra el criminal bloqueo económico, comercial y financiero que EE.UU. mantiene contra Cuba. Desde los más alejados rincones del mundo nos llegan mensajes de apoyo y aliento. Paradójicamente y aunque la patria no los necesita los “nuevos revolucionarios” callan, su falso discurso en “favor” de nuestro proyecto social no incluye este tema y cuando forzados por las circunstancias lo mencionan se cuidan de no despertar la ira de quienes por diversas vías les hacen llegar el dinero para que traicionen a su patria.

Su “diverso pensamiento” no considera el bloqueo como el principal obstáculo para nuestro desarrollo, sino al gobierno que según su criterio teme dar mayores espacios a la “salvadora” de Cuba, que si nos lleváramos por los milagros que nos dicen es capaz de hacer, deberíamos canonizarla y ponerle “Santa Propiedad Privada”.

Para evitar prestidigitaciones mediáticas, señalo que no estoy satanizándola o incitando a negarle los espacios dentro de los sectores que se tiene previsto dárselos y con el alcance que se ha considerado, solo estoy desmitificando algo que se nos pretende vender como símbolo de desarrollo y excelsitud de la eficiencia, cuando la realidad es que su auge  desenfrenado y descontrolado en lo que se acuñó como neoliberalismo, propició la espoliación de las riquezas naturales de los territorios de América Latina sumiendo a sus pueblos en la pobreza.

Siempre que se exaltan las “ventajas” que nos traería un proceso de privatización de nuestra economía recuerdo las palabras de Fidel en la clausura del IV encuentro del Foro de Sao Paulo, celebrado en La Habana en 1993, donde describió y analizó lo que había significado el neoliberalismo para los pueblos de nuestra América y desmontó la imagen de prosperidad que decían había traído su aplicación. Al respecto significó, “…el neoliberalismo no es una teoría del desarrollo, el neoliberalismo es la doctrina del saqueo total de nuestros pueblos; el neoliberalismo no nos promete nada…”

Volviendo al tema del bloqueo. El tratamiento que recibe en las plataformas que propugnan la restauración del capitalismo en Cuba, es coincidente con el que se le da por los medios norteamericanos y con el discurso del gobierno de ese país, minimizan su impacto en la económica y la sociedad cubana, llegando en algunos casos como el de Arturo López Levy a responsabilizar al gobierno de la isla con su sostenimiento por no hacer los cambios “necesarios” (para complacer a los norteamericanos).

Algunos teóricos de la economía para reforzar sus mensajes de absolución del bloqueo, le achacan al gobierno aplicar políticas económicas erradas y tener atadas a las fuerzas productivas, resaltando la necesidad de usar las armas melladas del capitalismo para acelerar el crecimiento económico del país. Obvian que según datos de la CEPAL después de dos años de contracción del PIB regional, el crecimiento económico fue positivo en 2017 (1,3%), el de Cuba bloqueada y hostigada por la mayor potencia económica mundial aumentó en un 1,6% 

Entonces, aun con todos los errores que pudiéramos haber cometido, con todas las cosas que pudimos haber hecho mejor, con el lastre de la burocracia y todo lo que los “nuevos revolucionarios” nos quieran colgar, crecimos por encima del promedio de la región, en la cual la “Santa Propiedad Privada” hace  “milagros”, que llevan a verdaderas procesiones en las calles para “agradecérselos”.

Milagros ha hecho este pueblo y su Revolución que ha resistido casi seis décadas de una feroz guerra económica, psicológica, mediática, diplomática y política, sin doblegarse ha logrado innegables avances sociales y culturales, ayudado a otros pueblos a liberarse, contribuido al mejoramiento de sus servicios de salud y a su desarrollo cultural, convirtiéndose en referencia de dignidad y de la posibilidad de que es viable construir un sistema social justo, humano y equitativo muy superior al capitalismo.

Si nos quitan el bloqueo no tengo la menor duda de que seremos ejemplo de desarrollo económico, porque aun con su inconmensurable efecto negativo sobre todos los aspecto de la vida del país, no tenemos niños en la calle, ni faltos de escuelas, o explotados laboral o sexualmente, mantenemos los servicios de educación y salud gratuitos, el imperio que nos bloquea nos tiene que comprar vacunas y otros productos biotecnológicos que no es capaz de producir, subsidiamos los productos de la canasta básica, somos una de los sociedades más seguras del mundo y nuestros indicadores  de salud no tienen nada que  envidiarle a los de nadie.

Consciente de nuestros problemas y errores, pero orgulloso de lo que hemos logrado gracias al esfuerzo y sacrificio de millones de cubanos, miro con optimismo el futuro, porque estoy seguro que derrotaremos el bloqueo y que mi pueblo construirá el socialismo prospero y sostenible con el que soñamos los verdaderos revolucionarios.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.