Humanidad: ¿hasta cuándo?

Por: Marco Velázquez Cristo.

 “Donde falta humanidad, no puede haber derechos humanos. Donde impera el egoísmo, no puede haber solidaridad”

Fidel

El diccionario define a la humanidad como el conjunto de todos los seres humanos y asocia el término con la capacidad para sentir afecto, comprensión o solidaridad hacia las demás personas.

¿Se corresponde con esa definición y los sentimientos que deben acompañarla el actual comportamiento de todos los habitantes “racionales” del planeta?

El escenario mundial impone una respuesta dolorosamente negativa a esa interrogante.

Basta ver lo que ocurre en países como Colombia, Bolivia, Chile y Haití, donde se reprime, ultraja, mutila y mata tiránicamente, el genocidio de Israel contra el pueblo palestino, la cruenta crisis humanitaria en Yemen, las situaciones no menos complejas motivadas por las guerras de rapiña impuestas por EE.UU. y sus aliados  a países como Iraq, Libia y Siria, los millones de desplazados que provocan obligándolos a vagar por el mundo soportando la xenofobia de muchos que se dicen devotos de Dios y se comportan como furibundos Anticristos, el feroz, arbitrario e injusto bloqueo del imperio contra Cuba y Venezuela que tantas carencias y angustias causa a nuestros pueblos, en fin todo el dolor, el sufrimiento, la inequidad y la muerte que hoy asolan el mundo.

Lo anterior es más que suficiente para afirmar y comprender que la conducta de no pocos está muy lejos de ser humana.

Por eso le pregunto a la parte que se puede llamar humanidad:

¿Cómo es posible humanidad que, estés tolerando impasible semejantes barbaries e injusticias, no hagas nada efectivo para detenerlas, dejando a la potencia imperial y fieles vasallos actuar libre e impunemente, y a las enfermedades y el hambre matar a miles o quizás millones de personas?

¿Cuántos más deben morir humanidad para que reacciones y frenes el salvajismo con el cual son tratadas y asesinadas personas inocentes que solo reclaman justos derechos?

¿Cuántos seres humanos deben fallecer de hambre, enfermedades curables o epidemias generadas por la insalubridad en la cual son obligados a subsistir, antes de que tú, humanidad, hagas algo por evitarles tan cruel e injusto destino?

¿En qué recóndito lugar humanidad, se ha guardado la lengua la culta Europa que, no se pronuncia y censura hechos tan deleznables, ella tan “preocupada” por el respeto a los derechos humanos?

¿Será humanidad que, teme a su amo imperial, le quitan la moral algunos de los que habitan en ella participando en las aventuras fratricidas de este o sencillamente practica el doble rasero?

¿Hasta cuándo humanidad vas a permitir que los niños lloren cuando deberían cantar y reír, no te conduele verlos sufrir desnutridos, desolados ante la perdida de sus padres, retorcerse de dolor, morir enfermos y hambrientos o bajo las bombas que arrojan sobre ellos los que se precian hipócrita y cínicamente de ser “campeones” de los derechos humanos?, ¿Coño no te duele su dolor, su hambre, su muerte?

¿A que le temes humanidad, por qué no detienes la mano homicida que pretende estrangular a mi pueblo, al de Venezuela,  intentando negarnos el derecho a la vida y a elegir nuestra propia suerte?

¿Hasta cuándo humanidad vas a virar la cara para no ver la insoportable indolencia de tu actual “civilización” que se arroga  el derecho de llamar peyorativamente bárbaras a sus antecesoras por comportamientos que palidecen ante sus propios crímenes?

¿Hasta cuándo humanidad permitirás que, a las víctimas se les indilgue la maldad de sus victimarios condenándolas, mientras se absuelve a sus verdugos?

¿Qué esperas para hacer pagar sus culpas a los Judas Iscariote traidores a ti, humanidad?

¿Crees humanidad que si no actúas sobrevivirás y se te podrá seguir llamando humanidad?

Me niego a pensar que te resignaras al oprobio y la extinción.

“La humanidad no pondrá su cuello bajo el hacha del verdugo; su instinto de preservación, su condición de seres humanos pensantes lo hace imposible”.

Fidel

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.