EE.UU. ante su Girón venezolano

Por: Marco Velázquez Cristo.

La obsesión de EE.UU. por apoderarse del petróleo venezolano lo está llevando a acciones desesperadas ante el fracaso de todos sus intentos por lograr  ese propósito. Su apuesta por Juan Guaidó para derrocar al gobierno legítimo de Nicolás Maduro comienza a perfilarse como uno de sus grandes yerros.

Algunos mensajes que vienen posicionando hace algún tiempo medios nada amigos del chavismo, replicados ingenuamente por otros que sí lo son, presentan a un EE.UU. engañado por su títere que, le habría prometido que el pueblo y la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB) lo apoyarían. Guaidó puede haberles dicho algo parecido, pero de ahí a que los estadunidenses le creyeran y se llevaran por las fake news que ellos mismos inventan existe un buen trecho.

¿Por qué no es posible que Guaidó haya embarcado a los yanquis?

Dar por cierto que Guaidó embaucó a Trump y a la Halconera que lo acompaña es ignorar la considerable  capacidad de obtención de información de la realidad venezolana que tiene la CIA y otros servicios especiales aliados de los norteamericanos, lo cual les permite una evaluación objetiva de la misma. Sí la CIA se hubiese equivocado ya habrían trascendido algunas señales de cuestionamientos a la Agencia. Sería la primera vez en que el muñeco del ventrílocuo hablara con voz propia.

Los norteamericanos sabían que no ocurriría lo que supuestamente les aseguró su fiel lacayo, pero trasladar ese  mensaje al resto del mundo tuvo la intención de: deslegitimar al gobierno bolivariano,  fomentar el reconocimiento de Guaidó, crear la ilusión de que derrocar a los chavistas sería cosa fácil y rápida, eliminando temores de un posible empantanamiento para sumar adeptos a su mala causa.

¿Por qué entonces se lanzaron ?

Conscientes que de forma natural no fluirían los acontecimientos y conociendo la polarización de la sociedad venezolana consideraron inducir a errores al gobierno bolivariano que, provocaran una reacción violenta de los sectores que no lo apoyan para crear una situación de ingobernabilidad que justificara  medidas injerencistas de mayor alcance, incluyendo quizás una “intervención humanitaria”.

Como acciones preparatorias recrudecieron las sanciones y arreciaron la campaña mediática contra las autoridades bolivarianas e iniciaron el ataque a fondo con un concierto que nombraron “Venezuela Aid Live” cuyo fin fue cambiar el rostro de una agresión en curso, por el de un acto de altruismo hacia el pueblo que en realidad estaban pretendiendo empujar a una guerra civil.

Subsiguientemente  vino el intento de forzar la entrada de la supuesta “ayuda humanitaria”; un show montado para buscar una sobreactuación de las FANB que, ocasionara muchos muertos provocando una reacción del pueblo venezolano en su contra y la repulsa internacional, pero fallaron, los militares mantuvieron la calma ante la provocación de los violentos que pagaron.

Entonces obligaron a su títere a retornar a Venezuela con la esperanza de que fuera detenido y tener el pretexto para con el apoyo político de sus aliados, escalar en la agresión. Una vez más subestimaron a la dirección de la revolución bolivariana que, no les hizo el juego. Volvieron a caer en un fiasco.

Es ostensible el desgaste de Guaidó y la perdida de la poca influencia que alguna vez pudo tener, lo saben sus amos, por eso lo mismo amenazan que, prometen ayuda si Maduro se marcha, las provocaciones continúan, las opciones se van agotando, el imperio se desespera y sus aliados se inquietan. El fracaso total tendría un alto costo político para todos.

La debilidad de la posición norteamericana también es visible, Rusia en cumplimiento de acuerdos previos ha enviado un grupo de militares a Venezuela, Washington como de costumbre dijo tener todas las opciones sobre la mesa para obligarlos a retornar a su país. Nada han hecho de relevancia y los rusos siguen donde no los quiere Trump.

Entre los tantos errores que han cometido tratando de forzar el escenario que desean, los ataques al sistema eléctrico ha sido uno de los mayores. Al afectar a toda la población esta en vez de reaccionar contra el gobierno, ha puesto sus esperanzas en este para que solucione los problemas  causados por dichos ataques.

Lo  evidente de que los cortes de energía eléctrica son producto de acciones deliberadas, amén de las  declaraciones de personeros yanquis y de la derecha entreguista venezolana que lo confirman y lo pueril del argumento de que estos se deben a la falta de mantenimiento son factores que han conllevado a estrechar la brecha entre las posiciones de los chavistas y las de los que mantienen una conducta expectante, restándole apoyo popular a la oposición e incrementando las filas bolivarianas.

En este contexto se puede apreciar la incapacidad de los servicios de inteligencia de EE.UU. para lograr obtener colaboradores entre los principales dirigentes de la Revolución Bolivariana o en sus círculos cercanos; lo que se evidencia en que no han podido anticipar medidas importantes de respuesta a las decisiones que estos han ido tomando, ni fomentar la división entre ellos.

Esa carencia ni la férrea unidad cívico militar mantenida por los venezolanos la han tenido que enfrentar en ocasiones anteriores cuando han logrado derrocar a gobiernos que no les agradaban.  

EE.UU. es una fiera herida cuya capacidad de hacer daño no se puede subestimar. En estos momentos más que nunca el hermano pueblo de Venezuela necesita de la solidaridad mundial y esa no le faltará.

El desespero y la frustración los están llevando a cometer con más frecuencia errores que los acercan a la derrota definitiva. Más temprano que tarde cual vedette envejecida Guaidó fenecerá entre las filas de la oposición como  hoy lo hace Enrique Capriles.

Llegado ese momento estoy seguro que el noble pueblo de Bolívar y Chávez con versos del Comandante Sandinista Tomas Borges le dirá a estos y otros traidores:

Mi venganza personal será el derecho de tus hijos a la escuela y a las flores.

Mi venganza personal será entregarte este canto florecido sin temores.

Un comentario en “EE.UU. ante su Girón venezolano

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.