EE.UU. vs Venezuela: Elecciones, sanciones injustas y el fracaso de la CIA

Por: Marco Velázquez Cristo.

La enorme hipocresía y el doble rasero con el cual algunos gobiernos y los medios subordinados a la reacción internacional se pronuncian sobre el resultado de las elecciones del domingo 20 de mayo en Venezuela, donde resultó relecto como presidente de ese país Nicolás Maduro Moros, es evidente. Corean fraude ante unos comicios transparentes y limpios, mientras callan sus propias y reales faltas o las de su amo imperial.

En este contexto los 14 países del Grupo de Lima desconocen el resultado de dichas elecciones, España dice que va a evaluar las acciones a tomar, la Unión Europea tampoco reconoce el resultado y anuncia sanciones, EE.UU. hace lo mismo mientras maquina las más perversas felonías, feliz de ver a sus súbditos comportarse tan obedientemente ante sus órdenes.

Los que hoy se erigen en jueces de Venezuela fueron incapaces de censurar a Estados Unidos cuando en el año 2000 hubo un innegable fraude en las elecciones presidenciales de ese país, mediante el cual los círculos de poder legitimaron a George W Bush como presidente, escamoteándole el triunfo a Al Gore, quien además había ganado el voto popular. Son de los que cambian dignidad por dinero.

Canadá, haciendo honor a su ignominiosa tradición de subordinación a su inmoral vecino, prohibió a los venezolanos radicados en su territorio votar en estas elecciones, algo violatorio de las leyes y convenios internacionales. Por el camino que transitan, quizás un día renuncien a ser nación y se fusionen con la del sur de sus fronteras, y paren adoptando como nombre conjunto, Estados Unidos de Norteamérica, así EE.UU. deja de apedillarse América, termino con el que se denomina a nuestro continente que comprende las tres Américas, por lo tanto, inapropiado para él.  

Los medios que hoy se alinean en contra de Venezuela como BBC MUNDO y El País, titulan sus artículos con una evidente intención de inducir la duda sobre la legitimidad de las elecciones venezolanas. Son los mismos que callaron ante el escandaloso fraude electoral del 2000 en EE.UU., para ellos solo fueron y los cito, “las elecciones más cerradas en la historia de esa nación”.

Con Venezuela están llegando a los extremos que estamos viendo, porque han fracasado todos sus intentos de separar a los chavistas del poder. No  han podido los norteamericanos ubicar en posiciones cimeras de gobierno a sus agentes, como lo lograron en Ecuador, Brasil y Argentina, donde los vicepresidentes de los gobiernos de izquierda de esos países, traicionaron a Correa, Dilma y Cristina, muchos ven y creen que estas posturas surgieron de una espontánea autodegradación o del retorno como el caso del de  Argentina a sus antiguas posiciones políticas, pero no es totalmente así, la CIA sabe estudiar a sus “víctimas”, identificar sus vulnerabilidades y trabajar sobre ellas, no cabe duda de que tuvo implicada directa o indirectamente en las inusitadas transformaciones y acciones de estos personajes.  

Al no contar con toda la capacidad de influencia que necesitan dentro del gobierno  y de la sociedad venezolana, y solo tener control total sobre los actores políticos de la oposición, están incrementando las presiones diplomáticas  sobre sus aliados en busca de restarle apoyo internacional, aislar y deslegitimar al gobierno bolivariano, a la vez que endurecen el cerco económico con nuevas sanciones secundados por el coro de títeres y la Unión Europea, para crear una situación interna que debilite el apoyo popular al mismo, incremente la polarización del país y desemboque en protestas y enfrentamientos violentos que “justifiquen” una intervención militar, con “fines humanitarios”, por eso Marcos Rubio dice que no hay salida electoral para Venezuela, sugiriendo abiertamente esa  opción.

Esa peligrosa posibilidad queda expuesta con mayores detalles en el documento secreto del Comando Sur estadounidense (SouthCom), firmado por el comandante en Jefe de ese cuerpo armado Almirante Kurt W. Tidd, filtrado por el sitio RESUMEN LATINOAMERICANO en el cual se especifica que Estados Unidos y sus aliados han preparado un brutal plan para intentar derrocar al gobierno bolivariano, la primera parte comprendía el periodo previo a las elecciones, en el que consideraron y de hecho realizaron una ofensiva con la utilización de todo el aparato propagandístico y mediático, así como acciones de carácter violento con la justificación de actuar en defensa de la democracia, (este último paso no lo llegaron a ejecutar por la denuncia oportuna de este plan).

De fracasar el primer Plan, tienen el Plan B, que contempla la creación de una «fuerza multilateral» para intervenir militarmente, la cual estaría formada entre otros por, Panamá, Colombia, Brasil y Guyana, países claves en esta operación, que contaría con el apoyo de Argentina y de otros titeres bajo control del Pentágono. Según el mencionado documento ya tienen preparadas las bases que ocuparán, los países de apoyo directo (fronterizos), hospitales y centros de acopio de víveres para sus soldados.  

En cuanto al papel que juega la CIA en la agresión contra Venezuela, si alguien pudiera pensar que hemos especulado puede leer el libro “La Agencia por dentro”  escrito por  Phillip B. Agee exoficial de esa Agencia ya fallecido, en el cual se detalla como estudian a: los funcionarios de los gobiernos, los jefes de las instituciones militares, los dirigentes de las organizaciones de izquierda y estudiantiles, entre  los que seleccionan a los utilizaran como sus agentes. Se explica como dirigen manifestaciones utilizando incluso sus propios oficiales e intentan crear condiciones para la ruptura de relaciones diplomáticas entre países del área en función de sus intereses.

En la actualidad aplican los mismos métodos. Llegar a decisores y a personas con capacidad de influencia continúan siendo prioridad para la Agencia y otras instituciones del gobierno norteamericano que trabajan en la desestabilización y subversión de los países con gobiernos no afines con Washington.

Como aves de rapiña quieren abalanzarse sobre los recursos naturales de Venezuela y apoderarse de estos, a la vez que intentan destruir el proceso bolivariano y la esperanza y ejemplo que para los oprimidos de siempre el simboliza, pero estamos seguros que fracasaran.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.