El nuevo vergonzante argumento: la oposición de izquierda.

Tomado del Facebook de Carlos Luque.

La publicación en Granma de un artículo mío, que se refiere con toda claridad a las propuestas económicas referidas a lo que Cuba debe hacer, pero que se limitan “a los aspectos económicos, sin mayores preocupaciones por todos los demás factores –culturales, ideológicos, políticos, geopolíticos e históricos– que están imbricados en el tema económico de un país”, no aluden, por supuesto, a los economistas en general, sino a los consejeros que entran en la definición citada.

El gobierno cubano, en voz de su presidente, se ha referido a los necesarios aportes de los economistas, pero igualmente aludió a los que sólo enfatizan sobre la necesidad de la propiedad privada (y las PYMES), sin atender al amplio abanico de tipos de propiedad que la Constitución refrenda. Vale la aclaración para los que se han visto, erróneamente, aludidos. Los que hacen el tipo de análisis que se ajusta a la cita anterior, significativamente, han reaccionado con cierta agresividad, síntoma a considerar.

Con respecto al punto anterior me veo en la obligación de citar una respuesta de nuestro Presidente, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, acerca de este tema, visto que en algunos medios se afirma que el texto de Granma se opone a la Constitución, a la Conceptualización, a lo acordado por el Partido Comunista de Cuba, y al presidente mismo. (Ver al final de este trabajo)

En cierta zona del pensamiento económico el artículo de Granma se ha interpretado poco menos que como una declaración oficial. Recordando una célebre afirmación marxiana, más que un honor le hacen a su autor un escarnio. Pues a nadie consultó sobre el contenido, lo que debía decir, o qué tesis sostener, y sólo muy respetuosamente recibió la sugerencia de cambiar un adjetivo, quizás demasiado aventurado.

Para más argumento, su autor no es militante de partido alguno que no sea su conciencia de ciudadano. Granma tuvo la amabilidad de recibir su propuesta de publicación y de su parte, ninguna sugerencia de cómo manejar el contenido.

Finalmente, el pensamiento económico que no salga del estrecho marco que atrapa a toda especialidad, pero sobre todo de una que tiene íntima relación con lo político y lo social, y por lo tanto no considere sus interrelaciones, a la vez que enfoque preferentemente la necesidad de la propiedad privada, tiene innegable filiación neoliberal, aunque no lo sea puramente.

¿Existe una oposición de izquierda contra la Constitución?

 La tesis según la cual existe una oposición de izquierda es útil al pensamiento economicista que hoy se refiere sólo a las soluciones económicas sin considerar las culturales, políticas y geopolíticas, sobre todo eficaz para mimetizar sus criterios a favor de la Revolución, cuando en verdad sólo apoyan la supuesta posición que estaría impulsando la propiedad privada contra otra que estaría secretamente en contra. La intención política es entonces manifiesta, sugiriendo un cisma, lo cual es sumamente grave para un país bajo agresión como Cuba. Es notorio que si acaso relacionan lo económico con lo político es para insistir en el fracaso del socialismo y las bondades de la privada propiedad.

Tal expediente es una distracción, porque si adoptaran una nítida actitud contraria a la Revolución y el socialismo, saben muy bien que no podrían refugiarse en la cobertura revolucionaria para desde allí impulsar con legitimidad sus tesis ante el pueblo de Cuba y la Constitución que aprobó.

La insistencia monocorde, cansina y unilateral en las PYMES, sin embargo, no está en sintonía con lo refrendado constitucionalmente. Al final del texto a que aludo, Granma ha publicado los artículos de la Constitución que se refieren al amplio abanico de formas de propiedad que refrenda la carta magna, y sobre casi de ninguna de ellas se pronuncian, que no sean las PYMES, los adeptos a la tesis de que existe una oposición de izquierda. Y con algo muy revelador: convoyada siempre con el estribillo, directo o indirecto, de la incapacidad de la propiedad estatal, etc.

Si la reflexión económica estuviera dirigida, por ejemplo, a cómo desplegar en la práctica una estructuración de las distintas formas de propiedad de manera que implementara lo que exige la Constitución, es decir, que la propiedad privada sea un complemento no disruptivo de la propiedad estatal socialista de todo el pueblo, no estaríamos en presencia de aquel sesgo evidente, cuasi solamente pro PYMES, que subrepticiamente siempre tiene como coda final menospreciar a los ojos del lector la propiedad social, o la no esencialmente privada, táctica que al final se enfila, como pensamiento unilateral que es, contrario a la Revolución, el socialismo y la propiedad estatal que en Cuba es, en su práctica incuestionable, social.

No existe una oposición de izquierda en el seno de la Revolución. Como los cerebros de la inteligencia de los tanques pensantes, algunos que dicen no serlos, son incapaces de aquilatar qué es la unidad forjada por más de 60 años de lucha. La unidad no niega la diversidad de criterios, pero esa diversidad se mueve en un espacio leninista en el cual sus miembros tienen un objetivo rector: aportar por la sobrevivencia del socialismo y la Revolución.

Traer a colación la Nueva Política Económica (NEP) leninista para compararla con la admisión de la propiedad privada en el caso cubano, es un asombroso anacronismo, digno de un gran premio a la superficialidad del que lo sostenga. Aquella iniciativa fue forzada por las consecuencias de una feroz guerra contra la naciente revolución rusa que debilitó casi hasta las ruinas a un país poco menos que semifeudal.

La geopolítica de entonces alineaba a todo el occidente capitalista y el naciente imperialismo contra el naciente estado socialista, más las devastaciones de la guerra civil. No en balde ha trascurrido el tiempo desde entonces. Y en el caso cubano, más de 60 años de revolución, con un sistema político que ha sorteado todas las agresiones inimaginables y de manera tal que su resistencia y sobrevivencia denota una fortaleza sustentada en las mayorías y los resultados que ha obtenido pese a ello. Con sus errores y aciertos, de esa historia aprende la Revolución Cubana.

Si la ´propiedad estatal y el socialismo cubano fuera el fracaso intrínseco que los epígonos ilustrados del neoliberalismo vergonzante repiten, y con tanto beneplácito de los claros enemigos de las revoluciones, bastaba entonces que la dejaran de agredir, al menos para que no existiera la variable agresión en el cómputo de sus resultados. Cuando el fracaso no se revela por sí sólo, ¿cómo llamarle?

Sin embargo, estos epígonos, – algunos de los cuales hacen carrera fuera de su patria y de la Revolución, aunque hayan aprovechado sus bondades para formarse y digan pensar a su favor, y aquellos otros que han tenido responsabilidades en ella, quizás sangren por las heridas de sus propios fracasos, – apenas mencionan el bloqueo como una variable secundaria, al margen, pero con insistencia suelen poner en primer plano un fracaso que no ha podido, sin agresión de todo tipo, durante tanto tiempo, demostrar que es un fracaso.

¿Acaso no son capaces de comprender que contra esa lógica es imposible argumentar porque es la tozuda lógica de los hechos de una Revolución tan auténtica como innegable e inconfesable es el miedo a las consecuencias de no agredirla?

Los economistas lúcidos y comprometidos luchan desde dentro de la Revolución. Ellos laboran en silencio, sin poses mediáticas. Ellos son también la Revolución y son escuchados desde una disciplina ardua y difícil, que se hace mucho más ardua y difícil cuando se trata de ir a contracorriente de la economía que impera en el mundo. Algún día se escucharan aplausos por ellos también. El resto, los resentidos que rumian en la soledad su animadversión al socialismo, serán sólo algunas huellas digitales en el espacio.

Dejo al lector para que pueda sacar sus propias conclusiones, lo expresado por el Presidente Miguel Díaz-Canel durante visita gubernamental a la provincia de Sancti Spiritus, en un intercambio con la prensa nacional y extranjera, respondiendo a una pregunta de la corresponsal de la agencia EFE sobre los cambios en la economía cubana 

Lorena Cantó (Agencia Efe): Usted también ha pedido a los economistas que aporten ideas que aporten ideas, soluciones… Hay buenos economistas, reputados, con una reconocida trayectoria, que llevan un tiempo ya haciendo propuestas en el sentido de dar mayores aperturas al sector privado, una ley de PYMES, o una potenciación un reconocimiento de las PYMES, una mirada para ver de qué forma se puede adaptar el modelo a lo que han hecho China o Vietnam, el cambiar por ejemplo la lista de actividades permitidas por una lista de actividades prohibidas que cambiaría un poco el espectro, daría posibilidades de empleo…

¿Qué es lo que impide que estas iniciativas, que están consensuadas entre los economistas, fructifiquen?

Presidente Miguel Díaz-Canel: En todas esas cosas se está trabajando, lo que pasa que hay procesos que están muy interrelacionados y una matriz de relaciones entre diferentes procesos que no se solucionan con un golpe ni con una decisión, hay que analizar porque tomes después la decisión que tomes en un ámbito afecta al otro ámbito.

Y nosotros nos estamos apoyando mucho en los economistas: Hace un mes, más o menos, me reuní con la Asociación Nacional de Economistas para darle continuidad a la participación que tuve en el Congreso de ellos pidiéndole precisamente esto.

Ahora, hay algunos economistas que cuando hablan de destrabar, y cuando hablan de desatar las fuerzas productivas del país, solo piensan en el sector privado. Y esas cosas nosotros las tenemos conceptualizadas en los documentos que se aprobaron en el Congreso del Partido: Nosotros reconocemos como el principal actor económico en nuestra sociedad el sector empresarial estatal, y como un complemento de esa economía estatal el sector privado.

O sea, nosotros no estamos negando el sector privado pero es un complemento de la economía estatal y realmente en lo que hemos ido implementando hoy le hemos dado más libertad al sector privado que al sector estatal. Hoy, en escenarios diferentes, el sector privado se mueve con más posibilidades de éxito que el sector estatal y ahora lo que queremos es, sin frenar al sector privado, desatar lo que es el sector estatal y encontrar el adecuado dimensionamiento que tiene que tener el Estado y que tiene que tener lo privado y lo cooperativo y encontrar las adecuadas relaciones entre estatales y privados. Y yo creo que todos los actores económicos en Cuba hoy son importantes pero hay muchas cosas que estamos ordenando. Y, por supuesto, el proceso que hemos ido avanzando y que es muy complejo por la cantidad de cosas que se acumularon que es el de la unificación monetaria y cambiaria es una de las cosas que va ayudar a estabilizar las condiciones y a partir de ahí se podrán hacer muchas más cosas.

Pero hay muchas más cosas, hay muchas ideas, hay varios grupos de trabajo con académicos, con economistas, con personas que están involucradas en procesos fundamentales trabajando y haciendo propuestas. Y hay muchas cosas que también… si ahora uno ve la lista de políticas que se han aprobado, que se han implementado, el país ha cambiado mucho en diez años, en los últimos quince años, y seguirá cambiando también para bien. Y hemos estudiado las experiencias de China y Vietnam pero nadie olvide que Cuba ha estado bloqueada durante más de sesenta años, y no bloqueada por cualquiera, bloqueada por la principal potencia del mundo, los Estados Unidos, y no es un bloqueo de retórica, a nadie le han aplicado lo que nos han aplicado a nosotros.

¿No es un descaro que una potencia tan grande como Estados Unidos, tan llena de recursos, esté prohibiendo que a una pequeña isla le llegue combustible? ¿Eso es un concepto humanista de las relaciones políticas, de las relaciones internacionales, de las relaciones entre países, o es una posición de prepotencia, de agravio, de imposición? Y nosotros siempre lo hemos dicho: podemos tener diferencias ideológicas, y creo que las vamos a tener siempre, pero podemos tener una relación civilizada, de convivencia, lo que pasa que tiene que ser sobre la base del respeto.

Audio completo de la conferencia de prensa en Radio Rebelde

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.