El parto de la Dama de las Azaleas

Por: Marco Velázquez Cristo.

Como nos tiene acostumbrados Alina Bárbara López Hernández  ha dado a luz a un desenfocado y manipulador análisis de un fenómeno de nuestra sociedad. En este caso el tema que ha escogido es la baja tasa de natalidad y su tendencia al decrecimiento, para ella estamos condenados a extinguirnos.

Los factores que inciden en esta problemática los manipula, magnifica, minimiza o ignora de acuerdo a como encajen en su pretensión de crear una imagen apocalíptica del presente y futuro de la sociedad cubana.

Sin ningún pudor incluye dentro dichos factores a las misiones internacionalistas, algo totalmente absurdo. Según ella dejaron a miles sin marido. No sé de dónde saca esas cifras, ni como su afiebrado cerebro concibe el impacto negativo que le atribuye a las mismas.

Según cifras publicadas durante la repatriación de los restos de los internacionalistas (Operación Tributo) 2.085 murieron en cumplimiento de misiones militares y 204 en el desempeño de tareas civiles para un total de 2.289 fallecidos. Aunque un solo cubano que hubiese muerto sería importante, en términos  estadísticos a esa cifra no se le puede atribuir la capacidad de tener un impacto significativo sobre el comportamiento demográfico de un país con una población de 11 167 325 habitantes como Cuba.

Además, ¿Cuántos estaban casados o tenían una relación de pareja estable o no?, ¿Cuántos tenían o no hijos?, ¿Cuántos ya tenían a sus hijos adultos?

Aun cuando todo lo anterior basta para desacreditar su “desvelo”, si lo que le preocupa es que, se hubiese originado un déficit de hombres, la tranquilizó. Según el censo realizado en 2012 en las edades comprendidas entre 17 y 39 años, existen 1 847 480 hombres y 1 762 117 mujeres es decir, hay más hombres que mujeres en ese rango de edades que es donde suelen registrarse el mayor número de embarazos. Lo ideal sería que fuera al revés, las razones son obvias pero en este comportamiento digamos que negativo nada tienen que ver las misiones internacionalistas.  

Por otra parte ella soslaya elementos importantes que si tienen influencia en el  decrecimiento de la tasa de natalidad como es el desarrollo profesional y la incorporación creciente de la mujer a tareas sociales, lo que presupone el surgimiento de nuevos intereses vinculados a su desarrollo en las distintas ramas del saber en que, se han especializado,  a los cuales la tenencia de varios hijos no los favorece. Para la M.Sc. en Demografía del Centro de Estudios Demográficos (CEDEM), de la Universidad de La Habana Daylín Cecilia Rodríguez Javiqué, “…Mayor escolaridad tiende a generar menos cantidad de hijos, por tanto esta variable es inversamente proporcional al nivel de fecundidad…”.

Al respecto el investigador  Juan Carlos Alfonso Fraga señala que, “…a finales del siglo XX más del 60% de los profesionales y técnicos del país eran mujeres, las que constituían más del 40% de la fuerza laboral de la nación. Cifra muy superior a la del 27% de 1975”. Para el especialista, “…al pasar la mujer a desempeñar otros roles en la sociedad y su inserción activa en actividades sociales, se alejó más del hogar y de las labores caseras y disminuyeron sus posibilidades de procreación”.

No niego la influencia del factor económico, la emigración y las necesidades de vivienda no satisfechas en el comportamiento de la baja tasa de natalidad. La magnitud de su impacto sobre este fenómeno no puede ser objeto de especulaciones. Afirmar que, el comportamiento de esta variable demográfica está asociado a lo que ella llama una huelga silenciosa de las mujeres es un disparate que pone al descubierto las malas intenciones de López Hernández, que se revelan aún con mayor fuerza cuando se cuestiona, ¿Las mujeres cubanas no paren, o las mujeres cubanas no paren en Cuba?

Vamos a responder su interrogante:

La M.Sc. Daylín Cecilia Rodríguez Javiqué en su estudio, “Fecundidad de inmigrantes cubanas en Estados Unidos. Una comparación con la fecundidad cubana» plantea,  “De modo general (…) la fecundidad de las cubanas en la Florida es la que más se acerca a la de las cubanas en Cuba, sin embargo esta cercanía es solo en términos de nivel pues la estructura de las migrantes es mucho más envejecida que la observada en las cubanas en Cuba…”

Amplia que, “La tasa global de fecundidad,  tenía un valor en el 2014 de 1.7 hijos por mujer, (…) este indicador (fecundidad) con valores semejantes a los de países desarrollados.  Cifra que se ubica por debajo del nivel de reemplazo (desde 1978 en Cuba). Aclaro que cuando la autora dice que desde 1978 la cifra está por debajo de los niveles de remplazo, no quiere decir que desde esa fecha  haya sido 1,7.

Veamos lo que nos muestra la siguiente tabla contenida dentro del mencionado estudio.


Como se puede apreciar los valores totales de fecundidad se encuentran en la mayoría de los rangos de edades por debajo o en los mismos niveles que Cuba. Importante la autora plantea que, “…la población cubana migrante en los Estados Unidos, más del 75% reside en el Estado de la Florida…” Significo esto para que se preste atención a los datos que ilustran el comportamiento de la fecundidad de las cubanas en ese territorio pues son la mayoría.

Afirmar que, vamos rumbo a la extinción es de una sandez tal que no merece respuesta. La remito a un estudio titulado, “Cuba. Escenarios demográficos hacia 2030” para que pueda ganar en conocimientos sobre el tema que aborda. Nicolás Leonard Sadi Carnot destacado físico francés advertía, “Habla poco de lo que sabes y nada de lo que ignoras”.

La cita al poema, “Mi Bandera” del poeta Bonifacio Byrne totalmente injustificada es una ironía de pésimo gusto dirigida a satirizar lo que considera el destino inexorable de la sociedad cubana.

No creo necesario esclarecer el resto de las elucubraciones de la “ilustrada intelectual”, pienso que, ha quedado suficientemente demostrado que, ni hay huelga silenciosa, ni las cubanas se van al exterior a parir.

Solo me resta recomendar a la Dama de las Azaleas que, estudie los resultados de las múltiples investigaciones  que sobre el tema se han hecho en Cuba para que, pueda opinar con mayor objetividad y no haga el ridículo que ahora como en otras ocasiones ha hecho. A la vez le sugiero hacerse un drenaje biliar para que no derrame tanta bilis sobre la sociedad que la vio nacer.

Nota: Lo único que me preocupa es que, al ver tanta ignorancia en el exterior piensen que en Cuba se regalan los títulos universitarios. 

2 comentarios en “El parto de la Dama de las Azaleas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.