Hablando de daños y daños

Tomado del Facebook de la profesora universitaria María Del Carmen Hernández Carús.

En ocasiones un término que se usa para definir o caracterizar algo nos resulta extraño y pensamos que no es posible entenderlo.

Una vez, estaba yo explicando a unos estudiantes algunos aspectos relacionados con los observadores de estado y había en el local un profesor de materias muy lejanas a las que yo enseño. Cuando los estudiantes se fueron, ese profesor me dijo…María le vas a herniar el cerebro a esos muchachos… Yo solté una carcajada.

Enseguida asocié la hernia con el esfuerzo y le dije que no, que esa materia no es difícil de entender ni tampoco de explicar, claro está, hay que estar sensibilizado con el tema, él por supuesto no lo estaba.

Lo recordé en estos días cuando alguien que comentó una de mis publicaciones me dijo…Señora usted es el ejemplo típico del daño antropológico … Hice un esfuerzo, pensé, pensé, pensé y dije… antes de que se me haga una hernia en el cerebro por el esfuerzo, voy a averiguar cuál es ese mal que me aqueja…

Reconozco que yo no sabía que tenía ese daño.

Así que ni corta ni perezosa me puse a investigar, y buscando información lo primero que me llamó la atención es que la mayoría de los artículos sobre el tema solo mencionan a Cuba y a los cubanos que vivimos en la isla.

Es un término con el cual se tipifica el daño que les ha hecho a los cubanos la Revolución y Fidel Castro. Lo asocian inclusive con el síndrome de Estocolmo.

Leí varios artículos hasta que me cansé de ver lo mismo. Ustedes si quieren pueden buscar, por supuesto los que no sepan de que se trata.

ASÍ QUE YO SOY UN EJEMPLO DE DAÑO ANTROPOLÓGICO PORQUE ACTÚO CON SERVILISMO, TENGO MIEDO A LA REPRESIÓN, TENGO MIEDO AL CAMBIO, ME FALTA LA VOLUNTAD POLÍTICA Y LA RESPONSABILIDAD CÍVICA, ESTOY DESESPERANZADA, TENGO DEBILIDAD INTERIOR Y FRAGILIDAD PERSONAL, NO DIGO LO QUE REALMENTE PIENSO, REPITO CONSIGNAS POR MIEDO O POR CONVENIENCIA, VENERO A LOS MISMOS QUE ME HAN LLEVADO A ESTA MISERIA OPROBIOSA EN LA QUE VIVO, ME HAN MUTILADO EL CEREBRO Y NO SÉ CUÁNTAS COSAS MÁS.

Ahora que sé lo que es, pienso que hacen falta muchas vacunas, no solo para los que tienen el daño que me achacan a mí y a millones de cubanos, sino para muchos otros daños que no sé si tendrán clasificación, seguro que no, porque de esos daños los clasificadores y dueños del mundo no se ocupan.

¿Qué tipo de daño tienen los que ven como algo normal y justifican una sociedad donde duermen niños en las calles, trabajan y hasta se prostituyen?

¿Qué tipo de daño tienen los que valoran la importancia de un ser humano por la cantidad de dinero que mueve y creen que la felicidad se mide por la cantidad de cosas que puede comprar?

¿Qué tipo de daño tienen los que defienden y encuentran bien que una persona nace para servir y otra para ser servida?

¿Qué tipo de daño tienen los que defienden y aceptan como algo del destino que un blanco vale más que un negro o que una mujer por solo serlo merece menos remuneración que un hombre por el mismo trabajo?

¿Qué tipo de daño tienen los que apoyan una invasión extranjera a su país y a su gente?

¿Qué tipo de daño tienen los que se olvidan de los pobres de este mundo y tienen como teoría que se salve el que pueda?

¿Qué tipo de daño tienen los que se creen que tienen la verdad en la mano?

¿Qué tipo de daño tienen los que no agradecen y no tienen memoria?

¿Qué tipo de daño tienen los que creen que los gobernantes de un país poderoso tienen el derecho de decidir los destinos del mundo?

Son muchas preguntas, hay más, no me tomaré el tiempo de hacerlas, no los quiero cansar.

Yo sé quién soy, con la diabetes, la hipertensión y algunos problemas de los huesos, ya tengo bastantes daños, el antropológico, aunque me lo achaquen, no lo tengo, al que le molesta mi comportamiento, búsquese otro discursito cuando no le gusten mis publicaciones o no las lea, puede ser que se le hernie el cerebro cuando yo lo ponga a pensar.

Share
%%footer%%
%%footer%%