La Actuación

Por Ileana González

Podría iniciar este trabajo al estilo de una crónica de la prensa mexicana, guatemalteca o salvadoreña, titulándolo “en peligro de muerte un intachable periodista”, tal es la histeria desatada por unas inapropiadas expresiones de un “Demonio”,  que han sido utilizadas como pretexto para iniciar una campaña mediática, con visos de tragicomedia, en la que parafraseando la canción de Joan Manuel Serrat, … “el noble y el villano, el prohombre y el gusano bailan y se dan la mano, sin importarles la facha”, esa es la descripción correcta, de la composición y  actuación del elenco que la protagoniza.

Llamemos por su nombre a las expresiones de marras. Fueron amenazas, somos coherentes si criticamos conductas semejantes en el bando contrario, en el nuestro también lo hacemos, tenemos la ética y la moral de la Revolución, la que les falta a muchos para poder hacer lo mismo, ejemplos sobran.

Nuestras armas son las ideas, nos bastan para alcanzar la victoria.

Tengo el convencimiento de que quien se expresó lo hizo llevado por un profundo amor a su patria, a la que, al ver atacada por un extranjero injerencista, no pudo contenerse y dijo lo que le salió de lo más hondo de sus entrañas de revolucionario. Pero sugerir la violencia es incorrecto e innecesario, aun cuando las constantes provocaciones de este campañista mentiroso, traidor a la causa de su propio pueblo, y de otros como el, hagan difícil contener el verbo fuerte.

Deben estar conscientes estos arlequines  que en la medida en que sus provocaciones sean más agresivas el lenguaje de respuesta se radicalizará. No es una amenaza, solo una visión responsable de la realidad. Con el aumento de las posibilidades de conexión a internet, se elevará exponencialmente el número de revolucionarios que en ella navegan, provenientes sobre todo de las capas más humildes de la población, las más radicales. Confundir sus insatisfacciones y críticas que tienen una base objetiva, con posiciones de indiferencia o afines a intereses foráneos o de sus representantes solapados, es un error de apreciación que puede llevar a algunos a considerar que se sumarán a sus campañas y lo que obtendrán será su rechazo. El pueblo es sabio y culto, pero no usa metáforas, le dice al pan pan y al vino vino.

Como sé que hablo con hábiles prestidigitadores, expertos en el ilusionismo mediático, aclaro que no los estoy intimidando para que se callen. Solo los llamo a la cordura y a entender que con respeto podemos debatir sin extremismos.

En el artículo “De Ángeles y Demonios”, abordé el tema de las ofensas y las descalificaciones, sin embargo, nadie se escandalizó, ni quebró lanzas censurando esas conductas, ni vociferó en las redes estar dispuesto a morir por alguno de nosotros, curioso ¿Verdad? Parece que existen dos tipos de amenazas.

Todos saben que al bloguero que este extranjero y los que lo acompañan tienen como su mayor enemigo, lo han amenazado e insultado de mil formas diferentes, una conocida intelectual manifestó su preocupación ante esta situación, a otros que se les oponen le han hecho lo mismo, sin embargo, no armamos un show, ni nos victimizamos, o pedimos a gritos apoyo, no nos comportamos como actores de teatro, sino como revolucionarios. Conservamos la calma.

Estoy convencida que, si el “ofendido” y el elenco que lo acompaña estuvieran en México, no hablarían tan alto. A propósito del elenco, algunos se apresuraron a incorporársele, razón tenía Buesa, “la prisa nunca ha sido elegante”, los llevó a compartir escenario con una laureada contrarrevolucionaria, cuya presencia hunde en el descredito a los que caminan junto a ella y convierte el show mediático en una campaña contra la revolución,   su comentario ,  y los de otros publicados en el blog del “ofendido” demuestran lo que digo.

Y así siguen los “Ángeles” acumulando “méritos”, publican a un terrorista, la mal llamada Martí Noticias los publica a ellos y terminan publicando y haciendo campaña junto a una “ilustrísima” contrarrevolucionaria, por ese camino un día marcharán junto a las mercenarias del imperio.

No digo más.

Me gustaría que se pronunciaran los que han censurado a un “Demonio”, por amenazar, sobre las conductas mucho peores de los “Ángeles”, en las que no solo amenazan sino también denigran y ofenden a los que los adversamos, aunque sé que conocen de sobra de lo que les hablo, si necesitan pruebas se las puedo facilitar. Si callan dejo a los que observan las conclusiones.