La carta de Rosa María Payá a Luis Almagro un canto a la ignominia.

Por: Marco Velázquez Cristo.

No puede querer a su patria quien se confabula con sus enemigos para atacarla, y eso es lo que ha estado haciendo Rosa María Payá durante su vergonzosa trayectoria al servicio de la contrarrevolución y de los intereses imperiales.

Especializada en provocaciones y en la búsqueda de Crowdfunding político y financiero, el 4 de enero de este año envió una carta que manos amigas nos hicieron llegar, al traidor de la izquierda latinoamericana y del pueblo uruguayo el ya célebre por su vasallaje al imperio el Secretario General de la OEA Luis Almagro, en la cual busca apoyo a las acciones que piensa realizar contra Cuba y Venezuela durante la VIII Cumbre de las Américas a celebrarse en Lima, Perú este mes de abril.

En la misiva queda expuesta su subordinación al reaccionario Marco Rubio y su infame confabulación con este para agredir y difamar a la tierra que la vio nacer y a la patria de Bolívar. Cínicamente le dice al magro personaje, “al igual que usted Marco Rubio sabe que todos estos presidentes de América Latina son unos corruptos, pero hay que seguir utilizándolos mientras resulten útiles contra Cuba y Venezuela”. Mayor falta de toda ética imposible, pero que se puede esperar de quien lucra con la muerte de su propio padre.

Como muñeca a la que mueve y da voz el ventrílocuo, traslada al Secretario General del Ministerio de Colonias Yanqui, las opiniones, que son órdenes para este, de Marco Rubio, así cumple la tarea de orientar a los empleados del imperio, recaba apoyo y complace a sus amos. Hábil la muchacha verdad.

Para que los lectores saquen sus propias conclusiones y puedan apreciar cómo se preparan para tratar de entorpecer la participación de Cuba en la Cumbre, así como toda la podredumbre moral y la ausencia de principios que caracterizan a los adversarios de la Revolución cubana: La carta.