La Joven Cuba prisionera de su vasallaje con el decoro desaparecido, habla de “prisioneros y desaparecidos”. ¡Vaya cinismo!

Por: Marco Velázquez Cristo.

La derrota de los hechos de violencia desatados por contrarrevolucionarios y delincuentes se va reflejando  en los medios anticubanos y sus voceros de dentro y fuera de Cuba. A falta de nuevos acontecimientos que les permitan escalar en la campaña mediática que desataron a raíz de los mismos, desesperados y frustrados recurren a mentiras cada vez más burdas para tratar de sacarle el mayor redito político posible a lo ocurrido. Así hablan de la supuesta   existencia de desaparecidos y de la presunta violación de los derechos de los detenidos.

En este contexto en el sitio mal llamado La Joven Cuba (LJC) el 16 de julio aparece un editorial con imagen identificativa de logo sangrante, firmado por un anónimo Consejo Editorial, titulado, “Reclamo por los detenidos y desaparecidos”, en el cual de una manera impúdica mienten y manipulan la realidad, tratando de crear una falsa imagen de la existencia de personas detenidas injustamente y de otras desaparecidas. El texto injurioso hacia el gobierno y sus autoridades está escrito en un lenguaje que pretende generar sentimientos de solidaridad con las supuestas “víctimas pacíficas” de una “brutal represión” es un “homenaje” a la desvergüenza y la hipocresía, así como una clara muestra de a quien responde ese espurio medio.

La limpia trayectoria de la Revolución desmiente cualquier infame propósito de tratar de vincularla a actos de desapariciones o de detenciones arbitrarias.

Coincidentemente ese mismo día ve la luz un “documento”  dirigido al Ministro de Educación Superior a nombre supuestamente según se refleja en él de, estudiantes, profesores, egresados (se refiere del Instituto Superior de Arte), ciudadanos y ciudadanas, con «reclamos» de libertad y esclarecimiento de la situación de estudiantes presuntamente detenidos por su participación en los disturbios. Se asegura en él sin presentar pruebas que, se encuentran en situación irregular de detención, acusando a las autoridades de vulnerar sus derechos. Falsedades lanzadas al vuelo.

Los dos libelos parecen tener  el mismo lugar de origen, los mismos autores y responder a iguales espurios intereses, veamos:

Resulta demasiado significativo que, además de coincidir en fecha, tener similar cinismo y desvergüenza al mentir y manipular, así como mismo tema y demandas, el primero más amplias, uno de los principales promotores públicos del segundo, si no el principal sea Marcos Paz Sablón.

Del Facebook del apostata.

¿Quién es este personaje?

En un artículo publicado en septiembre del 2020 en el portal CubaSí titulado, “Las dos caras de La Joven Cuba y el Telegram de los cuchillos largos” del intelectual Carlos Luque, se afirmaba que, Paz Sablón administraba el grupo de Telegram de LJC de la que reconocía ser empleado. Su autor demostraba con sólidos argumentos y capturas de pantalla su aseveración, así como el carácter violento y abiertamente contrarrevolucionario de este elemento y la participación en ese foro de los directivos del espurio sitio, entre ellos de Harold Cárdenas Lema.

Algunas pruebas del “pacifismo” del chat de Telegram de La Joven Cuba y de sus «patrióticos» participantes.  

Señalaba Luque refiriéndose a Marcos Paz Sablón, “…creyéndose cubiertos por la privacidad, su administrador saca el sable sangriento de la amenaza de muerte acompañado por un coro de ofensas a Fidel y a otras personas” y agregaba más adelante sobre la “contribución” de Cárdenas Lema a esos “diálogos”, “…el muy revelador «consejo» que le ofrece el mecenas de La Joven Cuba a sus pupilos: Dice allí que no sería conveniente «llamarle dictadura» al gobierno cubano. Un cálculo de conveniencia de quien no sospecha que será leído fuera de su grupo. La instrucción revela su convivencia directa con la cuenta de Telegram, que no puede negar pertenece a su proyecto”.

Una prueba más de la esencia “pacífica” del pensamiento de Marcos Paz Sablón.

Hacia donde mira Paz Sablón.  

Después de todo esto queda claro que ese personaje es un vulgar violento e inmoral apátrida al que no le interesan los estudiantes por los que dice preocuparse. En su enajenado cerebro solo hay espacio para el odio a un proyecto social que debería amar.

A los que mueven los hilos de marionetas como esta, marionetas ellos mismos de actores foráneos hay que decirles que, el verde de los dólares que financian a la Vieja Cuba (es como debería llamársele), los envenenados dardos que sistemáticamente salen de ella contra la Revolución, junto a los elementos anteriormente señalados, dejan muy poco margen, por no decir ninguno a la duda, sobre la responsabilidad de ese podrido sitio y por tanto de ellos mismos con la elaboración de ambos libelos,  porque aun cuando dijeron públicamente haber roto con Paz Sablón y comparsa, no fue por principios éticos o desacuerdo con su manera de pensar que lo hicieron, o que dijeron haberlo hecho, fue forzados por las circunstancias y por el descredito que significaba el haberse revelado sus vínculos con personajes tan violentos y abiertamente contrarrevolucionarios.

Ellos siempre supieron a quienes les estaban abriendo las puertas, por eso ahora resulta tan difícil de creer que no tienen nada que ver con el segundo  libelo. Demasiadas coincidencias y antiguos “amores”.  

Ha caído la hoja de parra con la cual siempre han pretendido ocultar su miserable traición.

        

 

   

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.