La ViejaCubaImposible: objetivos y asesores para la subversión contra Cuba

Por: Marco Velázquez Cristo.

Según la revista especializada “nature” existen virus que infectan otros virus, ese parece ser el caso de la unión de La Vieja Cuba (LVC) y los remanentes de aquella CubaImposible de la Open Society de George Soros. Se agregan a esta conjugación, componentes virales que vagaban sueltos por las redes, algunos importados que, aportarán su virulenta nocividad al nuevo engendro. Todos reunidos bajo el eufemístico nombre de Consejo Asesor. 

Esta movida nace de la pretensión oportunista del enemigo que organiza y financia la subversión contra Cuba, de tratar de aprovechar el complejo escenario interno, donde la contrarrevolución tradicional incrementa sus actividades y agresividad siguiendo sus órdenes y otros disfrazados de: cívicos, moderados, diversos y “salvadores” de la Revolución, se suman a sus esfuerzos de intentar forzar el derrocamiento del socialismo en Cuba, para adicionar una herramienta más a las muchas de que dispone, dirigidas a tratar de alcanzar   ese deleznable fin.

Es el nacimiento de una nueva CIBERCUBA o de su sustituta, pero con un poco de maquillaje. El discurso sobre “no” recibir financiamiento de ningún programa o agencia de Estados Unidos, o de otro país; así como la negación de que sus publicaciones respondan a intereses políticos o partidistas son idénticos. Según ese medio anticubano, tienen ingresos cercanos al millón de USD anuales, una alta visibilidad mediática y más de un millón de seguidores, pero, si esto es así, ¿por qué se encuentran gestionando  la venta de la plataforma?, contradictorio, ¿verdad?, ¿será que el presupuesto se reasignará?, ¿LVC su nuevo destinatario?

Del tipo de CIBERCUBA tienen unas cuantas plataformas, todas totalmente desprestigiadas y carentes de capacidad de influencia sobre la sociedad cubana, por eso la creación de una, “asesorada” por un heterogéneo grupo de personas entre las que aparecen varias con especialidades en las que se centran las principales líneas de mensajes de la subversión contra Cuba, léase economía, derecho e historia. Búsqueda de credibilidad e influencia es la clara intención. 

Destacan entre los “asesores” no pocos “opositores” de “cuello blanco”, todos felices de estar en un mismo redil, no sería de extrañar que el enemigo y algunos de los más trasnochados del “Consejo”, sueñen con un “partido político”, del cual está ViejaCubaImposible sería su medio oficial.

El “proceso de casting” que necesariamente tuvo que realizarse, las características, especialidades y currículo de los “actores” seleccionados, el interés y consentimiento dado por estos de pertenecer a un elenco que deberá regirse y actuar siguiendo un guion de predecible carácter contrarrevolucionario, así como la inclusión de actores foráneos de conocidas posiciones contrarias a la Revolución, no dejan margen a la duda de hacia dónde apuntan los objetivos de esta nueva creación enemiga.

En ese selecto club de las neuronas retorcidas sobresalen:  un sionista, Arturo López-Levy, un neoliberal, Pedro Monreal, un difamador de la Revolución, Carmelo Mesa-Lago, entre otros. 

A tono con la pretensión enemiga de enmascarar la esencia subversiva de su proyecto, entre los escogidos de fuera se encuentran algunos de posturas no confrontacionales con la Revolución, lo que no quiere decir que sean amigos de ella, cuyo papel, en mi opinión, estaría asociado a tratar de matizar la imagen del elenco con visos de moderación, a la que contribuirían otros de adentro que, no se han destacado por sus posiciones abiertamente contrarias al socialismo o la institucionalidad del estado. Todo esto reitero evidentemente orientado a obtener credibilidad y legitimidad, lo que les permitiría ganar en capacidad de influencia sobre la sociedad cubana.

Pero en ese “colectivo” lo que más destaca o sorprende es la inexplicable presencia en él de tres militantes del Partido Comunista de Cuba (PCC), bueno, que tienen el carnet del mismo, pero su pensamiento y corazón militan en otro bando, porque quien acepta pertenecer a un proyecto contrarrevolucionario, no puede ser militante del PCC. Carlos Alzugaray, Juan Triana y Joaquín Benavides son los “militantes” de que hablo.

“…Cualquiera puede ser revolucionario en tiempos fáciles, pero no todos son capaces de ser revolucionarios en tiempos difíciles…”

Fidel.

Su permanencia en las filas partidistas es un agravio a la memoria de Mella, Baliño y Fidel, así como una ofensa a todos los que con su vida y ejemplo han prestigiado y prestigian a un partido que, más allá de ser una organización política, es la vanguardia revolucionaria de un pueblo digno al que no ha podido poner de rodillas, él que financia el engendro al que han aceptado pertenecer.

De los estatutos del Partido Comunista de Cuba:

Los militantes tienen el deber de:

“….Enfrentar con decisión y valentía las situaciones y manifestaciones que en el orden de las ideas o en la práctica puedan afectar la marcha de nuestro proceso revolucionario, entorpezcan la aplicación de medidas necesarias o tiendan a crear confusión o irritación en el pueblo”.

 “…Ser un fiel exponente de la política de la Revolución y el partido. Mantenerse atento y sensible ante las tergiversaciones y rumores infundados respecto a la política de la Revolución y desarrollar una permanente labor de esclarecimiento y persuasión…”

LVC hace todo lo que no debe hacer, ni permitir un militante del partido y ellos van allí a apoyar lo que deberían combatir. ¿Militantes del PCC?, no fastidien.

El eufemismo de “Consejo Asesor” con el cual pretenden ocultar el verdadero papel que tendrán los convocados es cínico, parafraseando al presidente ruso, ¿ustedes se piensan gente lista, por qué creen que somos imbéciles? Mejor les quedaría consejeros para el direccionamiento de las acciones de guerra mediática contra Cuba.

Es tan evidente el papel que tendrá ese “Consejo Asesor” que es prácticamente imposible que lo puedan ocultar. En un artículo publicado en el Portal CubaSÍ titulado, “Impossible Cuba… ¿el regreso de un cadáver?” del intelectual Carlos Luque en unos de sus párrafos acertadamente se plantea, “Resulta un arduo ejercicio imaginar cómo un asesor pueda ejercer su tarea sin respetar su propia ideología, cosmovisión, opciones políticas, etc. No hay ejercicio del pensamiento que pueda hacerlo. Pero así nos quieren hacer creer”. Más claro ni el agua.

De los elegidos puede molestarse alguno, no lo lamento, porque quien acepta como dije integrarse a un proyecto que, en el escenario mediático se ha convertido en un instrumento de la subversión político ideológica contra Cuba, hablando claro, un proyecto contrarrevolucionario, financiado por el peor enemigo de nuestra patria, es el máximo responsable del enlodamiento de su imagen y de su descredito.

“…No basta haber sido revolucionario ayer, hay que saber ser revolucionario hoy, hay que saber ser revolucionario mañana…”

Fidel.

Todos son bien conocidos y sus posiciones también, por eso cada cual sabe a quienes se une. Tampoco puede ninguno alegar ingenuidad o desconocimiento de la esencia traidora y vendepatria de LVC y de quienes aun permanecen en ella luego de su debacle ética y su alineamiento con la causa enemiga.

“…El verdadero revolucionario no claudica jamás, ni se vende jamás, ni traiciona jamás, eso es cosa de cobardes, de vendepatrias y de oportunistas…”

Fidel.     

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.