Las molestias de los “respetuosos”

Por: Marco Velázquez Cristo.

El artículo que hicimos sobre las características de los del académico Esteban Morales y lo que publicamos en nuestro perfil de Facebook sobre el hipercriticismo de Joaquín Benavides, han provocado la molestia de estos y de los que coinciden con su pensamiento y manera de concebir el futuro de nuestro proyecto social. Se quejan de que se les ofendió.

Las verdades no son ofensas, duelen, pero son necesarias.

Antes de continuar con el análisis de estas reacciones, aclaramos que, no vamos a caer en la trampa de entrar en un intercambio de descréditos o guerritas del pan duro con nadie. La patria atraviesa momentos muy complejos para cometer tan craso error.  

Pero los que hoy desde un discurso y posiciones seudorevolucionarias tergiversan o manipulan la historia, trasladan desde un hipercriticismo enfermizo mensajes dirigidos a sembrar la incertidumbre, la desconfianza, el desaliento, una visión apocalíptica sobre el futuro del proyecto social que estamos construyendo, y ofenden a los que les responden, deben saber que, ni van a meter miedo, ni a lograr que renunciemos a dar nuestra opinión sobre lo que escriben, formando alboroto o amenazando. Esas conductas están condenadas al fracaso.  

Es paradójico que, personas que acostumbran a calificar a funcionarios y dirigentes de entidades estatales de estúpidos, imbéciles, ignorantes, de burócratas corruptos, que a los del PCC principalmente a los de su Dpto. Ideológico le han dicho de todo, algunos hasta han ido más lejos irrespetando a la dirección del país, reclamen respeto cuando solo se expresa una opinión que censura a uno o dos de sus afines o a ellos mismos.

No voy a entrar a particularizar en quien dijo esto o quien lo otro, porque además de que serían necesarias muchas cuartillas para hacerlo, cada cual sabe lo que ha dicho y escrito.

Algunos al leer sus reacciones nos han mandado capturas de pantalla de ese tipo de expresiones, no las vamos a publicar. Tres son las razones: primera, sería caer en lo que dijimos que no vamos a entrar, segunda, no hace falta, ellos y en muchos casos los medios anticubanos se han encargado de hacerlo y tercera, si lo niegan, se autodesacreditan, poniéndose en posiciones muy cuestionables ante los cientos, quizás miles de personas que las han leído en la internet.

Es una confrontación de ideas, no una guerra de descalificaciones contra nadie.

Se quejan de que en el caso de Esteban Morales debimos acudir al PCC al ser militante. Los planteamientos de Morales han sido públicos, ¿por qué entonces la opinión sobre ellos debe ser vertida en privado? Además, no tratamos ningún tema de vida interna del partido.

Sin embargo, ante el silencio y el aplauso de sus hoy defensores, Esteban Morales aprovecho y mal utilizó las críticas de Raúl al trabajo político ideológico del partido, para cuestionar a los compañeros del Dpto. Ideológico del PCC, y celebrar que ya no continuaran en sus puestos, pues para él no aceptaban la crítica y atacaban a quienes la practicaban, dijo más cosas bastante cuestionables a las que no me voy a referir para no extenderme. La pregunta a quienes lo defienden, ¿por qué callaron? Coherencia por favor.

No alcanzo a entender su molestia, cuando en el caso personal nuestro nos han hecho integrantes de una jauría de perros, luego de un grupo de extremistas que estaba esperando que Raúl se jubilara para apoderarse del poder, más tarde de otro de dogmáticos retrógrados que se oponen a la normalización de las relaciones con Estados Unidos y ahora nos calificaron de bodrios ideológicos y nos inscribieron en la nómina de la CIA.

¡Que gente, pero que gente más respetuosa caballeros!

 

Share
%%footer%%