Pobre Canadá, tan lejos de la verdad y tan cerca de Estados Unidos

Pobre Canadá, tan lejos de la verdad y tan cerca de Estados Unidos

Por: Marco Velázquez Cristo.

El mayor involucramiento de Canadá en el manido tema de los “ataques” a los que ya nadie se arriesga a ponerle apellido y ahora dicen que causan un nuevo tipo de lesión cerebral, es un bochornoso ejercicio de servilismo hacia Washington que deja muy mal parada a la dirección de ese país.

El punto no es lanzar acusaciones sin fundamento como respuesta a tal conducta, sino decir la verdad para que se aprecie la falta de ética y el doblez con el cual están actuando los dirigentes canadienses en este caso, propiciando sostén a una falacia que es parte de una escalada en las agresiones contra Cuba.

Para demostrar lo que estoy planteando pondré a disposición de los lectores la información que brinda el gobierno canadiense en su sitio oficial a los ciudadanos de sus país que tengan la intención de viajar a Cuba.

En sentido general no se ajusta a la realidad, es contradictoria y en ella se manipulan o magnifican determinados fenómenos, trasladando una imagen negativa de nuestra sociedad, que se contradice con la opinión que tienen de ella, turoperadores, turistas, hombres de negocios, etc., de ese y de otros países que nos visitan, así como con las declaraciones que hacen algunos funcionarios canadienses y de organismos internacionales.

La incoherencia salta desde el inicio. Recomiendan que se tomen “las precauciones de seguridad normales”, sin embargo, en aviso de salud de viaje dicen: “La Agencia de Salud Pública de Canadá ha emitido un aviso para los viajeros sobre el virus del Zika (…) Las mujeres embarazadas y las que estén considerando quedarse embarazadas deben evitar viajar a Cuba. Esta información actualizada hasta el 20 de abril de 2018, es totalmente improcedente. En Cuba en estos momentos no existe una situación con el virus del Zika que justifique esta advertencia.

En el sitio oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS)  no aparece ninguna alerta sanitaria respecto a Cuba, ni por el virus del Zika, ni por ninguna otra razón.

El Centro de Dirección del Ministerio de Salud Pública de Cuba tampoco sitúa alerta alguna de salud para nuestro país, lo que si refleja en su boletín No 15 sobre la situación epidemiológica internacional, con datos de la Organización Panamericana de la salud actualizados hasta el 18 de enero de 2018, es que EE.UU si tiene una apreciable incidencia del virus del Zika, por lo que Canadá debería de preocuparse por esa situación ya que comparte fronteras con esa nación.  

Lo que si resulta llamativo es que esa alerta, no puede nombrarse de otra forma del gobierno canadiense coincide con las campañas que han estado desarrollando vinculadas al virus del Zika sitios como Martí Noticias, CiberCuba, Diario de Cuba y otros de marcado carácter contrarrevolucionario.

Refiriéndose a lo que llaman demostraciones afirman, “Las protestas ocurren y tienen el potencial de convertirse repentinamente en violentas. Evite todas las demostraciones”. Obviamente esta información es falsa y las autoridades canadienses lo saben. ¿A qué intenciones responde tan injustificable distorsión de la realidad? Como no se puede atribuir al desconocimiento, la intención solo puede ser imputable a la de agregar un elemento más a la imagen de inseguridad que van construyendo de Cuba.

Algunas otras cuestiones que se magnifican y que trasladan mensajes negativos sobre el nivel de seguridad de la sociedad cubana:

 “El carterista, el robo de cartera y el asalto ocurren. Cada vez más, los canadienses son víctimas de estos crímenes, (…) que suceden en lugares concurridos, como áreas turísticas, mercados y playas. Tenga en cuenta el robo en habitaciones de hotel (…)  “El robo de artículos del equipaje facturado en los aeropuertos cubanos ocurre, por lo que las maletas, incluidas las maletas cerradas, se abren y se retiran los artículos (…) Se producen agresiones sexuales contra mujeres extranjeras (…) Evite conducir, ya que las condiciones pueden ser peligrosas (…) Los peatones y los carros tirados por caballos utilizan el medio de la carretera y no dejan paso fácilmente a los vehículos que se aproximan (…) El robo de automóviles es común”. Sobre este último aspecto, pudieron haber agregado, no tanto como en Canadá,  donde según el sitio Canadá en Español®  miles de autos son robados anualmente. Solo en el 2015 se reportaron 78,849 de estos hechos.

No niego que hechos aislados de estos tipos se puedan dar, pero no son un azote, ni los canadienses son blanco selectivo de ellos, tampoco caracterizan el ambiente de la sociedad cubana y su baja incidencia es reconocida por quienes nos visitan, así como por organismos internacionales, por ejemplo: Según afirmó Elías Carranza, director del Instituto Latinoamericano de la ONU para la Prevención del Delito y el Tratamiento del Delincuente, Cuba posee grandes logros en la reducción de la criminalidad y es el país más seguro de la región.

Otras informaciones que se alejan de la realidad y envían mensajes negativos y desestimuladores

“La comunicación telefónica es un problema. Las llamadas a menudo no son respondidas, (…) el sistema de telecomunicaciones es anticuado y poco confiable. Las llamadas pueden estar conectadas a un número diferente al que se marcó (…) A menudo se necesitan intentos repetidos para hacer una llamada (…) Las sobretensiones y cortes de energía eléctrica no programados son comunes.

Los mensajes de inseguridad y riesgos que trasladan todas estas informaciones, además de los asociados a limitaciones que son amplificadas, unidos al retiro de los familiares de sus diplomáticos destacados en La Habana, pueden tener el efecto psicológico sobre los que tengan planes de viajar a Cuba, igual de desestimulante al de la alerta de nivel 3 de los americanos.

Pero el prestigio de Cuba y la verdad que no puede ser ocultada desacreditan cualquier intento de manipular nuestra realidad.

Tomando en cuenta la posición de total sometimiento a los designios yanquis del gobierno canadiense, bien se pudiera decir: “Pobre Canadá, tan lejos de la verdad y tan cerca de Estados Unidos.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.