Por fin, ¿Con qué “atacaron” a los norteamericanos? II

Por: Benigno Aguilar Rocadura.

En diciembre del año pasado publiqué un artículo titulado, “Por fin, ¿Con qué “atacaron” a los norteamericanos?” en el que expuse todos los estudios que realicé para tratar infructuosamente de esclarecer ese misterio, al final prometía estar a la expectativa por si se les ocurría a los del norte otra versión poder explicársela a los lectores, soy hombre de palabra y paso a cumplirla.

Antes reconozco que hice mención a mi artículo para satisfacer mi ego, si una pila lo hacen, ¿por qué no lo voy hacer yo?, a mí también me gusta sobresalir y que la gente diga, ¡que culto es Benigno!

Como la obra teatral que se han disparaó es muy larga, antes voy hacer una especie de breve e incompleta cronología sobre las “científicas” hipótesis con las cuales han tratado de convertir una mentira en verdad, la cual espero no levante las ronchas que alzó una que hizo una persona a la que respeto que nombró la suya, “Breve e incompleta cronología de un fracaso”, con la que puso al borde del infarto a unos “pulcros revolucionarios” que se sintieron ofendidos al verse representados en ella. Debo ser honesto disfruté mucho la perreta que montaron, ¡que clase de hipócritas!, tienen un adoquín por cara.

La mía es breve porque me han asegurado que en internet la gente no lee mucho y que si prendo un tabaco me apagan la planta, a veces yo quisiera decírselo a las gentes que en algunos blogs y en los comentarios de otros meten unas muelas que no hay quien se las lea, porque si usted le pega la vista hasta el final entonces los puede acusar de dañarle el cerebro.

Es incompleta porque ni la mismísima Universidad de Pensilvania podría dar una respuesta sobre lo que le ocasionó el trastorno cerebral que evidentemente padecería el que intente hacerla completa. La gritería del gobierno norteamericano y la mediática de los medios que responden a él, ha sido tan grande como la mentira que han estado divulgando y hacen imposible esa tarea.   

Inicio mi brillante, irrebatible, breve e incompleta cronología de una mentira (el que se meta con ella lo insulto, antes que me insulten a mí, como hicieron injustificablemente con él que escribió la que mencioné algunos catedráticos y amplificadores de la blogósfera cubana.

Voy hacer una síntesis que considero sin pedantería de ninguna índole insuperable, el que piense que soy autosuficiente que lea lo que publican los “alternativos”, en uno de ellos una “escritora de pompa”, haciendo un derroche de cultura nos habla de Edipo, de la tía de este, de la abuela y por ahí pá ya de toda su generación, para concluir calificando a la mayoría de los cubanos de hamartones”, algo así como que somos un pueblo de tontos.  

Para yo también dármela de leído explico que, en la Poética de Aristóteles, se usaba la palabra Hamartia (en griego antiguo: αμαρτία) que se traduce usualmente como “error trágico o fatal”, pecado, etc, el cual se comete por equivocación. La “culta y preparada” literata le pone hamarton al pueblo cubano por cometer la harmatia de haber nacido en Cuba y no saber distinguir entre los “buenos” y los “malos”.  

Ella es una Diótrefes personaje destacado de la iglesia al que le encantaba pensar por los demás.  Apreté, la deje botá y la llevé suave.

Se me olvidaba explicar que estas personas prenden puros tan largos porque reciben por sus “escritos” (que son como interminables rollos de alambres de púas), buen dinero que brota de manantiales inagotables, no son infundios, sino fundaciones.

Mi breve e incompleta cronología:

Los americanos primero dijeron que eran ataques sónicos, desmenuzaron esto y lloriquearon que podían ser infrasonidos, ultrasonidos, le echaron la culpa a las armas electromagnéticas, siguieron con los virus, después a un cruce de ondas originadas por dispositivos de espionaje (con esta la sacaron por arriba de la pizarra del Yankee Stadium, se dijeron bobos ellos mismos, porque le agregaron a la mentira que debían estar puestos dentro de los lugares donde dicen que “ocurrieron” los hechos. Cuba según los de mandíbulas grandes de tanto mascar chicle les llena hasta la embajada de sistemas de escucha, les fastidia los oídos a sus diplomáticos y ellos no encuentran ni uno de esos sistemas. Go fuck yourself.  Váyanse a la mierd… No pongo la expresión completa en español para no ser grosero, el que sepa inglés que me perdone.

Cuando parecía que ya no había más que inventar se cañonearon con microondas y se fastidiaron el cerebro, a llorar niños que se les perdió el tete, y aquí se puso buena la cosa, porque aunque desde el inicio las gentes que saben le echaban bala a cada invención y la hacían picadillo, pero sin ametrallar a sus colegas cercanos, que es lo que hacen ahora los de Pensilvania en lucha por llevarse el redito de descubrir lo que no se puede descubrir porque no existe, están fajaós entre ellos, y yo que creía que cuando la AP acusó formalmente a un grillo cubano de ser el autor de los “ataques” habían llegado al colmo, pero ahora sí  se fueron de rosca.

En busca de opiniones de aquí fui a ver a un especialista que me recomendaron y él me dijo, “no te metas a estudiar nada para tratar de entender este nuevo disparate, solo te digo que para que unas microondas causen daño te tienen que freír con ellas, y el equipo para generar tales ondas, no sería posible enmascararlo ni en un camión militar, por las grandes dimensiones que tendría que tener”.

Después de esa explicación me recontra convencí que estos americanos son unos descaraós, pero que esperar de los que tienen por jefe a un loco maniático llamado Trump.

De momento sentí hasta lastima por los oficiales del FBI que han tenido que dar la cara a las autoridades cubanas, los pobres haciendo el paripé de que están investigando lo que saben que no existe. Si entre ellos hay gente de honor deben haber pasado por muy malos momentos, pero si de verdad son masa limpia que denuncien la HP que nos están haciendo sus políticos.

Es raro que no se haya filtrado nada de estos encuentros, a los Gremlins de aquí (quise decir “modernos revolucionarios”) que cuando los mojan (con dinero) se transforman y cambian hasta la realidad, no los debe asombrar que sus socios de los United States of América tupan la coladera a conveniencia, al final ellos también callan lo que no les conviene decir.

¿Qué será lo que no deja hablar a los norteamericanos sobre lo sucedido en los intercambios con la parte cubana?

A todas estas Donald el Bárbaro debe estar lamentando que sea un invento, porque con lo acorralaó que lo tienen con las más insospechadas acusaciones estoy seguro que lo que más desea es que lo ataquen con cualquier cosa que lo deje sordo para no oír el ruido cada vez más alto que estas hacen. A lo mejor Melania le da un garnatón doble y lo complace, porque mira que el orate le ha pegaó cuernos y con quienes, aunque ella 24 años menor puede que también tenga sus pecados.

Al final nadie, ni siquiera yo que tengo un cerebro tan privilegiado como los que resuelven los problemas de Cuba a golpe de teclas en la internet, va a poder explicar con que atacaron a los americanos, porque son ataques que nunca han existido. Y paro porque voy a terminar haciendo lo que crítico, les reitero la invitación a leerse mi artículo que está muy bueno, este no, el primero, al que les puse el enlace.