¿Por qué ahora regurgita LVC un artículo sobre Alexander Otaola?

Por: Marco Velázquez Cristo.

La Vieja Cuba (LVC) cual camello desorientado en medio del desierto de ideas propias que padecen, regurgitan un artículo del sionista Arturo López-Levy escrito en octubre de 2020 sobre Alexander Otaola. Despreciable personaje que ha perdido la visibilidad mediática que le proporcionaron sus amos de Miami, los cuales, comprendiendo el desprestigio y falta de influencia de la retórica anticubana de este apátrida sobre los cubanos de dentro y fuera de la isla, entre los que genera mayoritariamente rechazo, han decidido restarle apoyo y buscar nuevos instrumentos que les sirvan a sus campañas de descredito contra Cuba.

Entonces, ¿por qué reflotan un texto tan fuera de contexto?

A LVC no le interesa denunciar a Alexander Otaola, como tampoco le importó a López-Levy hacerlo cuando redactó dicho artículo. La idea principal se evidencia al final del mismo cuando se compara vilmente a Iroel Sánchez con Otaola, esa es la intención, atacar a Iroel.

Les duele Iroel, como también les duelen otros intelectuales de verticales posiciones en defensa de la Revolución porque, les dicen verdades que desnudan la hipocresía de sus discursos seudorevolucionarios ante las cuales se quedan sin argumentos, y por eso recurren a las descalificaciones y ofensas como únicas armas de debate. Los odian por la ética martiana, la que practicaba Fidel, con la cual les responden sin recurrir jamás a los insultos o a las descalificaciones personales, como si lo hacen sus adversarios que, son también los míos; los cuales empequeñecen ante conducta tan limpia.

Al parecer la urticaria crónica que les provocan las dos Pupilas (aunque son dos, defienden lo mismo) se ha exacerbado con las últimas entregas de estas, aunque quizás la Asombrada tenga algo más de “culpa”, sin exonerar de provocar este nuevo escozor, a un documental de próximo estreno cuyo solo anuncio los tiene con el sueño ausente y los nervios crispados.

Antes de finalizar no quiero dejar de señalar que, LVC  tan “preocupada” porque se traten problemas medulares, ahora cuando los sionistas israelíes están masacrando al pueblo palestino y los militares colombianos hacen lo mismo con sus compatriotas, por solo mencionar dos temas que marcan el escenario externo y hacia lo interno se batalla contra la pandemia de la Covid-19 que, bien pudieran escribir sobre todo lo que hace el país para controlarla, de los logros de nuestros científicos, del heroísmo callado de miles de cubanos que la enfrentan; se dedican a atacar a una persona, mientras soslayan cuestiones tan importantes.

Comprendo que pedirle a su administrador principal, a su coordinadora general, a su consejo asesor y a sus colaboradores que asuman tan ético, humano y patriótico actuar, es pedirle peras al olmo. No pueden hacerlo porque están prisioneros de sus propias carencias morales y de valores, así como de su dependencia de quien les paga.  

Lo suyo es el cinismo de los Judas Iscariotes.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.