Posada Carriles un terrorista sin comillas

Por: Marco Velázquez Cristo.

Ante la muerte del conocido terrorista Luis Clemente Faustino Posada Carriles algunos han pretendido ocultar o poner en duda la esencia asesina y cruel de este tristemente célebre personaje, entre estos, medios como BBC MUNDO, El País, el Excélsior, ABC, y una larga lista de otros. Para ellos fue un radical anticastrista, el máximo enemigo de Fidel Castro, etc. Ninguno se atreve a afirmar lo que está más que probado, que fue un terrorista sin las comillas de BBC.

The New York Times tituló su artículo, “Luis Posada Carriles, el espía considerado terrorista”, en el desarrollo del texto tratan de salvar la honra al igual que el resto mencionando determinados elementos que vinculan a Posada al terrorismo, sin llegar a calificarlo categóricamente como tal, así al hacer alusión a la entrevista que le realizaron en 1998 en la cual reconoció haber organizado varios atentados con bombas en hoteles en La Habana; siembran la duda al decir que posteriormente se retractó, dejando a la elección del lector si lo culpa o no de esos hechos.

Esa mala praxis periodística pone al descubierto toda la falsedad que encierra la cacareada libertad de prensa de la cual dicen gozan esos medios, revela su subordinación a los intereses del Establishment al que pertenecen sus dueños y desdice de la ética de los profesionales de la información que así actúan.

De los medios miamenses y de algunos residentes de esa ciudad, no vale la pena hablar es fácil de adivinar lo que han publicado o dicho exaltando a Posada Carriles y tratado de exonerarlo de la responsabilidad que realmente tiene en la considerable cantidad de hechos terroristas a los cuales estuvo vinculado, tan numerosos que el periódico Granma necesitó dos páginas completas de un suplemento especial para poder relacionarlos.

Esos mismos medios y personajes son los que se centran hoy en tratar de culpar a las autoridades de la aeronáutica civil de Cuba del lamentable accidente de aviación en que perdieron la vida 112 personas. Con saña y de manera insidiosa hurgan buscando algún detalle que les permita sentarlas en el banquillo de los acusados, entrevistan antiguos empleados de la Global Air aerolínea propietaria del avión siniestrado, “filtran” presuntos “informes” sobre supuestos desperfectos que presentaba dicha aeronave, sin mostrar evidencia de su autenticidad, ni reparar en que fue Martí Noticias el primero en publicarlo, un medio que se conoce se caracteriza por mentir y manipular las informaciones.

No les importa ni el dolor de los familiares de las víctimas, desconociendo su sufrimiento tratan de compulsarlos a realizar demandas contra el gobierno cubano, no pueden comprender que la pérdida de un ser querido es algo irreparable, que no la puede compensar todo el dinero del mundo. Esa es una de las tantas acciones que expresan la esencia inhumana de los enemigos de la Revolución.

Paradójicamente ignoran la abrumadora cantidad de pruebas que demuestran que Luis Posada Carriles fue el máximo responsable de la voladura el 6 de octubre de 1976 de un avión cubano en pleno vuelo que cobró la vida de 73 personas, no dicen que solo pudieron ser recuperados 8 cadáveres de los 53 cubanos fallecidos, por lo que la mayoría de los familiares de los vilmente asesinados no pudieron tener siquiera el consuelo de poder darles el último adiós y hoy no saben donde descansan sus restos, olvidan la angustia y el sufrimiento con la cual murieron las victimas de tan execrable acto de terrorismo, no hablan de la unidad del pueblo, de su extrema sensibilidad humana, su espíritu de solidaridad y el dolor que conmueve sus entrañas ante hechos como ese, no mencionan nada de esto, pero saben que cuando un pueblo enérgico y viril llora la injusticia tiembla.