QUEDARME CALLADA ES CONSENTIR Y NO QUIERO

Tomado del Facebook de la profesora universitaria María Del Carmen Hernández Carús. 

Desde que empezó a sonar el brete relacionado con Humberto, estoy tratando de hilvanar algo coherente. Creo que aún no lo consigo.

He visto la mayoría de las cosas que han publicado en la red, al menos eso pienso, y he llegado a concretar más o menos esto.
 
▶️¿Con este tipo de cosas es que se piensa derrocar a la Revolución? Si es así, lo veo difícil para ellos.
 
▶️A Humberto no lo veo en el papel de golpeador de mujeres que le quieren endilgar, no hay pruebas, en los videos no se ve, y a mí no me da la talla para el personaje.
 
▶️A la dama que lo interpeló la vi y la escuché en su directa diciendo que lo mordió y lo estrelló contra el piso, ella misma se está acusando. Inclusive lo sigue amenazando.
 
▶️En el supuesto caso que Humberto tenga una relación extramatrimonial, creo que solo les interesaría a las personas que están involucradas en ella.
 
▶️ ¿Cómo afectaría eso al trabajo que realiza para informar a los cubanos sobre los planes y las actuaciones de los enemigos de la Revolución? Como diría una amiga mía ¿Qué tiene que ver el peo (pedo) con la llovizna?
 
▶️¿Es Humberto el asunto? No, no lo es. Humberto es un soldado de las ideas, como muchos, como yo.
 
▶️Se puede atacar a Humberto y a todos los demás periodistas que trabajan esa línea, de hecho, lo hacen continuamente, se puede inclusive terminar con su vida, pero no con las ideas que defiende. Humberto lo sabe y yo me quito el sombrero por el coraje que tiene, pero ellos, los que no defienden ideas no lo saben, ni lo comprenden.
 
▶️¿Humberto está solo en esto? No, no lo está, cualquier persona con dos dedos de frente sabe que Humberto es abogado y comunicador y ¡Qué bien lo hace, caramba! Pero junto a Humberto hay muchas personas trabajando y junto a Humberto hay millones apoyándolo.
 
Que Dios no lo permita, pero si Humberto faltara, vendrá otro y otro y otro y así hasta siempre, hasta que esta guerra termine.
 
Con una anécdota los dejo, por ahora.
 
Un día, mientras trabajaba yo en un país de África, tomé un taxi.
Lo manejaba un señor ya entrado en años, se dio cuenta que yo era extranjera y me preguntó de dónde era y que hacía allí.
Le dije, soy cubana, doy clases en la Universidad
¿Saben que me dijo?
 
…Los cubanos son gente valiente, cuando la guerra, vinieron muchos a ayudarnos y cada uno valía por diez soldados de aquí, porque los cubanos luchan y defienden ideas, por eso no tienen miedo a morir…
No digo más, la historia sigue, ya veremos que trae.
 
Te esperamos Humberto.

Un comentario sobre “QUEDARME CALLADA ES CONSENTIR Y NO QUIERO

  1. No les gusta el mensaje y quieren quitarse de encima al mensajero, pero pierden el tiempo. No quitan a Humberto del lugar que se ha ganado en el corazón de su pueblo, lo hacen más fuerte, más necesario, más grande e invencible. Hay un problema con la gente que no tienen escrúpulos y es que no se dan cuenta de sus defectos aunque simulen ser algo mejor. No se dan cuenta que las personas decentes pueden detectar el fraude que son estos calumniadores a millas de distancia. Puede que les sirva para mantener la apariencia ante sus amos de que están haciendo lo que les toca, pero no trasciende más allá de eso. La Revolución no caerá por eso, si Humberto no pudiera mañana estar haciendo la parte de la batalla que le toca, otros estamos dispuestos a tomar ese sitio en su lugar. La bandera no dejará de alzarse porque abanderados de la Revolución somos todos los revolucionarios y para un revolucionario la causa que defiende es más importante que su propia vida. Por eso decimos Patria o Muerte, porque para nosotros la Patria está primero que todo y eso nos hace invencibles. Mientras que para ellos, las limitaciones de hoy son argumento suficiente para traicionar la soberanía del país a cambio de dólares, para nosotros, como lo fue una vez en la Sierra, nos mantiene en firmes un ideal. La calumnia contra Humberto no podrá jamás destruir nuestro afán por defender la Revolución que hizo de Cuba, por primera vez en la historia, un país independiente, como no lo lograron hacer las torturas, los asesinatos, ni los encarcelamientos de la tiranía de Batista hace más de sesenta años. Hoy como entonces, les podemos asegurar que serán derrotados por la simple razón de que al mercenario se le acaba la motivación cuando le falta el dinero que lo paga, pero al revolucionario le podrá faltar todo, menos la motivación para seguir luchando por su causa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.