Silencios que rasgan disfraces

Silencios que rasgan disfraces

Por: Marco Velázquez Cristo.

Las plataformas que promulgan la restauración del capitalismo en Cuba, disfrazadas de revolucionarias han ignorado lo ocurrido en la VIII Cumbre de las América, sin una publicación de apoyo a nuestra delegación, ni de condena a las prepotentes y ofensivas declaraciones del Vicepresidente yanqui y del Secretario General de la OEA Luis Almagro, tampoco han rechazado la presencia de mercenarios a sueldo del imperio en dicho evento, se quitaron el antifaz.

Quien no actúa en defensa de la patria agredida, jamás podrá reclamar la condición de revolucionario que como dijera el Che, es el escalón más alto de la especie humana.

Centrados en cuestiones banales, en ver como encuentran las manchas del sol, en egocéntricos y subjetivos análisis de la realidad cubana y prejuiciosas valoraciones de las instituciones estatales, sumergidos en un mundo de deseos insatisfechos, de rencores alimentados durante años, hablan de pluralidad y actúan en singular, terminan descalificándose a sí mismos.

Defender a un pueblo hermano como el de Venezuela, no está en su agenda, a pesar de que sobre él se cierne la mayor amenaza de acuerdo al lenguaje que están utilizando los EE.UU. y sus lacayos. Enmudecen ante las malas intenciones del imperio.

No obstante, aclaro que no los estoy convocando a compartir trinchera, porque estoy convencido que son representantes y defensores de los intereses de una clase que no es la obrera.

Tan cautivos están su pensamiento y concepción del mundo de esos intereses que en un ejercicio insólito de enajenación de la realidad evaden hablar del peligroso contexto internacional en que se producen las nuevas amenazas contra Cuba y Venezuela, signado por la reciente agresión a Siria, justificada por una colosal mentira. Quizás no quieran ofender al poderoso vecino del norte.

Breve síntesis de los rasgos que caracterizan la peligrosa actuación del imperialismo yanqui y sus aliados en la arena internacional, que ningún revolucionario puede  ignorar ni dejar de censurar y denunciar.

Según el número inventado por los servicios secretos de EE.UU. y el más repetido por los medios, presuntamente 75 vida de personas inocentes en la ciudad de Duma Guta Oriental, se perdieron por la supuesta utilización de armas químicas por el ejército sirio contra la población civil de esa ciudad. Ese es el supuesto motivo “humanista” de la agresión a Siria.

No me detendré en los argumentos que desmontan esta versión, sino en este último aspecto, que refleja la hipocresía y la ausencia de toda moral en EE.UU. y sus dos aliados.

Estados Unidos hasta el 16 de abril de este año en 16 532 incidentes con armas de fuego, 4102 ciudadanos estadunidenses han perdido la vida, de ellos, 175 niños menores de 11 años y 719 adolescentes que no superaban los 17 años de edad. Cifra 55 veces superior a la de las inventadas “victimas” de Duma.

Reino Unido, en el año 2016, en ese país se registró el mayor número de muertes asociadas al uso de drogas desde el año 1993 alcanzando un total de 3.744. Número de muertes 50 veces superior al que los llevo a atacar Siria. De paso digo que la tendencia creciente a estos hechos se mantiene en la actualidad.

Francia, un estudio de impacto sanitario publicado en el 2016 por la Agencia de Salud Pública de ese país reveló que la contaminación de la atmósfera es responsable de 48.000 muertes al año la tercera causa de mortalidad, cifra 640 veces superior a la de las vidas que dicen se perdieron en la ciudad Siria.

La conclusión es que la vida humana nada les importa y que en busca de alcanzar sus objetivos del tipo que sean son capaces de las más viles acciones, alerta estamos, dispuestos a defender la patria siempre, del lado de acá no hay miedos.

Desconocer la ausencia de ética del imperio, que su mayor arma es la mentira y que su reciente fracaso en Siria, incrementa los riesgos  sería un pensamiento simplista.

Los que callan cobardemente dentro de Cuba y prefieren hacerse los tontos ante estas realidades, terminan siendo caricaturas sin poder de Donald Trump, mienten al igual que este para lograr sus fines.

Reitero que no los estoy convocando a luchar  al lado nuestro. Solo estoy tirando de sus disfraces.