Cuba: El mercenario Antonio Rodiles y sus alucinaciones