Un viejo pánico… en clave sibilina…