Venezuela: El ataque a su sistema eléctrico

Por: Marco Velázquez Cristo.

El Presidente venezolano Nicolás Maduro Moros ha revelado que la combinación de ataques cibernéticos con otros realizados con la utilización de ondas electromagnéticas fueron la causa del colapso del sistema eléctrico de ese país. En el primero de los casos precisó que estos fueron realizados desde Houston y Chicago y en el segundo con equipos móviles que emiten este tipo de ondas, tecnología que aseveró solo posee EE.UU.

Lo anterior me hizo recordar que una de las últimas versiones que han divulgado los medios norteamericanos sobre el posible agente causal de los “ataques acústicos” que se han inventado, fue la relacionada con la utilización de ondas electromagnéticas para “dañar” a los diplomáticos de su país, sugiriendo que Rusia podría estar detrás de esos “hechos”.

Sin embargo según lo publicado en varios sitios digitales, quienes han estado obsesivamente investigando, desarrollando y experimentando la utilización de este tipo de ondas con fines militares son los norteamericanos. Lo ocurrido en Venezuela lo demuestra.

Algunos ejemplos de investigaciones de oscuros fines desarrolladas por EE.UU. relacionadas con el empleo de las ondas electromagnéticas.

Rusia Today en su articulo, “Armas electromagnéticas avanzadas de EE.UU” afirma que, ese país posee un ‘cañón’ no letal que dispara un haz de ondas electromagnéticas a una distancia de hasta 1.000 metros y que provoca un calentamiento tan molesto que obliga al ‘blanco’ a huir asustado.

Según RT la compañía aeroespacial estadounidense Boeing probó con éxito el misil de microondas CHAMP (‘Counter-electronics High-powered Advanced Missile Project’) capaz de bloquear los sistemas electrónicos enemigos.

Asevera el medio que, durante la prueba el misil disparó una potente ráfaga de microondas contra un edificio, paralizando con éxito los sistemas electrónicos y computadoras, e incluso las cámaras de televisión, sin causar víctimas colaterales.

Por su parte el sitio DSalud muestra las siguientes investigaciones que sobre la influencia de las ondas electromagnéticas en los seres humanos ha realizado EE.UU. con fines no médicos.

El director del DARPA durante el Proyecto Pandora Richard Cesaro , agencia ultrasecreta, que tiene sus instalaciones en el estado de Virginia, muy cerca de la universidad en la que un estudiante coreano llamado Cho Seung-hui llevó a cabo en abril del 2007 una inexplicable matanza, afirmó: “La posibilidad de ejercer cierto grado de control sobre el comportamiento humano mediante microondas de baja intensidad es, a la luz de nuestras investigaciones, algo razonable”.

Nota. El Proyecto Pandora, fue un programa de la CIA cuyo objetivo era sembrar la mente de los enemigos con voces que les dieran órdenes. El plan era utilizar microondas de muy baja frecuencia para ello. La CIA reclutó al psicólogo Donald Ewen Cameron como líder del proyecto.

Plantea DSalud que, al doctor Ewen Cameron, presidente de la Asociación de Psiquiatras Americanos y Canadienses durante largos años y director del Allen Memorial Psychiatric Instituteen Montreal (fundado en 1943 con fondos de la Fundación Rockefeller para desarrollar el proyecto de control mental Monarca, una rama más al igual que el Proyecto Pandora– del famoso MK Ultra), la CIA le financió investigaciones a través de la Fundación Cornell para el estudio de la ecología humana. Cameron dijo haber comprobado que, un adecuado condicionamiento psíquico concretamente la repetición de un mensaje veinticuatro horas al día conseguía programar una mente.

La doctora Elisabeth Rauscher -física nuclear que dirigía el Laboratorio de Investigación Tecnológico de San Leandro en California (Estados Unidos) investigó las posibilidades de las ondas ELF (siglas en inglés de extremadamente baja frecuencia) y consiguió encontrar frecuencias específicas que permiten inducir a distancia en alguien tanto náuseas como un estado de euforia.

En 1984, el capitán Paul Tyler médico de la marina norteamericana responsable de la investigación sobre los efectos de las radiaciones en humanos reconocía en el Centro Universitario para la Doctrina Aeroespacial sito enAlabama (EEUU) que, “se podían alcanzar efectos biológicos precisos con la ayuda de ondas electromagnéticas”. Tyler dijo que habían identificado ya esas ondas.

El medio sostiene que se tiene constancia de que investigaciones similares respecto a alterar las funciones cerebrales para manipular la conducta de seres humanos se han llevado a cabo en Estados Unidos en el Hospital de Kansas City en Missouri, en la Universidad de Rochester de Nueva York, en los centros Brooks Airforce Space de San Antonio (Texas), en el Johns Hopkins de Baltimore (Maryland), en el Instituto Tecnológico de Massachussets, en la Universidadde Pennsylvania y en otros laboratorios.

Después de conocer todo esto, no caben dudas de que EE.UU. tiene la capacidad tecnológica para haber realizado un ataque con el empleo de ondas electromagnéticas contra el sistema eléctrico venezolano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.