Vigencia de un vocablo

Tomado del Facebook de Enrique Martínez.

La lingüística y la semiótica enseñan que cada vocablo, cada frase, cada lenguaje, acusa determinado referente. Pregúntesele si no a Bajtín, Eco, Chomsky. El neoliberalismo ha logrado imponer sus intereses, y ha socializado en el mundo un lenguaje muy sutil. Por eso los contrarrevolucionarios cubanos están locos porque se les llame «la derecha cubana» o «la ultraderecha cubana». Y por lo mismo tanto les molesta que los llamen «gusanos» o «gusanera».

Pero es que ese término es el correcto según la semiótica, pues refiere no solo los primeros años de la Revolución (toda una época); refiere además, en primerísimo lugar, la diferencia entre los cubanos que viven fuera del país por diversas razones, ya sea en Europa, EE.UU. o donde sea y aquellos cubanos que quieren dañar a Cuba; refiere también que esos gusanos son los que siguen la línea de aquellos batistianos asesinos que huyeron del país. Pero también refiere el término algo muy de moda en el mundo de hoy (de ahí la actualidad del vocablo): el «mercenarismo».

Los gusanos son mercenarios, se venden a otro país contra su lugar de origen (no voy a decir «su patria») y pueden llegar a practicar el terrorismo. El gusano se desarrolla y muere en la putrefacción de la sociedad.

Por eso están locos, anhelan que los llamen de otro modo, pero no hay mejores vocablos históricos que esos: gusano, gusanera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.